La lucha por respirar: Elaine Ackley

GOLD/ICC/Douglas Levere

Elaine Ackley, de 58 años, vive en Buffalo, estado de Nueva York (EE.UU.) A los 16 años, siguiendo el consejo de su médico, empezó a fumar para perder peso. "Cada vez que empezaba una dieta me ponía a fumar", explica. Tras varias décadas de tabaquismo enfermó de EPOC. El 15 de noviembre, Día Mundial de la EPOC, celebra su cumpleaños y al mismo tiempo sus victorias para lograr vivir de manera más sana.

"Hace 15 años dejé de fumar definitivamente y empecé a correr", explica Elaine. Pero en lugar de sentirse mejor, notó que se cansaba cada vez más, señal de que había un problema. Dado que la EPOC evoluciona con lentitud, suele ser diagnosticada en personas de 40 años o más.

La EPOC es una enfermedad crónica debilitante, que merma la calidad de vida y puede causar la muerte prematura. El diagnóstico se confirma mediante una sencilla prueba llamada espirometría, con la que se mide cuán hondo respira una persona y la velocidad a la que el aire puede entrar y salir de sus pulmones.

GOLD/ICC/Douglas Levere

Después del diagnóstico Elaine no se rindió. Intenta hacer un poco de ejercicio cada día y mantenerse activa. Aunque la actividad física no hará revertir su enfermedad respiratoria, sí es un medio eficaz para alcanzar un mayor bienestar y mejorar su estado general de salud.

GOLD/ICC/Douglas Levere

Pese al esfuerzo que le cuesta realizar ciertas actividades (como bailar, dar largos paseos junto al río con su marido o sencillamente subir las escaleras), Elaine celebra sus éxitos: "he vivido más tiempo que la media de los pacientes y aún no necesito oxígeno de modo permanente".

GOLD/ICC/Douglas Levere

Elaine aspira a disfrutar plenamente de la vida, día a día: "adoro abrazar a mis hijos y nietos... pero me preocupa mucho que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica pueda afectar su vida en el futuro".

Compartir