Directora General

Resumen del discurso dirigido al personal por Anders Nordström, Director General interino


8 de junio de 2006

Introducción

Quisiera en primer lugar dar la bienvenida a todos los funcionarios que van a participar en esta sesión de información y debate. Hoy se han conectado cinco oficinas regionales, así como algunas oficinas en los países.

La Organización se encuentra todavía conmocionada, embargada por un fuerte sentimiento de pérdida. Esta reunión brinda una oportunidad para recordar a JW Lee, empezando por el vídeo de homenaje que el Consejo Ejecutivo tuvo ocasión de contemplar la pasada semana, y siguiendo con la intervención de Ian Smith acerca del funeral de estado que se llevó a cabo en Corea. Bill Kean expondrá los resultados de la Asamblea Mundial de la Salud y describirá a grandes rasgos el procedimiento de elección del nuevo Director General. Por último, les hablaré de algunas de las prioridades que habremos de afrontar en los próximos meses, señalando los aspectos en los que deberemos centrar nuestro trabajo.

JW Lee no respondía al perfil tradicional de un dirigente de las Naciones Unidas. Era un hombre modesto, que empoderaba a su equipo y al personal para desempeñar su trabajo mediante una forma sutil de liderazgo. Nos hacía rendir cuentas, y se aseguraba de que cumpliéramos nuestro cometido. Le estoy muy agradecido por todo lo que he aprendido de él.

El informe de evaluación de la ejecución del presupuesto de 2004 y 2005 muestra claramente los logros que todos ustedes han hecho posible. Sigue habiendo algunos puntos débiles, y hay todavía muchas cosas que mejorar. En general, sin embargo, los avances han sido bastante sorprendentes en los últimos tres años: desde la negociación de tratados, pasando por la ejecución sobre el terreno o la difusión de mensajes de promoción, hasta los cambios radicales introducidos en el acceso al tratamiento. Las contribuciones voluntarias aportadas a la Organización aumentaron en un 61% durante el último bienio.

Se han recibido miles de cartas de condolencia y mensajes personales de todo el mundo. Estas expresiones de dolor han sido muy apreciadas tanto por el equipo de la OMS como por la familia de JW Lee. Debemos hacer llegar nuestro agradecimiento a todos quienes han dado su apoyo.

Pese a lo complejo de la situación, la Asamblea Mundial de la Salud y el Consejo Ejecutivo pudieron continuar sus trabajos, gracias al firme respaldo brindado por los Estados Miembros y por todos los sectores de la Organización.

Seguiré ocupando provisionalmente este cargo durante los próximos seis o siete meses. Habrá muchas cosas que hacer durante ese tiempo, pero antes que nada quiero darles personalmente las gracias por el apoyo recibido. Han sido unos momentos difíciles, y una situación muy especial.

La perspectiva que animará nuestro trabajo durante los próximos seis meses puede resumirse en dos palabras: continuidad y progreso.

Tres prioridades para los próximos meses:

  • Mantener el impulso y la orientación de nuestras actividades técnicas;
  • Gestionar el proceso de elección con la máxima eficiencia y transparencia;
  • Proseguir los trabajos de reforma de la administración.
1. Mantener el impulso y la orientación de las actividades técnicas

Lo más importante de los resultados de la Asamblea de la Salud y de la reunión del Consejo Ejecutivo es que disponemos ya del visto bueno para proceder a la ejecución en muchos ámbitos. Nuestro trabajo, ahora, consistirá en impulsar esas iniciativas.

