Una nueva vacuna protege a los niños haitianos contra cinco enfermedades

Abril de 2013

Recientemente Haití ha introducido una vacuna pentavalente, es decir, una vacuna combinada concebida para proteger a los niños contra cinco enfermedades peligrosas.

Jean-Pierre sabe que si vacuna a su hija Isabel le está dando uno de los mejores regalos que puede ofrecerle. El cabeza de familia está familiarizado con la tragedia y la muerte porque en los tres últimos años las ha visto muy de cerca: durante el devastador terremoto que sacudió Haití en enero de 2010 y se llevó la vida de 222 000 personas; como consecuencia de los fuertes vientos y lluvias provocados por el huracán Tomás en octubre de 2010, y durante la presente epidemia de cólera que empezó en noviembre de 2010.

Cinco vacunas en una

OMS/S.Oliel

Haití es uno de los países de las Américas con mayores tasas de mortalidad infantil. Las pincipales causas de defunción son las infecciones respiratorias agudas, como la neumonía, las enfermedades diarreicas, la anemia y la malnutrición crónica. Las vacunas son un medio de prevención eficaz de muchas de esas enfermedades. La vacuna pentavalente, “cinco en una”, protege a los niños contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y Haemophilus influenzae de tipo B (Hib) que causa neumonía y meningitis.

«La vacuna pentavalente es fundamental para luchar contra las enfermedades de la infancia y reducir la mortalidad infantil.»

Jeannot François, Director del Programa Ampliado de Inmunización de Haití

La prioridad del joven padre es proteger a su hija contra las enfermedades que pueden poner en peligro su vida. «La hemos traído aquí a vacunarse», dice Jean-Pierre mientras espera que los llamen para ponerle la vacuna en el hospital Eliazar Germain de Pétion-Ville, un suburbio de Puerto Príncipe. «La vacunación ayuda a prevenir las enfermedades en los niños, en particular porque juegan en todas partes y a menudo enferman.»

Esta es la razón por la cual la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Oficina Regional de la OMS para las Américas, ha estado colaborando con el Ministerio de Salud y Población de Haití para incorporar la nueva vacuna al programa nacional de inmunización, situando a Haití a la par del resto de países de las Américas.

Un mayor número de niños vacunados

Jean-Pierre se hace eco de los mensajes que han difundido los trabajadores de salud y los funcionarios del Ministerio de Salud de Haití desde noviembre de 2012, cuando se introdujo la vacuna pentavalente. A partir de esa fecha, un número creciente de niños han ido acudiendo a los centros de salud a vacunarse. Según las estimaciones, en los próximos cuatro años, alrededor de 3000 niños menores de cinco años salvarán la vida como resultado de la adopción de la nueva vacuna.

«La introducción de la vacuna pentavalente ha sido una buena experiencia. Nos ha traído a muchos pacientes, porque hay una gran demanda», dice la enfermera Denisse Jean Baptiste, jefa del servicio de inmunización del hospital Eliazar Germain, señalando hacia la sala de espera, llena de padres con sus hijos.

OMS/S.Oliel

«La vacuna pentavalente es fundamental para luchar contra las enfermedades de la infancia y reducir la mortalidad infantil», indica Jeannot François, Director del Programa Ampliado de Inmunización del Ministerio de Salud de Haití. «A pesar de que aún es demasiado pronto para medir su repercusión, los resultados preliminares señalan que la comunicación y la movilización social han sido eficaces, ya que ahora muchos padres se interesan por una vacuna que antes solo estaba disponible en el sector privado. Ahora todo el mundo puede acceder gratuitamente a ella.»

El objetivo del Ministerio es administrar tres dosis de la vacuna a 288 000 niños menores de un año. Para alcanzar esa meta, la OMS ha contratado y capacitado a un equipo de 12 médicos haitianos, formados en Cuba y la República Dominicana, para que a su vez capaciten a trabajadores de salud en el uso de la vacuna pentavalente en los 10 departamentos del país.

La introducción de la nueva vacuna en Haití ha recibido el apoyo de la OMS, la Alianza GAVI y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, que también han ayudado a asegurar que las vacunas se vendan a precios razonables y se distribuyan apropiadamente.

En el hospital de Pétion-Ville, una enfermera llama a la pequeña Isabel para administrarle la vacuna y darle un comprimido de vitamina A. Otros 21 niños aguardan su turno para recibir una inyección que quizá les haga llorar un poco pero puede salvar sus vidas. Rodeada de vacunas y jeringuillas, Denisse Jean Baptiste dice: «Gracias en nombre de los niños de Haití.»

Compartir