Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Prevención y mitigación de la gripe pandémica en comunidades con escasos recursos

Las directrices que se ofrecen a continuación han sido obtenidas del documento de la OMS "Pandemic influenza preparedness and mitigation in refugee and displaced populations: WHO guidelines for humanitarian agencies", segunda edición, 2008


Medidas de prevención más importantes a nivel individual y colectivo

El espaciamiento entre personas (manteniéndose como mínimo a un brazo de distancia de los demás y reduciendo al mínimo las aglomeraciones), las precauciones respiratorias (cubrirse la boca al toser o estornudar), la higiene de las manos y la ventilación de las viviendas son probablemente las medidas de salud pública más eficaces, y son altamente recomendables.

Cuando la gripe pandémica está ya extendida entre la población, las evidencias científicas y la experiencia indican que el aislamiento de los pacientes y las medidas de cuarentena serían probablemente ineficaces, desbordarían posiblemente los recursos sanitarios y alterarían el funcionamiento de la sociedad.

En la medida de lo posible, el enfermo será atendido en el hogar por una persona específicamente designada (que previamente habrá recibido las instrucciones apropiadas), y no acudirá a un centro sanitario a menos que su estado se deteriore o parezca revestir peligro, a fin de no sobresaturar las instalaciones sanitarias (véase la nota orientativa infra). Los cuidados en el hogar consistirán en: permanencia en cama, administración de fluidos y de medicamentos contra la fiebre, antibióticos (si hubieran sido recetados), y una buena alimentación.

La OMS recomienda el uso de mascarillas en función del nivel del riesgo (por ejemplo, la frecuencia de situaciones de proximidad con personas posiblemente infectadas). En las secciones 2 y 3 se ofrecen recomendaciones respecto al uso de mascarillas por el personal sanitario y otros profesionales esenciales, y respecto a la atención prestada en el hogar. El uso habitual de mascarillas en lugares públicos estará permitido, aunque no es de esperar que influya en la prevención de la enfermedad.

Compartir