Australia: Harrison

Harrison es el menor de cinco hijos de una familia australiana. Una mañana su madre, Lisa, estaba en el salón poniendo un vídeo para uno de sus hijos más mayores. En ese breve momento Harrison, de 18 meses, abrió un armario de cocina, sacó el tapón de un envase de detergente para lavavajillas y se tragó parte del polvo.

Aunque el envase se sellaba con un tapón con cierre de seguridad para niños, había que darle dos vueltas para sellarlo correctamente. Pero en la etiqueta no figuraban esas instrucciones y Lisa creyó equivocadamente que había cerrado bien el envase cuando sintió el primer clic al dar la vuelta al tapón.

Lisa oyó gritar al niño, corrió a la cocina y le vio vomitar sangre. Lo llevaron rápidamente en ambulancia al hospital y los médicos dudaron si sobreviviría. Sobrevivió, pero las consecuencias permanentes de su lesión, que han complicado mucho su alimentación, han cambiado su vida y las vidas de los miembros de su familia.

La historia de Harrison y la de otros niños pequeños que han sufrido accidentes similares tuvieron una rápida repercusión en los medios de comunicación. En unas semanas la empresa manufacturera había colocado etiquetas con advertencias en todos los envases alertando a los consumidores sobre el mecanismo de doble clic. Ulteriormente se rediseñó el envase y se incluyó un limitador de vertido y un cierre con un mecanismo de un solo clic.

Hubo organismos estatales y organizaciones no gubernamentales que hicieron presión para que se modificara la legislación. A consecuencia de ello, actualmente Australia tiene una ley que exige que todos los detergentes para lavavajillas se vendan en envases con cierre de seguridad para los niños y lleven etiquetas de advertencia si el pH del contenido es superior a 11,5. Los detergentes con un pH superior a 12,5 se han retirado del mercado. El polvo que tragó Harrison era extremadamente alcalino - tenía un pH de 13,4.

Compartir
Harrison tirado en la hierba riéndose.
Royal Children’s Hospital Foundation
El caso de Harrison recibió una gran cobertura mediática e hizo que se modificara la legislación.