Preparación y respuesta ante emergencias

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) – Arabia Saudita

Brotes epidémicos
7 de noviembre de 2017

Entre el 27 de septiembre y el 31 de octubre de 2017, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Arabia Saudita notificó 12 nuevos casos de infección por MERS-CoV, dos de ellos mortales, así como la muerte de otro caso notificado con anterioridad.

Datos de los casos

En un documento aparte se ofrece información detallada sobre los casos (véase el enlace siguiente).

Los 12 nuevos casos notificados durante este periodo proceden de seis regiones del país. Nueve de ellos refirieron contacto con dromedarios y ninguno tiene vínculos epidemiológicos con otros casos conocidos. Se sigue investigando el origen de la infección de cada uno de los casos, y en particular su contacto directo o indirecto con dromedarios.

A nivel mundial, la OMS ha sido notificada de 2102 casos confirmados de infección por MERS-CoV, de los cuales al menos 733 han sido mortales.

Respuesta de salud pública

El Ministerio de Salud y el Ministerio de Agricultura (en caso de afectación de dromedarios) de Arabia Saudita están investigando el origen de la infección en estos casos. El Ministerio de Salud está siguiendo a los contactos domésticos y sanitarios de los pacientes. De conformidad con la política de Arabia Saudita, a los contactos no se les ha permitido asistir a la Hajj.

Evaluación del riesgo por la OMS

El MERS-CoV causa infecciones graves en el ser humano que ocasionan unan gran mortalidad. Las personas se infectan por contacto directo o indirecto con dromedarios infectados, y está demostrado que el virus puede transmitirse de persona a persona. Hasta ahora, dicha transmisión de persona a persona ha tenido lugar sobre todo en entornos sanitarios. El contacto directo o indirecto con dromedarios infectados es la fuente de las infecciones humanas contraídas en la comunidad.

La notificación de nuevos casos no cambia la evaluación global del riesgo. La OMS prevé que se notifiquen nuevos casos de infección por MERS-CoV en Oriente Medio y que se sigan exportando casos a otros países a través de personas que se infecten tras la exposición a animales o productos animales (por ejemplo, tras el contacto con dromedarios) o a personas infectadas (por ejemplo, en entornos sanitarios). La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizará evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas graves y estudien con detenimiento todos los casos inusuales.

Las medidas de prevención y control de las infecciones son esenciales para evitar la posible propagación del MERS-CoV en los centros sanitarios. No siempre es posible identificar precozmente a los pacientes infectados por MERS-CoV, dado que los síntomas son inespecíficos, como ocurre con otras infecciones respiratorias. Por consiguiente, los profesionales sanitarios deben aplicar las precauciones generales en todo momento y en todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico. Además, hay que adoptar precauciones contra la transmisión por gotículas al atender a cualquier paciente con síntomas de infección respiratoria aguda; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por MERS-CoV, hay que añadir precauciones contra el contacto y protección ocular. Las precauciones contra la transmisión por vía aérea están indicadas cuando se realicen procedimientos generadores de aerosoles.

La sensibilización de las comunidades y las familias con respecto al MERS y a su prevención en el hogar puede reducir la transmisión doméstica y prevenir la aparición de conglomerados de casos en la comunidad.

Mientras no haya conocimientos más profundos acerca del MERS-CoV, debe considerarse que las personas con diabetes, insuficiencia renal, neumopatías crónicas e inmunodepresión corren gran riesgo de contraer enfermedad grave tras la infección por este virus. Por lo tanto, además de evitar el contacto estrecho con casos humanos sospechosos o confirmados, estas personas deben evitar el contacto cercano con animales, sobre todo dromedarios, cuando visiten granjas, mercados o establos donde se sepa que podría circular el virus. Hay que adoptar medidas higiénicas generales, como lavarse las manos antes y después de tocar animales y evitar el contacto con animales enfermos.

Deben observarse las medidas de higiene de los alimentos. Hay que evitar el consumo de leche de camella cruda, orina de camello o carne que no esté suficientemente cocinada.

La OMS no recomienda la realización de exámenes especiales en los puntos de entrada ni la aplicación de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.