Promoción de los derechos de las personas con trastornos mentales: soluciones adoptadas en los países

Ciudadanos marginados

OMS
Mujer trabajando en el marco de un programa de atención comunitaria en Sri Lanka

Ghana: nuevas leyes para promover los derechos humanos y el acceso a una atención de calidad

Las leyes sobre salud mental pueden ser fundamentales para prevenir las violaciones y la discriminación de las personas con trastornos mentales. Dichas leyes pueden promover los derechos humanos y favorecer la autonomía y la libertad de esas personas. También pueden favorecer el acceso a servicios de salud mental de calidad y contribuir a que los enfermos se integren en la comunidad.

Con la asistencia de la OMS, el Gobierno de Ghana ha redactado una nueva legislación sobre salud mental. La anterior se centraba en la atención en instituciones especializadas, que puede entrañar malos tratos para las personas con trastornos mentales. La nueva legislación está orientada a la atención comunitaria, ambulatoria y hospitalaria, y propugna el ingreso voluntario de los enfermos en los centros y su consentimiento informado para recibir los tratamientos. La nueva legislación de Ghana tiene por objeto combatir la discriminación y la estigmatización y contribuir a proteger los derechos humanos de las personas con trastornos mentales.

Lesotho: nuevas políticas nacionales para mejorar la salud mental

Las políticas de salud mental proporcionan un marco general y unas directrices claras para mejorar la salud mental de la población. Cuando existe una política y un plan de acción bien articulados es más fácil reducir la ineficacia y la fragmentación de los sistemas de atención de salud.

Lesotho está preparando una política y un plan de salud mental con la ayuda de la OMS. Su objetivo para 2020 es conseguir que toda la población llegue a disfrutar de la mejor salud mental posible, gracias al acceso a servicios que respeten los derechos humanos de las personas con trastornos mentales. En particular, tratará de establecer un sistema de atención comunitaria, en que los servicios de salud mental estén integrados en la atención de salud general, y de reducir el número de personas cuyos trastornos mentales se tratan en instituciones y en servicios correccionales. La política nacional hace hincapié en la necesidad de proporcionar atención de salud mental adecuada y prestar apoyo a las personas con enfermedades "físicas", incluidas las seropositivas.

Mongolia: integración de la atención de salud mental en la atención primaria

En Mongolia, la OMS está respaldando la integración de la atención de salud mental en la atención primaria. Los psiquiatras y médicos generales de todo el país han recibido formación para que presten atención de salud mental en las comunidades.

Se han creado centros de asistencia diurna, donde se organizan actividades de rehabilitación psicológica, social y ocupacional para las personas con trastornos mentales. Éstas tienen la oportunidad de realizar un trabajo útil y enriquecedor mientras reciben tratamiento.

Los «gers» (un tipo de tienda que los mongoles utilizan como vivienda) se emplean para las personas con trastornos mentales como alternativa a los centros de salud mental. Esas tiendas ofrecen un techo y al mismo tiempo dan más autonomía y libertad. Las personas que viven en ellas participan en actividades de la vida cotidiana: cuidan caballos, ordeñan vacas, recogen material para combustible, realizan tareas de jardinería y carpintería y bordan.

Namibia: aplicación de las políticas nacionales para mejorar la salud mental

El 28 de octubre de 2005, Namibia presentó su primera política de salud mental. Con la ayuda de la OMS, el Gobierno pondrá en práctica esta política por medio de las estrategias e intervenciones recogidas en su plan de acción quinquenal.

La política de Namibia constituye un sólido marco estratégico para la prestación de servicios de salud mental; en ella se definen las funciones y responsabilidades de las diferentes partes que intervienen en la promoción y protección de la salud mental. A la hora de aplicar la política, lo más difícil será cambiar el comportamiento de las personas, las familias, los profesionales de la salud y el público en general. Namibia tiene previsto organizar actividades de capacitación y educación para transmitir a la población los conocimientos necesarios para hacer frente a las enfermedades mentales y neurológicas.

Otras de las estrategias prioritarias son la integración de los servicios de salud mental en los actuales servicios de salud y la creación de una red de servicios y de sistemas de envío de casos para ayudar a las personas con trastornos mentales a acceder al tratamiento que necesitan.

Sri Lanka: creación de servicios comunitarios de salud mental

La OMS está trabajando con el Gobierno de Sri Lanka para ofrecer una atención comunitaria de calidad. Los centros diurnos especializados en salud mental -radicados en las comunidades- constituyen para las personas con trastornos mentales otro medio de acceder a la atención que necesitan.

En los proyectos destinados a reintegrar en la comunidad a las personas que han estado en hospitales psiquiátricos se prevén programas de apoyo que, entre otras cosas, pueden ofrecer ayuda para encontrar empleo. Gracias a ello, algunas personas que han vivido en centros de salud mental han conseguido encontrar trabajo, ahorrar dinero e incluso comprar una casa y ayudar a sus familias. Las actividades de rehabilitación en las comunidades pueden hacer que mejore así la calidad de vida y las perspectivas de futuro tanto de las personas interesadas como de sus familias. Poder ganar dinero y ser considerado un miembro útil de la sociedad es sumamente importante.

Compartir