Preparación y respuesta ante emergencias

Infección por el virus de Zika - Argentina y Francia

Brote epidémico
7 de marzo de 2016

Entre el 29 de febrero y el 1 de marzo de 2016, se notificaron a la OMS casos de infección por el virus de Zika en la Argentina y Francia.

Argentina

El 29 de febrero de 2016, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de la Argentina notificó a la OPS/OMS un posible primer caso de infección por el virus de Zika.

Se trata de una mujer de la provincia de Córdoba que el 2 de febrero empezó a presentar síntomas y el 16 de febrero dio positivo para el virus de Zika en una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (RCP) realizada en el Laboratorio Central Provincial. La paciente está emparentada con un caso importado que presentaba síntomas compatibles con la infección por el virus de Zika y que había viajado poco tiempo antes a Colombia —un país afectado por el virus—.

Se está investigando el modo de transmisión del virus; no obstante, es probable que la infección se transmitiera por vía sexual. Se han enviado muestras de ambos pacientes al Laboratorio Nacional de Referencia para realizar más pruebas y confirmar el diagnóstico.

Actualmente la provincia de Córdoba está registrando una epidemia de dengue. Las autoridades sanitarias locales están realizando actividades de lucha antivectorial y de detección activa de casos.

Francia

El 1 de marzo de 2016, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Francia notificó a la OMS un posible caso de transmisión sexual del virus de Zika.

El 24 de febrero, las autoridades sanitarias locales de la región de Ile-de-France notificaron el primer caso (Persona A) de enfermedad por el virus de Zika contraída por vía sexual en el país. Esta persona empezó a presentar síntomas compatibles con la enfermedad por el virus de Zika (fiebre, erupción cutánea, artralgia y mialgia) tras mantener relaciones sexuales con su pareja (Persona B), quien había viajado al Brasil y regresado a Francia el 10 de febrero. La Persona B había comenzado a presentar síntomas compatibles con la enfermedad por el virus de Zika el 5 de febrero. La Persona A no tenía antecedentes previos de viajes.

La infección por el virus de Zika fue confirmada en ambos casos por el centro nacional de referencia para arbovirus el 24 de febrero: la Persona A dio positivo en una prueba de RCP realizada sobre muestras de saliva y orina, y la Persona B dio positivo en una prueba de RCP sobre una muestra de orina. Se están realizando evaluaciones serológicas adicionales. Se descartó un embarazo mediante una prueba biológica.

Evaluación del riesgo por la OMS

Los estudios realizados en este ámbito ya han señalado la existencia de casos esporádicos de infección por vía sexual. A inicios de febrero se notificó un caso de transmisión sexual del virus de Zika en los Estados Unidos de América (véase el parte publicado el 12 de febrero). Estos casos de transmisión sexual no modifican la evaluación general del riesgo, ya que el virus sigue transmitiéndose a las personas principalmente por picaduras de mosquito. El riesgo de propagación mundial del virus de Zika a zonas donde hay vectores competentes —los mosquitos del género Aedes— es significativo, dada la amplia distribución geográfica de estos mosquitos en varias regiones del mundo. La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

Aunque el riesgo de transmisión del virus de Zika por vía sexual se considera muy limitado, como medida de precaución la OMS recomienda lo siguiente:

  • Todos los pacientes (hombres y mujeres) con infección por el virus de Zika y sus parejas sexuales (especialmente las mujeres embarazadas) deberían recibir información sobre los posibles riesgos de la transmisión sexual del virus, sobre las medidas contraceptivas y sobre la conveniencia de adoptar prácticas sexuales más seguras, y se les deberían proporcionar preservativos siempre que sea posible. Las mujeres que hayan mantenido relaciones sexuales sin protección y no deseen quedarse embarazadas por miedo a estar infectadas por el virus de Zika también deberían tener fácil acceso a servicios de asesoramiento y de contracepción de emergencia.
  • Las parejas sexuales de las mujeres embarazadas que vivan o regresen de zonas donde se sabe que existe transmisión local del virus deberían adoptar prácticas sexuales más seguras o abstenerse de mantener relaciones sexuales mientras dure el embarazo.
  • Dado que la mayoría de las infecciones por el virus de Zika son asintomáticas:
    • Los hombres y las mujeres que vivan en zonas donde se sabe que existe transmisión local del virus deberían considerar la posibilidad de adoptar prácticas sexuales más seguras o de abstenerse de mantener relaciones sexuales.
    • Los hombres y las mujeres que regresen de zonas donde se sabe que existe transmisión local del virus deberían adoptar prácticas sexuales más seguras o considerar la posibilidad de abstenerse de mantener relaciones sexuales durante al menos cuatro semanas después del regreso.

Independientemente de las consideraciones relativas al virus de Zika, la OMS siempre recomienda la adopción de prácticas sexuales más seguras, incluido el uso correcto y sistemático de preservativos para prevenir la infección por el VIH, otras infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados.

La OMS no recomienda la realización sistemática de análisis del semen para detectar el virus de Zika.

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Zika. La prevención y el control se basan en la reducción de las fuentes de mosquitos (eliminación y modificación de los criaderos) y la reducción del contacto entre estos insectos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats naturales y artificiales llenos de agua en los que proliferan las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras tales como mosquiteros, cierre de puertas y ventanas, ropas largas y aplicación de repelentes. Como los mosquitos del género Aedes (principal vector) pican de día, se recomienda que quienes duerman de día, especialmente los niños pequeños, los ancianos y los enfermos, se protejan con mosquiteros de cama, tratados o no con insecticidas. Las espirales antimosquitos y otros vaporizadores de insecticidas también pueden reducir la probabilidad de picadura.

Durante los brotes se pueden rociar los espacios con insecticida para matar a los mosquitos mientras vuelan, siguiendo para ello las orientaciones técnicas de la OMS. Cuando haya indicaciones técnicas para ello, también se pueden utilizar insecticidas adecuados (recomendados por el Plan OMS de evaluación de plaguicidas) como larvicidas para tratar contenedores de agua relativamente grandes.

Quienes viajen a zonas de alto riesgo, sobre todo las embarazadas, deben adoptar precauciones básicas para protegerse de las picaduras de mosquitos: aplicación de repelentes, uso de ropa de color claro, pantalones largos y camisas de manga larga, y alojamiento en viviendas provistas de mosquiteros.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones a los viajes ni al comercio con la Argentina y Francia.