  • Una de las primeras medidas es la ejecución del Undécimo Programa General de Trabajo. Se ha acordado el contenido de la agenda mundial, y se han descrito las funciones básicas de la OMS. Esto será de gran trascendencia para ubicar a la Organización en el contexto más amplio de las Naciones Unidas y preparar el terreno para el presupuesto por programas para 2008-2009 y el Plan Estratégico a Plazo Medio.
  • Reglamento Sanitario Internacional (2005). La Asamblea de la Salud aprobó el texto relativo al pronto cumplimiento voluntario de las disposiciones. Una prioridad clave es la de comprometerse en esto con los países, crear capacidad y conseguir los recursos necesarios.
  • Es necesario poner término a la poliomielitis. No estamos escatimando esfuerzos para erradicar esa enfermedad.
  • La estrategia sobre las enfermedades de transmisión sexual fue aprobada por la Asamblea de la Salud y deberá llevarse a la práctica. La colaboración con nuestros asociados es fundamental en ese sentido. La próxima semana estudiaremos con Thoraya Obaid, Directora Ejecutiva del FNUAP, la manera de coordinarnos aún más estrechamente sobre el terreno con este y otros organismos a fin de implementar la estrategia.
  • La Asamblea de la Salud aprobó la resolución sobre la Comisión de Derechos de Propiedad Intelectual, Innovación y Salud Pública, así como el informe de dicha comisión. Debemos empezar a examinar la manera de aplicar el plan de acción, así como los recursos que ello requerirá de la Organización.
  • Ayer me reuní en París con representantes de los Gobiernos de Francia, Noruega, el Brasil y Chile, a fin de concretar la idea de reforzar el apoyo a la lucha contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria con una nueva iniciativa de recaudación de fondos mediante una tasa especial en los billetes de avión. La aplicación del plan estratégico a cinco años para garantizar el acceso universal al tratamiento de la infección por VIH constituye hoy un objetivo primordial. Pero los aspectos prácticos, una vez más, son importantes. En las oficinas en los países disponemos de recursos que serán decisivos para hacer avanzar la estrategia. Debemos proseguir el trabajo de promoción iniciado por JW Lee en lo relativo a la prevención, el tratamiento y la atención de la infección por VIH. Una muestra de ello, la semana pasada, fue la participación de la OMS, en Nueva York, en el periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el SIDA.
  • Queda mucho trabajo por hacer para fortalecer los sistemas de salud. Tenemos que empezar a hacer realidad todo aquello de lo que hablamos en el Informe sobre la salud en el mundo 2006, y aprovechar en ese sentido el lanzamiento de la Alianza en pro del Personal Sanitario. El Consejo Ejecutivo fue sede de importantes debates sobre los sistemas de información sanitaria en relación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Red de Sanimetría. Es necesario que concretemos y expongamos con claridad la manera de vincular eficazmente los sistemas de salud y los programas de intervención sanitaria.
  • La aprobación por parte del Consejo Ejecutivo de la asignación estratégica de recursos y del mecanismo de validación nos permite disponer ahora de un verdadero sistema basado en los resultados, con un sistema de validación muy eficaz, de modo que podemos centrarnos en los países más necesitados.

Principales tareas

  • Tras el lanzamiento de la Alianza Mundial para la Salud de la Madre, del Recién Nacido y del Niño, la ejecución revestirá una importancia crucial. Es necesario reducir aún más las defunciones maternas. En este ámbito cabe destacar algunos nombramientos clave, como el de Francis Songane, antiguo Ministro de Salud de Mozambique. Joy Phumaphi, la nueva Representante del Director General para la Igualdad de Género, impulsará los trabajos de desarrollo de una estrategia en materia de género para la Organización.
  • Malaria. Este problema está acaparando la atención de los gobiernos, el Banco Mundial y el resto del sistema de las Naciones Unidas. Es preciso que sigamos mejorando nuestra actuación sobre el terreno y que nos comprometamos con esa iniciativa más amplia que es la alianza Hacer Retroceder el Paludismo.
  • El Programa Especial de Investigaciones y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales (TDR) también está siendo objeto de revisión. Se preparará un informe para el Comité Permanente del TDR. Es muy importante que nos impliquemos en el futuro de este programa.
  • Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. Su entrada en vigor el año pasado marcó un hito. En breve plazo empezará a funcionar una Secretaría que apoyará a la Conferencia de las Partes.
  • Otro logro relevante es el lanzamiento del informe Prevención de las enfermedades crónicas: una inversión vital. Tenemos que garantizar que la iniciativa tenga continuidad y se haga realidad en los países y los Estados Miembros, de manera que las estrategias de los países hagan suyas las orientaciones generales proporcionadas.
  • Prosiguen los trabajos sobre la salud y la seguridad, tema del Informe sobre la salud en el mundo 2007. Un equipo está trabajando ya con ese objetivo, y para fin de año se dispondrá de un primer borrador.

Crear un equipo funcional

Hay ahora mucho trabajo que proseguir y sacar adelante. Una prioridad absoluta es aumentar la funcionalidad dentro de la Organización. Queda mucho por hacer en todas las oficinas, sobre todo en lo que respecta a la red de puntos focales y a la necesidad de lograr en la práctica una planificación e implementación conjunta.

