Directora General

La Directora General de la OMS expone la necesidad de una reforma de la OMS

Dra Margaret Chan
Directora General de la Organización Mundial de la Salud

Alocución de apertura en la reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo sobre la reforma de la OMS
Ginebra, Suiza

1 de noviembre de 2011

Señor Presidente, excelencias, distinguidos miembros del Consejo Ejecutivo, embajadores y miembros del cuerpo diplomático, amigos y colegas de la salud pública y del sistema de las Naciones Unidas, señoras y señores:

Reciban mi más cordial bienvenida a esta reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo dedicada a la reforma de la OMS. Los próximos tres días brindan una oportunidad sin precedentes para que ustedes, los Estados Miembros, den forma al futuro de la OMS y, por tanto, a nuestra capacidad para mejorar la salud de los pueblos y mitigar parte del sufrimiento que aflige a este mundo complejo e interconectado.

Pero esta oportunidad nos impone también una enorme responsabilidad a cada uno de nosotros, como Estados Miembros y como Secretaría.

Desde el principio señalaron ustedes que querían que las reformas de la OMS fueran plenamente integradoras y estuvieran orientadas en todo momento por los Estados Miembros. Tal como se establece en el documento de la OMS sobre las reformas para un futuro saludable, necesitamos su orientación. Necesitamos conocer su opinión sobre las alternativas propuestas y sus ideas más creativas sobre otras alternativas posiblemente mejores.

En aquellos terrenos en los que más ha avanzado la reforma, necesitamos que a la mayor brevedad tomen decisiones sobre propuestas y medidas concretas.

Por varias razones, creo que hemos iniciado esta reforma desde una posición en la que contamos con numerosas bazas, y opino que deberíamos ser prudentes para no ponerlas en peligro.

En primer lugar, como ya me han señalado en varias ocasiones los ministros de salud, y como he podido comprobar personalmente en mis visitas a los países, la OMS tiene poder de perseverancia. El mundo en desarrollo está plagado de restos de proyectos de corta duración. Pero no de esta Organización, no de la OMS.

Segundo, la OMS infunde respeto. Nuestro nombre tiene influencia. Los máximos expertos científicos, médicos y sanitarios del mundo están orgullosos de concedernos su tiempo y sus conocimientos.

La inclusión del logotipo de la OMS en un documento técnico es una marca de credibilidad. Si publicamos una directriz terapéutica, los países pueden aplicarla con confianza.

Si precalificamos a un fabricante o un organismo nacional de reglamentación, sus productos médicos se podrán adquirir con confianza.

Tercero, luchamos para promover la prevención, incluidas medidas de prevención poblacionales, y luchamos por la equidad, con carácter general, porque eso es lo que hay que hacer.

La prevención es la columna vertebral de la salud pública, pero la equidad es su alma.

En aras de la salud pública, expresamos sin miedo nuestra opinión ante entidades mucho más ricas, más poderosas y mejor conectadas políticamente de lo que lo estará nunca la salud. Además, necesitamos mantener la vigilancia frente a cualquier conflicto de intereses, real o percibido.

Hablaremos claro para asegurarnos de que los países en desarrollo, y la salud, reciban el trato debido en las negociaciones internacionales.

Por último, consideradas globalmente, nuestras funciones son realmente singulares. El mundo necesita un guardián de la salud mundial, un custodio de valores, un protector y defensor de la salud, incluido el derecho a la salud.

Y esa función es aún más crucial hoy día, en un momento en que las diferencias, entre países y dentro de ellos, en materia de esperanza de vida, acceso a la atención y resultados sanitarios son más importantes que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Señoras y señores:

Es mucho lo que se espera de ustedes, pero hay también muchas cosas pendientes de un hilo.

El deterioro de la economía se ha acentuado, y eso ha imprimido urgencia al proceso de reforma.

Pero les diré una cosa, la necesidad de reformas fundamentales del programa, la gobernanza y la gestión se remonta a mucho antes de 2010, a un momento en que el mundo acusaba los efectos devastadores de varias crisis: energética, alimentaria y financiera.

