Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Fiebre amarilla en el Camerún

El 25 de enero de 2010, el Ministerio de Salud del Camerún notificó un caso de fiebre amarilla en el distrito de Kumba, en la zona sudoccidental del país, cerca de la frontera con el estado nigeriano de Cross River.

La paciente, una estudiante de 16 años de la escuela secundaria de Kake, presentó un cuadro clínico de fiebre e ictericia cuyo síntoma inicial (la fiebre) apareció el 11 de enero. La paciente, que no tenía antecedentes de vacunación contra la fiebre amarilla y sobrevivió, fue identificada a través del mecanismo de vigilancia sistemática de la fiebre amarilla.

Las pruebas de ELISA realizadas en el Instituto Pasteur de Yaundé (Camerún) fueron positivas para IgM, resultado confirmado mediante una prueba más específica (neutralización por reducción de placa) realizada en el laboratorio regional de referencia para la fiebre amarilla, el Instituto Pasteur de Dakar (Senegal).

Tras la identificación del caso índice se realizó en la zona una investigación que permitió identificar otro caso sintomático (con fiebre) en el que la prueba de ELISA resultó negativa, al igual que en otros 50 contactos analizados.

En mayo de 2009 se realizó en el Camerún una campaña de vacunación masiva contra la fiebre amarilla en 62 distritos en riesgo con una población de 7,4 millones de habitantes. Sin embargo, los distritos de Kumba y Muyuka no participaron en esa campaña porque no habían tenido casos de fiebre amarilla en los últimos 50 años.

El Ministerio de Salud tiene previsto vacunar a 345 592 personas en los distritos de Kumba y Muyuka. Para ello, el país ha pedido apoyo al Grupo internacional de coordinación del suministro de vacunas para el control de la fiebre amarilla (GIC-FA), entidad que gestiona la reserva de emergencia de vacunas contra esta enfermedad. El GIC ha aprobado la prestación de apoyo a la campaña, que será financiada por la Alianza GAVI a través de la Organización Mundial de la Salud. Dicho apoyo se integra en la Iniciativa mundial contra la fiebre amarilla, que tiene como objetivo prevenir epidemias devastadoras de esta enfermedad y garantizar un suministro suficiente de vacunas a África.

Compartir