Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Cólera en Irak — Actualización Nº 3

3 de octubre de 2007

Desde su aparición en Kirkuk, al norte de Irak, el 14 de agosto de 2007, el brote de cólera se ha propagado a 9 de las 18 provincias del país. Se calcula que ha habido más de 30 000 personas enfermas con diarrea acuosa aguda, de las cuales 3315 han sido positivas para Vibrio cholerae, la bacteria causante de la enfermedad. Se sabe que ha habido 14 casos mortales. La tasa de letalidad ha permanecido baja durante todo el brote, lo cual indica que los enfermos han podido acceder a tiempo a un tratamiento adecuado.

La enfermedad sigue propagándose por el país, y es muy posible que acabe alcanzando zonas todavía no afectadas. Las curvas epidemiológicas siguen en ascenso en las provincias de origen de la mayoría de los casos confirmados mediante pruebas de laboratorio: Kirkuk (2309) y Suleimaniya (870). En Diala, una provincia vecina a Bagdad, también se ha notificado un número creciente de casos de diarrea acuosa aguda. Aunque todavía no se ha confirmado la presencia de V. cholerae mediante pruebas de laboratorio, los síntomas clínicos son compatibles con el cólera. El número de casos se mantiene estable en Basora, Bagdad, Dahuk, Mosul y Tikrit. Sin embargo, se ha confirmado un caso en Wasit, provincia que hasta ahora no se había visto afectada por el brote.

El Gobierno de Irak ha organizado una respuesta multisectorial al brote. Se han reforzado medidas de control específicas y se han puesto en marcha medidas preventivas para reducir el riesgo de transmisión a zonas no afectadas. Sin embargo, la calidad del agua y del saneamiento es en general muy mala, factor que facilita mucho la transmisión de la enfermedad. La OMS está tramitando la adquisición de 5 millones de pastillas de potabilización del agua, y ha enviado a dos epidemiólogos de la Organización para que colaboren con el Ministerio de Salud de Irak.

La OMS no recomienda ninguna restricción especial de los viajes a las zonas afectadas ni del comercio como forma de controlar la propagación del cólera. No obstante, se alienta a los países vecinos a que refuercen sus sistemas de preparación y vigilancia activa. No se recomienda en absoluto la quimioprofilaxis generalizada, pues no altera la propagación del cólera, puede tener efectos adversos debido al aumento de la resistencia a los antimicrobianos y proporciona una falsa sensación de seguridad.

Una vez que ya se ha iniciado el brote, tampoco se recomienda la vacuna oral precalificada disponible en la actualidad, teniendo en cuenta el tiempo necesario para lograr la eficacia protectora, la necesidad de administrar dos dosis, el alto costo, y los complejos requisitos logísticos. La OMS nunca ha recomendado la vacuna parenteral, dada su escasa eficacia protectora y la elevada frecuencia de reacciones adversas graves.

Para más información, véase:

Compartir