Farmacorresistencia

Importancia de la resistencia a los antimicrobianos para la salud pública

Antes del descubrimiento y la utilización de los antimicrobianos, las enfermedades infecciosas eran la principal causa de muerte del ser humano, y lo siguen siendo en gran parte del mundo en desarrollo sin acceso a medicamentos de buena calidad. Las infecciones por microorganismos resistentes relacionadas con la atención sanitaria son una importante causa de muerte en todos los países.

La resistencia a los antimicrobianos como amenaza inusual para la salud pública

La resistencia a los antimicrobianos no es una enfermedad. Habitualmente no hay diferencias de gravedad entre las enfermedades causadas por cepas sensibles y cepas resistentes. La resistencia no suele ser un problema de patogénesis, sino de limitación de las opciones terapéuticas.

El problema básico es que dependemos de los antimicrobianos para tratar las infecciones. Si hubiera métodos alternativos para tratarlas, la resistencia a los antimicrobianos persistiría, pero dejaría de ser importante como problema de salud pública.

La resistencia a los antimicrobianos es un problema de salud pública condicionado por las prácticas asistenciales, y en particular por el uso excesivo de los antimicrobianos en trastornos en los que no aportan beneficios.

La resistencia es una característica de muchos patógenos causantes de diferentes enfermedades. Por consiguiente, las estrategias de contención deben adaptarse a las necesidades de los programas de control y tratamiento de enfermedades específicas.

Algunos de los principales patógenos resistentes

Los tipos de microorganismos que causan infecciones en el ser humano y los animales son muy numerosos, por lo que las estrategias de prevención y tratamiento de las enfermedades deben estar adaptadas a los factores de riesgo de infección y a las opciones terapéuticas disponibles. A lo largo de los últimos decenios, la mayoría de las especies patógenas han desarrollado resistencia a uno o más antimicrobianos. A continuación se enumeran algunas de las especies cuya resistencia es más preocupante desde el punto de vista de la salud pública.

Bacterias (adquiridas en el medio extrahospitalario)

  • Escherichia coli
  • Mycobacterium tuberculosis (causante de la tuberculosis)
  • Neisseria gonorrhoeae (causante de la gonorrea)
  • Salmonella typhi
  • Staphylococcus aureus, incluidas las cepas resistentes a la meticilina adquiridas en el medio extrahospitalario
  • Streptococcus pneumoniae

Bacterias (adquiridas en el medio hospitalario)

  • Acinetobacter baumannii
  • Enterococcus faecium y Enterococcus faecalis, incluidas las cepas resistentes a la vancomicina
  • Patógenos entéricos multirresistentes, entre ellos Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae productoras de las enzimas ESBL y KPC
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Staphylococcus aureus, incluidas las cepas resistentes a la meticilina
  • Stenotrophomonas maltophilia

Bacterias (enfermedades zoonóticas)

  • Campylobacter spp.
  • Salmonella spp.

Hongos

  • Candida albicans

Parásitos

  • Leishmania spp.
  • Plasmodium spp. (causantes del paludismo)
  • Trypanosoma spp.

Virus

  • Citomegalovirus
  • Virus del herpes simple
  • VIH
Compartir