Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Fiebre del Valle del Rift en Kenya y Somalia — Actualización Nº 3

31 de enero de 2007

Kenya

Al 30 de enero de 2007 se habían notificado 411 casos sospechosos, 121 de ellos mortales (tasa de letalidad del 29%), en las provincias Nororiental, Costera, Oriental y Central de Kenya (véase el mapa); 131 de esos casos se han confirmado mediante pruebas de laboratorio.

La provincia Nororiental ha sido la más afectada, y la mayoría de los casos y de las muertes se han registrado en los distritos de Garissa (175 casos sospechosos, 58 confirmados, 57 mortales) e Ijara (125 casos sospechosos, 22 confirmados, 23 mortales). También se han notificado casos esporádicos en distritos de las provincias Oriental (Isiolo - 8 casos sospechosos, 3 confirmados) y Central (Kirinyanga - 4 casos sospechosos, 4 confirmados, 1 mortal; Kajiado - 3 casos sospechosos, 1 confirmado, 3 mortales; Maragua - 1 caso sospechoso, 1 confirmado; Thika - 2 casos sospechosos, 1 confirmado). Algunos de los casos de la provincia Central fueron diagnosticados en Nairobi.

El brote parece estar atenuándose, aunque el Ministerio de Salud sigue coordinando actividades de contención, tales como la vigilancia activa. El equipo de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) (véase el informe anterior) ha vuelto de las zonas afectadas, donde ha dejado un laboratorio móvil para el diagnóstico inicial de la enfermedad, proporcionado formación en materia de tratamiento de los casos y control de la infección a los funcionarios sanitarios provinciales, y colaborado en la educación sanitaria e información de las comunidades afectadas. La OMS, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Ganadero y Pesquero han elaborado y difundido mensajes clave de salud pública, y se han reunido con los líderes religiosos de la comunidad.

Somalia

Al 30 de enero de 2007, la OMS había notificado en Somalia (véase el mapa) 100 casos sospechosos, 48 de ellos mortales y 1 confirmado mediante pruebas de laboratorio realizadas por el Instituto de Investigaciones Médicas de Kenya y el Programa Internacional de Infecciones Emergentes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE.UU. en Kenya.

Médecins sans Frontières facilita el transporte de las muestras y la oficina de la OMS en el país ha realizado sesiones de formación para los médicos somalíes sobre cómo detectar y contener la enfermedad. Sin embargo, el deterioro de las condiciones de seguridad sigue dificultando las medidas de control en la zona afectada.

Compartir