2. Dirigir el proceso de elección

Bill Kean ha estudiado el proceso a seguir durante los próximos seis meses. El principal objetivo es garantizar la solidez, transparencia, claridad y eficiencia del proceso. Para el personal, mi consejo es el siguiente: no se impliquen en esto, no desvíen su atención de los importantes trabajos de nuestra agenda, y contribuyan a la integridad de la Organización.

No soy candidato a Director General; tampoco para el Fondo Mundial. Pienso volver a mi equipo de Administración General y seguir trabajando en la reforma de la gestión.

3. Proseguir la reforma administrativa
  • Nuestra prioridad en este terreno es potenciar la función y la posición de la OMS en la reforma general de las Naciones Unidas. El pasado fin de semana, el grupo de alto nivel sobre la coherencia en todo el sistema de las Naciones Unidas consultó a los organismos del sistema con sede en Ginebra. Transmitimos nuestra experiencia como organismo especializado, con funciones independientes pero capaz también de emprender actividades en los países de forma más integrada y coordinada. Ahora realizaremos amplias consultas en toda la Organización, especialmente con Representantes de la OMS y con las oficinas en los países, para determinar cómo imprimir más eficacia a la OMS en el sistema de las Naciones Unidas. Se preparará un documento de debate con miras a la reunión que el Consejo Ejecutivo celebrará en enero de 2007.
  • Proseguirán los trabajos relacionados con el Plan Estratégico a Plazo Medio 2006-2013 y con el presupuesto por programas para 2007-2008. El proyecto resultante se someterá a examen en los comités regionales, y la propuesta final se presentará al Consejo Ejecutivo en enero y posteriormente a la Asamblea de la Salud.
  • Además de controlar los recursos financieros, tenemos que enfocar la movilización de recursos con una perspectiva más estratégica y coordinada. Eso implica el concurso de un gran número de personas de toda la Organización, en las oficinas en los países y en la Sede. Y esto remitiría a las actividades en materia de comunicación.
  • El Consejo Ejecutivo aprobó la reforma de la contratación y las modificaciones del Reglamento de Personal. Ahora es preciso que examinemos las repercusiones presupuestarias y la viabilidad de las medidas. La OMS ha podido hacer esto antes que el resto de las Naciones Unidas. Debemos estar orgullosos por haber dado un paso importante tanto para el personal como para la administración, que permitirá racionalizar el sistema de contratación.
  • Las mejoras del sistema de justicia interno constituyen otra prioridad para los próximos seis meses. Hemos hecho un esfuerzo para poner a punto un sistema mejor, más eficiente. Se han hecho algunos progresos; por ejemplo, el Grupo de Examen de Reclamaciones ya está operativo, pero no es lo bastante eficiente. Me comprometo a revisar los procedimientos de gestión de las denuncias de mala conducta y acoso. Estudiaré si podemos poner rápidamente en marcha un sistema más eficiente, teniendo en cuenta algunas buenas propuestas que ya se han hecho. El Director de Recursos Humanos impulsará estas actividades junto con el Consejo Mundial Personal/Administración.
  • El Sistema Mundial de Gestión brinda una oportunidad para cambiar nuestra manera de trabajar y, al mismo tiempo, configurar un sistema moderno y útil de tecnologías de la información y facilitar la gestión de la Organización.

Conclusión

Quisiera darles de nuevo las gracias a todos por el apoyo recibido. Tenemos muchos motivos de orgullo. La OMS es una organización muy sólida, que proporciona lo que se espera de ella. Pero no somos perfectos: debemos seguir mejorando nuestra manera de funcionar y de actuar, y debemos fijar correctamente nuestras prioridades.

En los próximos meses se reunirán los comités regionales. Acudiré a los seis encuentros. Ahora es muy importante que, en toda la Organización, prestemos mucha atención a las opiniones de los Estados Miembros y nos comprometamos con ellos.

Por último, como un homenaje especial a JW Lee, hemos decidido que el Centro Estratégico de Operaciones Sanitarias pase a llamarse «Centro JW Lee de Operaciones Sanitarias Estratégicas». Colocaremos su retrato en la sala correspondiente. Este centro fue una de sus principales prioridades y ambiciones, y forma parte de la visión de la Organización. La OMS necesita poder facilitar información de forma cabal e imparcial. Un rasgo fundamental de una organización normativa es su capacidad para proporcionar información fidedigna puntualmente a todo el mundo, tender lazos y responder con eficacia. La sala del COSE es algo más que un símbolo: es parte de la funcionalidad y credibilidad de la Organización.

Compartir