Ebola
En el pabellón de aislamiento se alojó hasta a ocho pacientes por vez. Durante el brote, más de 25 enfermos recibieron allí la atención de un equipo médico integrado por 15 personas. Por encima de un cerco de baja altura que rodeaba el terreno aislado, los pacientes podían ver a sus familiares y amigos y hablar con ellos manteniéndose unos y otros a una distancia segura.