Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales (eLENA)

Enriquecimiento de harinas de trigo y de maíz

En todo el mundo se procesan anualmente más de 600 millones de toneladas de harinas de trigo y de maíz, que se consumen en forma de pan, fideos, tortillas y otros productos elaborados con harina. Como estos productos se consumen en abundancia, pueden servir de vehículo para el aporte de nutrientes, como hierro, ácido fólico, vitamina B12, vitamina A o zinc, añadidos intencionalmente para prevenir o corregir la carencia comprobada de determinadas vitaminas o minerales en la población general. El enriquecimiento suele realizarse de forma centralizada en industrias alimentarias durante la elaboración de los alimentos, de modo que no se requiere la participación activa del consumidor final.

La OMS recomienda añadir, de forma individual o combinada, hierro, vitamina A, ácido fólico, zinc y vitamina B12 a las harinas de trigo y de maíz. Antes de iniciar un programa de enriquecimiento, es importante considerar aspectos técnicos como las concentraciones de nutrientes que se deben añadir, sus interacciones con el alimento y con otros nutrientes, el tipo de harina o la aceptabilidad para el consumidor.

Documentos de la OMS


Seguridad y efectos del enriquecimiento de harinas de trigo y de maíz en la salud pública
Estado: directrices en fase de desarrollo
Año de publicación: previsto en 2012

Documentación científica


Revisión sistemática
Estudios clínicos
Compartir

Última actualización:

10 de julio de 2013 02:30 CEST

Intervención de categoría 1

Se han realizado abundantes investigaciones y el Comité de Examen de Directrices de la OMS ha aprobado unas directrices recientemente