Preparación y respuesta ante emergencias

Chikungunya – Italia

Brotes epidémicos
29 de septiembre de 2017

Hasta el 26 de septiembre se habían notificado 183 casos en la región del Lazio, que abarca la ciudad de Roma y las zonas costeras de Anzio y Latina. De esos 183 casos, 109 están confirmados y los otros 74 todavía están siendo investigados (todos con algún vínculo epidemiológico con la región del Lazio). Además se han notificado otros 3 casos confirmados en otras zonas, pero con antecedentes de haber viajado a Anzio.

La fecha de inicio de los síntomas en el primer caso fue el 26 de junio de 2017.

Respuesta de salud pública

Se han aplicado las siguientes medidas de salud pública descritas en el Plan nacional de vigilancia y respuesta al chikungunya de Italia:

  • Medidas de desinfestación y lucha antivectorial en las zonas de Anzio y Roma;
  • Comunicación a la población sobre el chikungunya e información sobre cómo protegerse de las picaduras de mosquito. El sitio web del Ministerio de Salud incorpora páginas sobre el chikungunya que pueden consultarse en el enlace que aparece a continuación;
  • Medidas para prevenir la transmisión por transfusión sanguínea;
  • Información y directrices para los profesionales de la salud sobre la atención clínica de los pacientes.

El Instituto Nacional de Salud (Istituto Superiore di Sanità) publicó una declaración pública el 8 de septiembre de 2017 en relación con el brote.

El 28 de septiembre de 2017, el Ministerio de Salud publicó nuevas recomendaciones para reforzar las actividades de vigilancia y control a nivel nacional, incluida la desinfestación de puertos y aeropuertos (véase el enlace siguiente).

Evaluación del riesgo por la OMS

Existe riesgo de que la transmisión continúe por las siguientes razones:

  • el establecimiento del Aedes albopictus en toda la cuenca del Mediterráneo;
  • la capacidad demostrada de este vector de propagar brotes de chikungunya en el pasado; y
  • la zona de los casos actuales está densamente poblada y es muy turística, especialmente en los meses estivales.

Esta enfermedad se manifiesta principalmente en África, Asia, las Américas y el subcontinente indio. La transmisión del chikungunya se notificó por primera vez en Europa en 2007, en la región de Emilia Romaña, al nordeste de Italia. Durante ese brote se registraron 217 casos confirmados mediante pruebas en laboratorio y se demostró que en Europa son posibles los brotes transmitidos por Aedes albopictus. En estos momentos hay en curso otro brote autóctono en el departamento de Var (Francia), que se inició a principios de agosto de 2017.

Consejos de la OMS

Protección personal

Las personas que se encuentren en esta zona de Italia o viajen a ella deberían adoptar precauciones básicas. Entre ellas se incluyen: vestir con manga larga y pantalones largos, utilizar repelentes y verificar que las habitaciones dispongan de pantallas para evitar la entrada de mosquitos.

Se aconseja llevar ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a los vectores que pican de día. Los repelentes pueden aplicarse sobre la piel expuesta o sobre la ropa siguiendo estrictamente las instrucciones de la etiqueta del producto, y deben contener DEET, IR3535 o icaridina. Es conveniente dormir bajo un mosquitero y utilizar aire acondicionado o pantallas en las ventanas para evitar las picaduras. Las espirales antimosquitos y otros vaporizadores de insecticidas también pueden reducir las picaduras en interiores.

Control vectorial

La especie Aedes albopictus prospera en todo tipo de oquedad que pueda acumular agua, como los huecos de los árboles o los charcos que se forman en las rocas, además de recipientes artificiales como neumáticos en desuso, platillos bajo las macetas, bidones y cisternas para el agua de lluvia y colectores.

La prevención y el control dependen en gran medida de la reducción del número de oquedades naturales y artificiales en las que se acumula el agua y que favorecen la reproducción de los mosquitos. Ello requiere la movilización de las comunidades afectadas y el fortalecimiento de la vigilancia del mosquito vector. Durante un brote, pueden rociarse espacios interiores con insecticidas para matar mosquitos adultos, además de adoptarse medidas de reducción en origen matando las larvas inmaduras que proliferan en las oquedades llenas de agua.

Sobre el chikungunya

El chikungunya es una enfermedad vírica que se transmite a las personas por mosquitos infectados. Además de fiebre, causa intensos dolores articulares. Otros síntomas son mialgias, cefaleas, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser debilitantes y de duración variable. Así pues, el virus puede provocar formas agudas, subagudas o crónicas de la enfermedad. No hay cura para el chikungunya y el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas. La proximidad de los lugares de cría de los mosquitos a las viviendas constituye un importante factor de riesgo de chikungunya.