Preparación y respuesta ante emergencias

Síndrome de Guillain-Barré — Estados Unidos de América

Brote epidémico
21 de marzo de 2016

El 10 de marzo de 2016, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de los Estados Unidos de América (EE.UU.) notificó a la OPS/OMS dos casos de síndrome de Guillain-Barré (SGB) con infección confirmada por el virus de Zika. Se están investigando ambos casos para determinar si cumplen los criterios de Brighton para definir los casos de SGB.

Brote epidémico

  • El primer caso corresponde a un anciano residente en los EE.UU. que había viajado recientemente a América Central. Poco después de volver a los EE.UU. presentó una enfermedad febril y fue hospitalizado en enero con debilidad progresiva ascendente de los miembros y disminución de los reflejos. Dio positivo para el virus de Zika mediante RCP (reacción en cadena de la polimerasa). Aunque mejoró con el tratamiento y estaba a punto de ser dado de alta, sufrió una hemorragia subaracnoidea súbita por rotura de un aneurisma y falleció.
  • El segundo corresponde a un adulto residente en Haití que, de forma aguda, presentó a principios de enero debilidad facial, dificultades para deglutir y adormecimiento de los dedos de las manos. Pocos días después viajó a los EE.UU. para recibir tratamiento. El líquido cefalorraquídeo presentó elevación de las proteínas con un número normal de leucocitos. La exploración mostró una ligera debilidad y disminución de los reflejos. La serología fue positiva para el virus de Zika. Mejoró tras el tratamiento con inmunoglobulinas intravenosas y fue dado de alta.

Evaluación del riesgo por la OMS

Hasta la fecha, nueve países o territorios han notificado un aumento de la incidencia del SGB y/o de infecciones confirmadas por el virus de Zika entre los casos de SGB. Esta es la primera vez que se detectan casos de SGB e infección concomitante por el virus de Zika en un país sin transmisión vectorial de este virus. Estos casos aportan nuevas pruebas de una posible reacción causal entre esta infección y el SGB. Son necesarias nuevas investigaciones para entender las implicaciones de las infecciones previas por el virus del dengue, junto con las infecciones recientes por el virus de Zika, en la patogénesis del SGB.

Es probable que otros países que están padeciendo transmisión autóctona del virus de Zika sufran en los meses venideros un aumento del número de casos de SGB. No obstante, es fundamental asegurarse de que en todos esos países los aumentos de la incidencia del SGB se deben a un cambio real y no al aumento de la vigilancia. La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

La OMS recomienda a los Estados Miembros ya afectados por brotes de virus de Zika o que puedan estarlo en el futuro:

  • que sigan la evolución de la incidencia de los trastornos neurológicos, en especial del SGB para identificar variaciones inesperadas con respecto a sus valores de referencia;
  • que elaboren y pongan en práctica protocolos de atención a los pacientes suficientes para hacer frente a la carga adicional que para los centros sanitarios pueda suponer un aumento súbito del número de casos de SGB;
  • que aumenten la concienciación de los profesionales sanitarios con respecto a este problema y establezcan o refuercen los vínculos entre los servicios de salud pública y los clínicos de los sectores público y privado.

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Zika. La prevención y el control se basan en la reducción de las fuentes de mosquitos (eliminación y modificación de los criaderos) y la reducción del contacto entre estos insectos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats naturales y artificiales llenos de agua en los que proliferan las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras tales como mosquiteros, cierre de puertas y ventanas, ropas largas y repelentes. Como los mosquitos del género Aedes (principal vector) pican de día, se recomienda que quienes duerman de día, especialmente los niños pequeños, los ancianos y los enfermos, se protejan con mosquiteros de cama, tratados o no con insecticidas.

Durante los brotes se pueden fumigar insecticidas para matar a los mosquitos adultos, siguiendo para ello las orientaciones técnicas de la OMS. Cuando haya indicaciones técnicas para ello, también se pueden utilizar insecticidas adecuados (recomendados por el Plan OMS de evaluación de plaguicidas) como larvicidas para tratar contenedores de agua relativamente grandes.

Quienes viajen a zonas de alto riesgo, sobre todo las embarazadas, deben adoptar precauciones básicas para protegerse de las picaduras de mosquitos: aplicación de repelentes, uso de ropa de color claro, pantalones largos y camisas de manga larga, y alojamiento en viviendas provistas de mosquiteros.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones al comercio con los EE.UU. ni a los viajes a ese país y sus departamentos ultramarinos.