Ebola
En una fosa excavada especialmente para ello, el personal hospitalario quemaba los camisones, guantes, prendas de vestir, colchones y sábanas posiblemente contaminados por el virus de Ébola. Todos los días, el material que no se podía desinfectar debidamente (incluso las jeringas y agujas) se incineraba en la fosa.