Y esas crisis siguen aquí, muy presentes. Debemos hacer nuestro trabajo con la mirada y la mente muy abiertas a la realidad de una nueva era de austeridad financiera. Como hemos podido comprobar recientemente, nos encontramos en un mundo acosado por una crisis detrás de otra, donde la salud de millones de personas pende de un hilo.

El dinero escasea. Tanto los países como los asociados para el desarrollo quieren que se optimicen los recursos. Quieren resultados que puedan cuantificar y que puedan presentar a los contribuyentes y los parlamentarios. Y quieren que sus inversiones den fruto rápidamente. Esta es la segunda realidad que debemos afrontar.

Nuestro trabajo como funcionarios de salud pública consiste en demostrar nuestro máximo interés por la eficiencia y nuestra aversión al despilfarro. Muchas de las reformas propuestas están orientadas por esa persecución de la eficiencia y de resultados medibles, especialmente a nivel de país.

Tal como se establece en el documento, algunas formas radicalmente distintas de interacción entre las responsabilidades ejercidas a nivel de la Sede, las regiones y los países comparten el mismo objetivo: un impacto cuantificable en los resultados sanitarios en los países, ya sea mediante asistencia técnica directa, mediante la coordinación de los asociados para abordar prioridades y planes nacionales bien definidos, o la elaboración de normas, criterios y directrices terapéuticas.

La OMS debe transformarse en una organización más integrada e interconectada.

En la OMS constatamos que nuestros sistemas de gestión se han vuelto demasiado rígidos. Esto debe cambiar. Esta organización ha de ser capaz de maniobrar con agilidad, y estar preparada para cambiar rápidamente el rumbo si surge una nueva amenaza para la salud.

Señoras y señores:

Algunos de ustedes querían actuar muy rápidamente, mientras que otros aconsejaban cautela. Dada la diversidad de las reformas propuestas, creo que las dos posturas son totalmente razonables.

Pero todos ustedes insistían en la necesidad de un proceso integrador orientado por los Estados Miembros. Permítanme analizar brevemente ese proceso.

En la consulta sobre financiación llevada a cabo en enero de 2010, buscamos la manera de hacer corresponder las expectativas de contribución de la OMS a la salud con los recursos necesarios para hacer realidad esas expectativas.

Lo que empezó siendo un debate centrado fundamentalmente en el dinero se convirtió en una discusión mucho más profunda sobre las áreas y prioridades en las que la OMS está más preparada para tener un impacto. Y esas son las prioridades de mayor interés para las regiones y los países.

El debate se amplió aún más para abarcar los cambios específicos necesarios para crear una OMS más flexible y con más capacidad de respuesta en un mundo en rápida mutación y con amenazas muy complejas para la salud.

Expresaron ustedes su preocupación sobre la posición que se asigna la OMS en un contexto de profusión de iniciativas y alianzas en pro de la salud mundial. Querían una OMS mejor situada para medir y presentar los resultados y hacer un mejor trabajo de comunicación de la naturaleza y el impacto de sus actividades.

Dada la naturaleza de nuestro trabajo, repararon ustedes en que eso es mucho más difícil que comunicar el impacto de iniciativas centradas en una sola enfermedad, en las que es fácil medir la cantidad de vacunas, medicamentos o mosquiteros suministrados y el número de vidas salvadas.

Por encima de todo, querían ustedes que la OMS mantuviera su función de liderazgo en la salud mundial, y deseaban propuestas concretas de sistemas de gestión que propiciaran una mayor eficacia, sobre todo en los países.

El pasado mes de mayo presenté en la Asamblea Mundial de la Salud un análisis de los retos y oportunidades de la salud mundial, exponiendo las razones y los elementos principales de la reforma.

En la siguiente reunión del Consejo Ejecutivo, nos pidieron ustedes que distribuyésemos tres documentos de concepto, sobre la gobernanza, sobre la evaluación independiente, y sobre el Foro Mundial de la Salud propuesto.

Esos tres documentos fueron objeto de debate entre los Estados Miembros aquí en Ginebra y, conforme a lo solicitado, en cada uno de los seis comités regionales.

