Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales (eLENA)

Tratamiento inicial de la deshidratación en la malnutrición aguda grave

Fundamento biológico, conductual y contextual

Ashley Carmichael
Abril de 2011

La deshidratación es el estado resultante de una pérdida excesiva de agua del organismo1. En la malnutrición aguda grave, la causa de la deshidratación es una enfermedad diarreica no tratada que provoca la pérdida de agua y electrolitos2. La malnutrición aguda grave y la enfermedad diarreica conforman un círculo vicioso: una enfermedad aumenta la probabilidad de la otra y su gravedad, y viceversa.

Las causas de las enfermedades diarreicas son la falta de higiene y el contacto con alimentos o agua contaminados. Estas enfermedades son muy habituales en los países en desarrollo, en los que hay unos 1 000 millones de personas que carecen de acceso a agua salubre y unos 2 500 millones de personas que carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento2. Cada año se producen 2 000 millones de casos de enfermedad diarreica en todo el mundo, y aproximadamente un millón y medio de niños mueren por esta causa2.

La deshidratación puede ser difícil de detectar en casos de malnutrición aguda grave, ya que muchos de los signos típicos, como la elasticidad de la piel, no resultan fiables3. Son indicadores útiles la avidez por beber, el agotamiento, las extremidades frías y húmedas, la debilidad o ausencia de pulso radial y la disminución o ausencia de diuresis3. Para poder administrar un tratamiento adecuado es importante diferenciar la deshidratación del choque séptico, ya que tienen varios síntomas en común. Los antecedentes de diarrea indican la existencia de deshidratación y puede administrarse el tratamiento correspondiente3.

La detección de la deshidratación es igual en todas las enfermedades diarreicas. No obstante, a efectos del tratamiento, debe determinarse si su causa es el cólera u otra enfermedad diarreica. El cólera se diferencia por la presencia de una diarrea acuosa aguda y puede provocar la muerte de una persona sana en pocas horas4.

En zonas en las que la malnutrición aguda grave constituye un problema, se aplican programas que constan de varias fases. El tratamiento de la deshidratación leve, moderada o grave, que es la tercera fase del tratamiento inicial de la malnutrición aguda grave, tiene lugar en el hospital.

La deshidratación leve o moderada se caracteriza por sed, inquietud o irritabilidad, ojos normales o ligeramente hundidos y, en los lactantes, depresión de la fontanela. Los signos de deshidratación grave son letargo o pérdida del conocimiento, escasa ingestión de líquido o incapacidad de beber, ausencia de diuresis, extremidades frías y húmedas, tensión arterial baja o indetectable y pulso rápido y débil5.

En personas con malnutrición aguda grave, la deshidratación leve o moderada provocada específicamente por el cólera debe tratarse de inmediato con sales de rehidratación oral (SRO),4 una solución que contiene cloruro sódico, glucosa, cloruro potásico y citrato para reponer el líquido y los electrolitos perdidos durante la deshidratación6.

Si la causa de la deshidratación, en los casos de malnutrición aguda grave, es otra enfermedad diarreica, debe administrarse una forma modificada de las SRO denominada ReSoMal, la solución de sales de rehidratación oral recomendada para niños con malnutrición grave3. Se utiliza una solución diferente porque se ha comprobado que la relación sodio/potasio de las SRO es demasiado alta para personas con malnutrición aguda grave y deshidratación causada por cualquier enfermedad diarreica excepto el cólera. La solución de SRO podría sobrecargar el corazón y provocar insuficiencia cardiaca7. Con el fin de corregir este problema, para el tratamiento de la deshidratación por cualquier causa excepto el cólera comenzó a utilizarse ReSoMal, que contiene más potasio y menos sodio que las SRO7.

En ambos casos, el método preferible de rehidratación, para adultos y niños, es la administración por vía oral, aunque se puede emplear una sonda nasogástrica para el tratamiento de niños que no beben lo suficiente. La deshidratación grave causada por el cólera debe tratarse con líquidos intravenosos3. También es importante que no se interrumpa la alimentación de los lactantes durante la rehidratación, por lo que las madres deben continuar amamantándolos3.

Los signos de una rehidratación correcta son la micción, la falta de sed y la ausencia de otros indicadores de deshidratación3. Es necesario seguir administrando líquidos para mantener la hidratación hasta que la diarrea haya cesado3.


Bibliografía

1 Dorland. Dorland's illustrated medical dictionary. Philadelphia, W.B. Saunders, 2007.

2 Diarrhoeal disease fact sheet. Geneva, World Health Organization, 2009.

3 Management of severe malnutrition: a manual for physicians and other senior health workers. Geneva, World Health Organization, 1999.

4 WHO position paper on oral rehydration salts to reduce mortality from cholera. Geneva, World Health Organization, 2009.

5 The treatment of diarrhoea: a manual for physicians and other senior health workers (4th rev). Geneva, World Health Organization, 2005.

6 New formulation of oral rehydration salts (ORS) with reduced osmolarity. The United Nations Childrens’ Fund Supply Division, 2004 (Technical Bulletin, No. 9).

7 Golden MHN. Severe malnutrition. In: Weatherall DJ, Ledingham JGG, Warell DA eds. The Oxford textbook of medicine. Oxford, Oxford University Press, 1996:1278–1296.

8 Severe malnutrition: report of a consultation to review current literature. Geneva, World Health Organization, 2004.

Nota de descargo de responsabilidad

Los únicos responsables de las opiniones expresadas en el presente documento son los autores nombrados.

Declaraciones de intereses

Se solicitó a todos los autores nombrados que declararan sus conflictos de intereses y no se puso de manifiesto la existencia de conflictos.

Compartir