Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Fiebre del Valle del Rift en el Sudán

5 de noviembre de 2007

El 18 de octubre de 2007, el Ministerio Federal de Salud (MFS) del Sudán pidió apoyo a la OMS para investigar y controlar un posible brote de fiebre hemorrágica en los estados de Nilo Blanco y Sinnar.

La OMS ha movilizado apoyo técnico y logístico para una investigación de campo conjunta del MFS y del Ministerio de Recursos Animales y Pesqueros. El equipo cuenta con personal de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y dispone de capacidad diagnóstica sobre el terreno proporcionada por la 3ª Unidad de Investigación Médica de la Marina de los EE.UU. (NAMRU-3), que tiene su base en El Cairo (Egipto) y es un Centro Colaborador de la OMS para enfermedades infecciosas emergentes.

El equipo conjunto llegó a Kosti (Nilo Blanco) el 24 de octubre para investigar los casos de enfermedad humana y animal notificados en la zona, y ha puesto en práctica actividades de respuesta al brote (reforzamiento de la vigilancia, tratamiento de los casos, movilización social y comunicación). El 28 de octubre comunicó al MFS sus hallazgos y recomendaciones, tras lo cual, el ministerio ha solicitado a la OMS apoyo adicional para controlar un brote de fiebre del Valle del Rift.

Hasta el 2 de noviembre se habían notificado 125 casos, 60 de ellos mortales, en más de 10 localidades de los estados de Nilo Blanco, Sinnar y Gezire. El brote ha afectado predominantemente a adultos jóvenes del sexo masculino. Más de 25 muestras humanas han sido positivas para la fiebre del Valle del Rift en las pruebas de ELISA o de reacción en cadena de la polimerasa.

Se han enviado muestras animales al Laboratorio Central de Investigaciones Veterinarias en Jartum, pero todavía no se dispone de los resultados de los análisis. Se están tomando medidas para reforzar la vigilancia, el tratamiento de los casos, la educación sanitaria y el control de los vectores en las zonas afectadas. La OMS está colaborando con el MFS en la elaboración de un plan de acción para controlar el brote e identificar las necesidades prioritarias en materia de apoyo técnico y operacional.

Compartir