Preparación y respuesta ante emergencias

Hepatitis E - Chad

Brotes epidémicos
24 de enero de 2017

Entre el 1 de septiembre de 2016 y el 13 de enero de 2017, se han notificado en total desde Am Timan (Chad) 693 casos del síndrome de ictericia aguda, de los cuales 11 han sido mortales.

De los 50 pacientes con el síndrome que fueron hospitalizados, 48 fueron sometidos a la prueba de diagnóstico rápido del virus de la hepatitis E y 27 (56,3%) dieron positivo. En total, al final de la semana epidemiológica 2 de 2017, se han efectuado 126 pruebas de diagnóstico rápido del virus de la hepatitis E, de las que 57 (45,2%) fueron positivas y 69 (54,8%) negativas. De los 57 pacientes que dieron positivo en la prueba de diagnóstico rápido, 18 (31,6%) también dieron positivo en la prueba del paludismo, y 20 (29%) de los 69 pacientes cuyos resultados fueron negativos en la prueba de diagnóstico rápido dieron positivo en la prueba del paludismo. Desde septiembre de 2016, se han notificado 11 muertes entre los casos hospitalizados, pero es posible que la letalidad total se haya subestimado.

A 13 de enero de 2017, 16 embarazadas con síndrome de ictericia aguda han sido hospitalizadas y sometidas a la prueba para detectar el virus de la hepatitis E; 12 de ellas (75%) han arrojado resultados positivos en la prueba de diagnóstico rápido. De las embarazados con síndrome de ictericia aguda, al parecer cuatro han muerto (tres habían dado positivo en la prueba de la hepatitis E).

Aproximadamente el 90% de los casos de síndrome de ictericia aguda se han notificado desde Am Timan, que parece ser el epicentro del brote actual, y la mayoría de los casos se detectan mediante búsqueda activa. A 13 de enero de 2017, se han notificado casos del síndrome de ictericia aguda en 59 barrios de Am Timan y alrededores.

Respuesta de salud pública

El brote se detectó cuando dos mujeres embarazadas que presentaban ictericia fueron ingresadas en el hospital regional de Am Timan, que desde 2009 recibe parcialmente ayuda de Médicos Sin Fronteras (MSF). MSF ha prestado apoyo al Ministerio de Salud Pública enviando 14 miembros expatriados de su personal y contratando a más de 400 personas a nivel local especializadas en la respuesta a la epidemia, sin tener en cuenta el personal que participó en su proyecto ordinario. MSF ayuda en las esferas de control de la epidemia, vigilancia activa, cloración del agua y sensibilización de la comunidad en Am Timan.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud Pública están complementando las investigaciones iniciales realizadas del 22 al 29 de octubre de 2016 para abarcar toda la región con el fin de detectar posibles focos adicionales. La oficina de la OMS en el Chad está apoyando el fortalecimiento de la vigilancia activa y pasiva fuera de Am Timan; preparando una definición de casos, herramientas de vigilancia, protocolos para la gestión de casos sencillos y un algoritmo de pruebas; definiendo criterios para la hospitalización de los afectados y efectuando una evaluación de necesidades en Am Timan y alrededores. La OMS está procurando forjar las nuevas alianzas requeridas para colmar las necesidades de Am Timan y de la región en materia de movilización social y de agua y saneamiento.

Evaluación del riesgo por la OMS

Con arreglo a la información disponible, parece haberse estabilizado el número de casos notificados en las últimas cinco semanas desde la zona afectada con una media de 70 casos notificados semanalmente, de los que solo una proporción menor (7,2%) requiere hospitalización. El riesgo infeccioso parece confinado a Am Timan y sus alrededores inmediatos. Sin embargo, se mantiene una vigilancia estrecha del evento a todos los niveles de la OMS. El riesgo actual de que el virus siga propagándose continúa siendo de moderado a alto y se circunscribe a un ámbito local, y la limitada capacidad de respuesta hasta la fecha exige apoyo adicional inmediato, especialmente en materia de agua y saneamiento y movilización social.

Consejos de la OMS

La OMS recomienda que prosigan las investigaciones con una definición de los casos concretos a fin de describir las características del brote y determinar su origen: momento, lugar y personas afectadas. Es importante conocer el origen de la contaminación del agua de superficie y, mientras tanto, garantizar la inocuidad del agua mediante la cloración en el punto de uso de la población. Las personas que viajen al Chad deberían observar las recomendaciones de higiene habituales para los viajeros en cuanto a la inocuidad del agua y los alimentos. Ello debería protegerles contra la hepatitis E, puesto que el riesgo de transmisión de persona a persona es muy reducido.