Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Brote de síndrome hemolítico urémico en Alemania

Alemania está sufriendo un brote preocupante de enfermedad grave que, desde la segunda semana de mayo, ha causado la muerte de 3 mujeres y 276 casos de síndrome hemolítico urémico (SHU). Este síndrome, que puede producir insuficiencia renal, es una complicación de la infección por un tipo particular de Escherichia coli. La mayoría de estas bacterias son inofensivas, pero hay un grupo, denominado E. coli enterohemorrágica (EHEC), que puede producir unas toxinas (toxinas de Shiga o verotoxinas) que dañan los glóbulos rojos y los riñones. Las EHEC productoras de estas toxinas se conocen como STEC (E. coli productoras de toxina de Shiga) o VTEC (E.coli productoras de verocitotoxina). Muchos pacientes han sido hospitalizados, varios han necesitado cuidados intensivos, y siguen registrándose nuevos casos, el último de ellos el 25 de mayo. También ha habido casos en otros países, especialmente en Suecia, que ha notificado 10 casos de SHU, dos de ellos en cuidados intensivos. Todos estos casos habían estado recientemente en Alemania, sobre todo en el norte del país.

El brote es inusual por su desarrollo muy rápido y por afectar a un elevado número de adultos (el 86% de los casos son mayores de 18 años), sobre todo mujeres (67%), y no a los grupos de alto riesgo habituales, que son los niños pequeños y los ancianos. No obstante, también ha habido casos en niños en edad escolar. Se sospecha que el patógeno relacionado con este brote es E. coli O104, un serogrupo inusual. La investigación epidemiológica sobre el origen del brote está en curso. Aunque todavía no se ha identificado dicho origen, se sospecha que podría tratarse de pepinos contaminados. El Instituto Robert Koch de Alemania aconseja, como medida de precaución, que se evite el consumo de tomates, pepinos y lechugas, además de la adopción de las medidas higiénicas habituales en la manipulación de las frutas y verduras.

Alemania ha notificado el brote a la OMS, y lo ha considerado como potencial evento de salud pública de importancia internacional, según las disposiciones del Reglamento Sanitario Internacional. Por su parte, la OMS está informando a las autoridades sanitarias de otros países, ha ofrecido asistencia técnica y está preparada para facilitar la colaboración entre laboratorios que permita ayudar a los países que carecen de medios para detectar el serogrupo O104 de E. coli. La Organización mantendrá un estrecho contacto con las autoridades pertinentes.

Las EHEC pueden causar diarrea sanguinolenta y dolor abdominal. Las personas con estos síntomas que estén o hayan estado recientemente en Alemania, especialmente en el norte del país, deben buscar atención médica urgentemente. El SHU es una complicación que puede producir insuficiencia renal aguda y aparecer después de que la diarrea se haya resuelto. En general no se recomienda el tratamiento con antidiarreicos ni antibióticos, pues pueden empeorar la situación.

Se recomienda encarecidamente el lavado frecuente de las manos, sobre todo antes de preparar o consumir alimentos y después de defecar, especialmente en el caso de quienes cuiden de niños pequeños o de quienes estén inmunodeprimidos, puesto que la bacteria puede transmitirse de persona a persona, así como a través de los alimentos, el agua y el contacto directo con animales.

La OMS no recomienda restricción alguna a los viajes a Alemania ni al comercio con ese país.

Información útil

Síndrome hemolítico urémico (SHU).El SHU es una enfermedad potencialmente mortal que se caracteriza por insuficiencia renal aguda (uremia), anemia hemolítica y disminución del número de plaquetas (trombocitopenia). Afecta predominantemente a los niños, pero no es exclusivo de ellos. Se debe a la infección por EHEC, y se calcula que un 10% de los pacientes infectados por estas bacterias pueden sufrir SHU, cuya mortalidad puede llegar al 5%. En general, el SHU es la causa más frecuente de insuficiencia renal aguda en niños pequeños. También puede causar complicaciones neurológicas (convulsiones, accidentes cerebrovasculares y coma) en el 25% de los casos, y secuelas renales crónicas, generalmente leves, en aproximadamente un 50% de los supervivientes.

La STEC o EHEC es una cepa de E. coli que se encuentra frecuentemente en el intestino de los animales, sobre todo de los rumiantes, y produce toxinas conocidas como verotoxinas o toxinas de Shiga por su semejanza con las toxinas producidas por Shigella dysenteriae. Puede causar enfermedad grave transmitida por los alimentos, y se transmite al ser humano principalmente a través del consumo de alimentos contaminados, tales como carne picada cruda o poco cocinada o leche sin hervir, agua contaminada, contacto directo con animales o contacto con personas infectadas. La cocción de los alimentos hasta que alcancen una temperatura uniforme de 70 °C destruye estas bacterias. Los síntomas de la enfermedad consisten en cólicos abdominales y diarrea, que puede ser sanguinolenta. También puede haber fiebre y vómitos. La mayoría de los pacientes se recuperan en 10 días, aunque en algunos casos (sobre todo en niños pequeños y ancianos) la infección puede causar enfermedad potencialmente mortal, como sucede con el SHU. Las medidas para prevenir las infecciones por STEC son similares a las recomendadas frente a otras enfermedades transmitidas por los alimentos, y en particular una buena higiene en la preparación de los alimentos, tal como se describe en la publicación de la OMS Cinco claves para la inocuidad de los alimentos.

Para más información véase: