Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Enfermedad por el virus del Ebola en África Occidental — Actualización

Brote epidémico

En este parte y los que le sigan, de conformidad con la 10.a edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades, se utilizará la denominación enfermedad por virus del Ebola (EVE), en vez de fiebre hemorrágica del Ebola. En este parte se actualiza la información sobre la EVE en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

A fecha de 31 de marzo de 2014, el Ministerio de Salud de Guinea había notificado 122 casos con clínica de EVE, 24 de los cuales han sido confirmados mediante PCR, mientras que los 98 restantes son probables (78) o posibles (22). Ochenta de los 122, entre ellos 13 (16%) de los confirmados y 67 de los probables, han fallecido. Desde el 28 de marzo ha habido 19 nuevos casos clínicos, 14 de ellos fallecidos. A fecha del 30 de marzo, 20 pacientes siguen en aislamiento. Entre los casos probables y sospechosos hay 20 profesionales sanitarios. Los casos se han registrado en Conakry (11), Guékédou (77), Macenta (23), Kissidougou (8), y Dabola y Djingaraye (3).

Se mantienen la investigación de los casos y el rastreo de los contactos. En la actualidad hay 400 contactos en seguimiento. El reforzamiento de la prevención y el control de la infección en los centros sanitarios sigue siendo una intervención prioritaria. Además, siguen las actividades de concienciación de la comunidad sobre la importancia de las medidas de protección personal para evitar la transmisión de ebolavirus, entre las que se encuentran el lavado de las manos, la atención a los enfermos en la comunidad en condiciones seguras, el uso de equipos de protección personal al manipular sangre y líquidos corporales potencialmente contaminados y durante la limpieza y desinfección, así como la realización de las inhumaciones en condiciones seguras.

Entre el 14 y el 30 de marzo, el Ministerio de Salud de Liberia ha notificado 8 casos con clínica de EVE, 2 de los cuales se han confirmado mediante pruebas de laboratorio (ambos en la prefectura de Lofa). Dos pacientes han fallecido: un caso confirmado y otro probable. Se mantiene el rastreo de los casos.

Entre las actividades de respuesta al brote realizadas en Liberia se encuentran una conferencia de prensa conjunta del Ministerio de Salud y Bienestar Social y del Ministerio de Información, la distribución a los profesionales sanitarios de directrices sobre la prevención y el control de la EVE, el rastreo y seguimiento de los contactos, la atención clínica a los casos, la prevención y el control de la infección, la recolección, manipulación y transporte de muestras, y la manipulación segura de los cadáveres de los pacientes. Funcionarios del Ministerio de Salud y Bienestar Social y de la OMS han viajado a la prefectura de Lofa para proporcionar apoyo técnico y coordinar las medidas de control.

Las muestras clínicas de los casos sospechosos se están enviando al laboratorio de Conakry (Guinea). También se están realizando campañas intensivas de concienciación de la comunidad a través de los medios de comunicación, de actividades de movilización social, de comunicaciones interpersonales y de la participación de las empresas telefónicas, que están enviando mensajes de texto.

El Ministerio de Salud de Sierra Leona mantiene un alto nivel de vigilancia tras la muerte de 2 casos probables de EVE en una misma familia. Los dos pacientes fallecieron en Guinea y los cadáveres fueron repatriados a Sierra Leona. Hasta la fecha, las actividades de vigilancia activa no han identificado nuevos casos, y los contactos de los fallecidos no han enfermado.

Como estamos ante una situación que puede cambiar rápidamente, las cifras de casos, muertes, contactos en observación y pacientes con resultados de laboratorio pueden variar con la mejora de las actividades de vigilancia y de rastreo de los contactos, las pruebas de laboratorio en curso y la unificación de los datos sobre los casos, los contactos y las pruebas de laboratorio.

Teniendo en cuenta la información existente sobre este evento, la OMS no recomienda que se impongan restricciones a los viajes ni al comercio con Guinea, Liberia ni Sierra Leona.

El riesgo de infección para los viajeros es muy bajo, dado que la mayoría de las infecciones humanas se deben al contacto directo con secreciones u otros líquidos corporales de los pacientes infectados, sobre todo en hospitales (transmisión nosocomial), así como a la realización de procedimientos sin las medidas de seguridad pertinentes, al uso de dispositivos médicos contaminados (en particular jeringuillas y agujas) y a la exposición sin protección a líquidos corporales contaminados. Los viajeros deben evitar todo contacto con pacientes infectados. El personal clínico y quienes estén participando en la investigación de un brote deben utilizar equipos de protección personal (mascarillas, guantes, batas y protección ocular) y adoptar medidas adecuadas de prevención y control de la infección.

Cualquiera que haya estado en zonas donde recientemente se hayan detectado casos de EVE debe conocer los síntomas de la infección y buscar atención médica en cuanto aparezca la menor manifestación sospechosa. El personal clínico que atienda a pacientes que hayan viajado recientemente a zonas afectadas y presenten síntomas compatibles debe tener presente la posibilidad de que se trate de casos de EVE. Algunos de los diagnósticos diferenciales a tener en cuenta en estos casos son el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorrágicas víricas.

Compartir