Directora General

Se abre la primera reunión del Comité de Examen del Reglamento Sanitario Internacional

Dr Margaret Chan
Directora General de la Organización Mundial de la Salud

Discurso de apertura de la primera reunión del Comité de Examen del Reglamento Sanitario Internacional
Ginebra, Suiza

12 de abril de 2010

Excelencias, distinguidos miembros del Comité de Examen, representantes de los Estados Miembros, estimados colegas del sistema de las Naciones Unidas, representantes de organizaciones no gubernamentales, exponentes de los medios de comunicación, señoras y señores:

Me complace darles la bienvenida al punto de inicio de este proceso de examen. Me es igualmente grato ver representado en esta sala un abanico tan amplio de intereses y conocimientos especializados.

La primera pandemia de gripe en cuarenta años ha servido para poner a prueba por primera vez el funcionamiento del Reglamento Sanitario Internacional revisado, que entró en vigor en 2007.

El Reglamento Sanitario Internacional contiene una disposición que insta a examinar su funcionamiento antes de que se cumplan cinco años de la entrada en vigor. En 2008, la Asamblea Mundial de la Salud decidió que ese primer examen se realizara en mayo de 2010, antes de la 63ª reunión de la Asamblea Mundial de la Salud.

Como bien saben, tanto la citada disposición como la decisión son anteriores a la aparición de la pandemia de gripe por A (H1N1) 2009.

En el curso de la reunión del Consejo Ejecutivo celebrada en enero de 2010 propuse que el examen previsto del Reglamento sirviera también para evaluar la respuesta internacional a la pandemia de gripe. El Consejo Ejecutivo se mostró de acuerdo con mi propuesta.

Creo que no carece de interés evaluar el funcionamiento de un instrumento internacional como el Reglamento en un momento en el que un brote infeccioso generalizado y analizado minuciosamente lo ha sometido a dura prueba.

Como ya he dicho antes, se trata de la pandemia más vigilada y sometida a mayor escrutinio de toda la historia. Gracias a ello disponemos de un vasto cúmulo de datos científicos, clínicos y epidemiológicos por evaluar.

Además, la pandemia se propagó rápidamente en todo el mundo. A día de hoy se han notificado oficialmente casos de gripe pandémica por A (H1N1) confirmados en laboratorio en 213 países y territorios de ultramar o comunidades, con lo que contamos con una vasta y variada experiencia por evaluar.

El brote de SARS, la primera nueva enfermedad grave del siglo XXI, se produjo en 2003, mientras se elaboraba la versión revisada del Reglamento. Las experiencias adquiridas durante ese brote llevaron a perfeccionar numerosos aspectos del Reglamento y, en particular, a la introducción de un sistema de contrapesos y salvaguardias para que nadie, ni yo misma, ostente un poder ilimitado.

Evaluar el funcionamiento del Reglamento centrándose principalmente en la pandemia de gripe y en el modo en que se ha gestionado, especialmente a nivel internacional por parte de la OMS, puede tener, creo yo, sus ventajas. Es probable que, al analizar el funcionamiento en las difíciles circunstancias impuestas por una pandemia de gripe, salgan a la luz toda una serie de fortalezas y debilidades.

Señoras y señores,

Al planificar y organizar este examen la OMS aspiraba a facilitar un proceso que fuera independiente, creíble y transparente. Queremos que se realice una evaluación franca y crítica. La OMS no está definiendo ni restringiendo el alcance de las cuestiones concretas que puedan surgir. Si nuestros Estados Miembros tienen preguntas que formular o inquietudes que manifestar, aquí estamos para escucharlas.

Vamos a tratar de extraer enseñanzas − sobre el modo en que ha funcionado el Reglamento y la manera en que la OMS y la comunidad internacional han reaccionado ante la pandemia − que puedan ser de ayuda para gestionar futuras emergencias de salud pública de interés internacional. Y puedo asegurárselo: habrá más emergencias.

Queremos saber lo que funcionó bien y lo que salió mal y, a ser posible, el porqué. Queremos saber lo que puede mejorarse y, a ser posible, de qué forma.

Con espíritu de apertura hemos invitado a esta reunión a toda una serie de organizaciones y organismos interesados en mejorar nuestra gestión colectiva de las emergencias públicas. Deseamos escuchar también sus puntos de vista.

En aras de la credibilidad e independencia del proceso de examen, la Secretaría se ha esforzado por invitar como miembros del Comité a un grupo de personas que reflejen una distribución geográfica equilibrada, que permitan ofrecer las opiniones y experiencias de países en desarrollo y desarrollados y que representen a un amplio abanico de competencias científicas y experiencias prácticas en múltiples disciplinas.

La Secretaría también ha puesto especial cuidado en detectar los posibles conflictos de interés entre los miembros del Comité.

Como ya he dicho, nuestra intención es realizar un examen franco, crítico, transparente, creíble e independiente de nuestro desempeño, así como del funcionamiento del Reglamento Sanitario Internacional. La Secretaría va a hacer todo lo que esté en su mano para facilitar ese proceso.

Gracias.

Compartir