Distribuimos asimismo un informe sinóptico. En septiembre presentamos un conjunto más detallado de propuestas centradas específicamente en la reforma de la gestión. Nos solicitaron más datos, y respondimos.

El documento que recibieron ustedes a mediados de octubre ha reunido de nuevo todos los elementos del programa de reforma. Refleja todas las aportaciones que hemos recibido sobre los tres documentos de concepto y sobre el primer proyecto de reformas de la gestión.

Como ya he señalado, algunas reformas pueden llevarse a cabo con rapidez. Pero hay otras que deben estudiarse con más atención.

Por ejemplo, en la sección sobre gobernanza el documento presenta opciones que pueden requerir un mayor debate y elaboración.

La sección sobre reformas de la gestión ha avanzado más rápidamente y se encuentra en la fase de presentación de propuestas específicas a someter a su consideración y acuerdo.

Hemos solicitado su opinión, que hemos escuchado con atención. Han señalado claramente que la cuestión de la evaluación independiente requiere más debate.

La propuesta de un Foro Mundial de la Salud apenas ha logrado apoyo, de modo que no profundizaremos más en eso.

Señoras y señores:

Como ya he dicho, hay aún muchas cosas en el aire. Pero quiero reiterarles mi convencimiento de que el proceso de reforma tiene como punto de partida las numerosas bazas de que dispone la organización y una amplia experiencia, conocimientos especializados, autoridad, y aquel famoso poder de perseverancia.

En un momento de gran desconcierto mundial, tenemos que acordarnos de la gente, de todas esas personas que dependen de la OMS como vía hacia una salud mejor y más equitativa.

Tenemos que recordar la importancia de la continuidad en una coyuntura en que la salud pública pugna por preservar los notables progresos logrados recientemente en un mundo cada vez más acosado por crisis, focos de inestabilidad, disturbios civiles y demandas crecientes de una mayor igualdad, también en el acceso a los servicios de salud.

En el punto álgido de una crisis energética, alimentaria y financiera que no cesa, los retos que plantean el cambio climático, los conflictos, las enfermedades emergentes y epidemiógenas, el envejecimiento de la población, unas ciudades a rebosar, las enfermedades no transmisibles, los trastornos mentales, las discapacidades y un gasto sanitario en rápido crecimiento agravarán sin duda las inequidades tanto en los determinantes de la salud como en los resultados sanitarios, y tanto entre los países como dentro de ellos.

Señoras y señores:

Los argumentos para emprender la reforma no admiten duda. El mundo necesita una OMS vigorosa que dirija los esfuerzos mundiales de mejora de la salud.

El mundo necesita una OMS con buen juicio y una visión amplia, que sepa reaccionar con rapidez y que no tema nunca actuar en defensa de la salud pública. Es parte de lo que hay que hacer para proteger la salud. Y eso exige una OMS eficaz, eficiente, transparente y responsable.

Un liderazgo más enérgico de la OMS propiciará una mayor coherencia en las iniciativas de numerosos asociados para la salud, que maximizarán así su impacto.

Un liderazgo más enérgico alineará esas iniciativas con las prioridades y capacidades de los países beneficiarios, de manera que fomentará su autosuficiencia y añadirá valor a sus inversiones en salud.

Lo repito, los argumentos para emprender la reforma no admiten duda. Queremos aplicar reformas que nos procuren un futuro saludable.

Un futuro en el que las brechas en los resultados sanitarios se hayan reducido y el acceso a la atención sanitaria universal se haya ampliado.

Un futuro en el que haya muchos más países en desarrollo que dispongan de unos sistemas de salud resilientes, basados en la atención primaria de salud, para alcanzar los ODM, prevenir las enfermedades no transmisibles, y hacer frente a los brotes epidémicos, los desastres naturales y los riesgos para la salud asociados al cambio climático.

Les estoy muy agradecida, a todos ustedes, a tantos funcionarios entregados, por su colaboración para reformar esta Organización y garantizar su contribución singular y crucial para hacer de esa imagen del futuro una realidad factible y noble.

Muchas gracias.

Compartir