Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales (eLENA)

Puesta en práctica de la iniciativa «Hospitales amigos del niño»

Fundamentos biológicos, comportamentales y contextuales

Dra. Juana Willumsen
Consultora del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS
Julio de 2013

La lactancia natural es una forma sin parangón de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes (1) que brinda protección contra la morbilidad y la mortalidad relacionadas con enfermedades infecciosas (2) y las enfermedades crónicas en etapas posteriores de la vida (3).

Se recomienda iniciar la lactancia exclusivamente materna en la primera hora siguiente al nacimiento y mantenerla durante los primeros 6 meses de vida; posteriormente conviene seguir amamantando al niño hasta los 2 años o más (4). Sin embargo, las tasas de inicio del amamantamiento y de lactancia exclusivamente materna, así como la duración de la lactancia, han disminuido notablemente desde la amplia introducción y promoción de diversos sucedáneos de la leche materna (5).

Lograr una lactancia natural con éxito depende de una serie de factores, entre ellos, la renormalización de la lactancia materna como método de alimentación infantil de primera elección, a través de programas de asesoramiento y educación prenatal, y la prestación de apoyo a la lactancia materna con objeto de prevenir y solventar posibles dificultades relacionadas con el amamantamiento.

La iniciativa «Hospitales amigos del niño» (IHAN) fue puesta en marcha en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) (6), en respuesta a la Declaración de Innocenti de 1990 sobre la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna (7), cuya finalidad es ofrecer a los centros sanitarios un marco para corregir las prácticas que repercuten negativamente en la lactancia materna.

Los centros que quieran obtener la acreditación IHAN, deben demostrar que las tasas de lactancia exclusivamente materna en el momento en que las madres reciben el alta es de al menos un 75%, que cumplen el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y que aplican eficazmente los Diez pasos para una Lactancia Exitosa, definidos en la declaración conjunta OMS/UNICEF «Protección, fomento y apoyo de la lactancia materna: papel especial de los servicios de maternidad», que dispone que todo establecimiento que brinde servicios de atención al parto y cuidados del recién nacido debe:

  • Tener una política de lactancia materna escrita que sea periódicamente comunicada a todo el personal.
  • Facilitar a todo el personal de salud la capacitación necesaria para implementar esta política.
  • Informar a todas las embarazadas acerca de los beneficios y el manejo de la lactancia materna.
  • Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora después del parto. (Este paso se interpreta ahora como: colocar a los bebés en contacto piel a piel con sus madres inmediatamente después del nacimiento por lo menos por una hora y alentar a la madre a reconocer cuándo sus bebés están listos para amamantar y ofrecer ayuda si es necesario.)
  • Mostrar a las madres cómo amamantar, y cómo mantener la lactancia aun en caso de separación de sus bebés.
  • No dar al recién nacido ningún alimento o líquido que no sea leche materna, a no ser que esté médicamente indicado.
  • Practicar el alojamiento conjunto: permitir que las madres y sus recién nacidos puedan permanecer juntos las 24 horas del día.
  • Alentar la lactancia materna a demanda.
  • No dar tetinas, chupetes u otros objetos artificiales para succión a los bebés que están siendo amamantados
  • Promover la creación de grupos de apoyo a la lactancia materna y referir a las madres a estos grupos en el momento del alta hospitalaria (8).

Desde la puesta en marcha de la iniciativa, la han aplicado ya más de 152 países en todas las partes del mundo (9). La IHAN promueve un enfoque multisectorial de varios niveles que, junto con la legislación en materia de baja por maternidad y protección de los derechos de amamantamiento de la mujer en el lugar de trabajo y el cumplimiento del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, es esencial para promover, proteger y apoyar eficazmente la lactancia materna (6).

La supervisión y reevaluación de los centros IHAN es fundamental, máxime en estos momentos en que la iniciativa está en plena expansión. Aunque se han logrado grandes avances y la IHAN ha propiciado un aumento de las tasas de lactancia exclusivamente materna, que a su vez se ha traducido en una mejora de la salud y la supervivencia (10), sigue habiendo países en los que los esfuerzos relacionados con la iniciativa van a la zaga.

La sostenibilidad y ampliación de la IHAN requiere la integración de diversas materias relacionadas con la lactancia en los planes de estudio de los trabajadores sanitarios de todos los niveles (11). Expandir la IHAN más allá de los servicios de maternidad para hacerla extensiva a los servicios de atención neonatal, pediatría y salud comunitaria redundará en beneficio de una mejor continuidad asistencial y contribuirá a mejorar los resultados en materia de lactancia natural.

La IHAN ha demostrado ser muy eficaz en muchos países para aumentar las tasas de inicio del amamantamiento y de lactancia exclusivamente materna, así como la duración de la lactancia, y también para mejorar las experiencias de las madres en relación con la atención sanitaria y reducir las tasas de abandono infantil (12).

En vista de los beneficios, tanto a corto como a largo plazo, que la lactancia materna aporta al bebé, a la madre y a la sociedad en su conjunto, la aplicación de la IHAN —junto con los otros objetivos enunciados en la Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño— sigue teniendo un importante papel que desempeñar dentro de los servicios de salud en el mundo entero.


Referencias

  • Butte N, Lopez-Alarcon M, Garza C. Nutrient adequacy of exclusive breastfeeding for the term infant during the first six months of life. Geneva, Switzerland: World Health Organization, 2002.
  • WHO Collaborative Study Team on the Role of Breastfeeding in the Prevention of Infant Mortality. Effect of breastfeeding on infant and childhood mortality due to infectious diseases in less developed countries: a pooled analysis. Lancet, 2000, 355:451-5.
  • Horta BL , Victora, CG. Long-term effects of breastfeeding. Geneva, Switzerland: World Health Organization, 2013.
  • WHO. Global strategy for infant and young child feeding. Geneva: World Health Organization, 2003.
  • Palmer G. The Politics of Breastfeeding. London: Pinter and Martin; 2009.
  • WHO, UNICEF. Baby-Friendly Hospital Initiative. Revised, updated and expanded for integrated care. Geneva: World Health Organization, 2009.
  • The Innocenti Declaration at the WHO/UNICEF policymakers' meeting on "Breastfeeding in the 1990s: A Global Initiative,held at the Spedale degli Innocenti, Florence, Italy, on 30 July - 1 August 1990.
  • WHO, UNICEF. Joint statement protecting, promoting and supporting breastfeeding: The special role of maternity services. Geneva: World Health Organization, 1989.
  • WHO. Baby friendly hospital intiative http://www.who.int/nutrition/topics/bfhi/en/ [Accessed April 2013].
  • Saadeh R, Casanovas C. Implementing and revitalizing the Baby-Friendly Hospital Initiative. Food and Nutrition Bulletin, 2009, 30:S225-9.
  • Saadeh R. The Baby-friendly Hospital Inititative 20 years on: facts, progress and the way forward. Journal of Human Lactation, 2012,28:272-5.
  • Philip B, Radford A. Baby-friendly: snappy slogan or standard of care? Archives of Diseases in Childhood, 2006, 91:F145-9.
Compartir