Espina bífida e hidrocefalia

Octubre de 2012

International Federation for Spina Bifida and Hydrocephalus/Io Cooman

La espina bífida es una malformación congénita (llamada comúnmente defecto congénito) por la cual la columna vertebral no se desarrolla normalmente en las primeras semanas del embarazo. Ello provoca daños permanentes en la médula espinal y el sistema nervioso y puede dar lugar a parálisis de los miembros inferiores o problemas funcionales del intestino y la vejiga.

La mayoría de los niños con espina bífida también desarrollan hidrocefalia, un trastorno que ocasiona la acumulación de líquido cefalorraquídeo en la cabeza y con ello un aumento de la presión y una expansión del cráneo a un tamaño mayor que el normal. También puede provocar convulsiones, visión tubular, discapacidad mental o muerte.

El riesgo de la espina bífida se puede reducir hasta en un 70% si antes del embarazo la madre ingiere diariamente ácido fólico en cantidad suficiente. Las fuentes de ácido fólico incluyen los cereales integrales; los alimentos básicos enriquecidos, por ejemplo las harinas de trigo y de maíz; las legumbres secas; las verduras de hoja y las frutas o los suplementos que contienen ácido fólico.

Esta serie de fotografías se centra en un agente comunitario de rehabilitación en Uganda, que está mejorando la supervivencia y la calidad de vida de niños con espina bífida y/o hidrocefalia. La serie incluye imágenes de niños afectados por la espina bífida y muestra los medios por los que sus vidas están mejorando gracias a los cuidados dispensados en consonancia con las directrices de la OMS sobre trabajos comunitarios de rehabilitación.

Relato fotográfico

Enlaces

Recursos de la OMS