Eliminación de la filariasis linfática: Egipto entra en la recta final de la lucha contra esta terrible enfermedad

29 de octubre de 2004

Aldeanas esperando administración masiva de medicamentos para combatir la filariasis linfática
Aldeanas esperando administración masiva de medicamentos para combatir la filariasis linfática

Este año, Egipto está a punto de acabar con la filariasis linfática. Durante cinco años, se ha realizado una gran campaña nacional para su eliminación, con el apoyo de alianzas publicoprivadas excepcionales, establecidas con la colaboración de la OMS en el marco de la Alianza Mundial para la Eliminación de la Filariasis Linfática. La quinta administración anual masiva de medicamentos a 2,5 millones de personas, que acaba de concluir, puede ser el último capítulo de la lucha emprendida por Egipto para erradicar esta vieja y desfigurante enfermedad.

Sobre la filariasis linfática

La filariasis linfática es una enfermedad debilitante que ha asolado Egipto desde los tiempos de los faraones. La autopsia realizada en el cuerpo momificado hace 3000 años de Natsef-Amun, un sacerdote que vivió en la época de Ramsés XI, reveló la presencia de filarias.

Actualmente, la enfermedad es prevalente sobre todo en la región del Delta del Nilo. Transmitidos por mosquitos, los gusanos parásitos se instalan en los ganglios linfáticos de una persona y, en varios años, pueden provocar una hinchazón y dilatación enormes - elefantiasis - de las extremidades, el pecho y el escroto.

La elefantiasis, una vez establecida, no tiene cura, pero existen medidas sencillas que pueden mejorar la calidad de vida de los enfermos y detener la transmisión de la enfermedad. La estrategia de la OMS para la eliminación de la filariasis linfática tiene dos vertientes: detener la transmisión del parásito mediante campañas de administración masiva de medicamentos y proporcionar cuidados a domicilio a los ya afectados.

Galería fotográfica: eliminación de la filariasis linfática en Egipto

Egipto es el primero de los grandes países endémicos del mundo que ha conseguido mantener su campaña nacional durante cinco años. Ahora que los tratamientos en masa han terminado, una evaluación epidemiológica revelará si esta campaña pionera, a gran escala, ha cumplido el cometido de eliminar la filariasis linfática.

Compartir