La OMS prepara una campaña de vacunación de emergencia en Filipinas con ayuda del Reino Unido

Noviembre de 2013

Una donación de 16 refrigeradores solares para vacunas realizada por el Reino Unido a la OMS permitirá subsanar importantes deficiencias en la aplicación de una campaña de vacunación de emergencia puesta en marcha esta semana en Filipinas.

Si bien casi 500 000 niños necesitan la vacuna, la campaña está comenzando con aquellos que viven en las zonas más afectadas, y se irá ampliando en función de los recursos disponibles.

Mantener las vacunas a baja temperatura en zonas sin electricidad

El personal de logística de la OMS supervisa la carga de los refrigeradores para vacunas en un avión de las fuerzas aéreas coreanas en el Aeropuerto Internacional de Mactan-Cebú para su envío a Tacloban.
OMS/I. Hamam

El tifón Haiyan dejó a su paso una estela de devastación y causó daños al tendido eléctrico, cuya reparación podría llevar hasta dos o tres meses. Esto ha dejado a muchos hospitales y establecimientos de salud inoperativos, incluidos sus sistemas de refrigeración de medicamentos y vacunas. Unos de los mayores problemas durante la campaña será mantener las vacunas a baja temperatura para que no pierdan su eficacia.

«Estos refrigeradores donados por el Reino Unido desempeñarán un importante papel garantizando que las vacunas sean almacenadas y transportadas en buenas condiciones hacia las zonas donde se necesitan. De esta forma, podemos asegurarnos de que las vacunas lleguen a cuantos niños sea posible, especialmente a aquellos que viven en las zonas más afectadas», dice la Representante de la OMS en Filipinas, Julie Hall.

Lograr un rápido despliegue

"Estos refrigeradores donados por el Reino Unido desempeñarán un importante papel garantizando que las vacunas sean almacenadas y transportadas en buenas condiciones hacia las zonas donde se necesitan."

Julie Hall, Representante de la OMS en Filipinas

Los frigoríficos fueron enviados el 23 de noviembre desde el Reino Unido hasta el Aeropuerto Internacional de Mactan-Cebú, que es un importante centro de recepción de suministros de ayuda humanitaria tras el tifón. Menos de 48 horas después (el 25 de noviembre), con la ayuda de la OMS, fueron enviados con un avión de las fuerzas aéreas coreanas a Tacloban, donde estaba previsto iniciar la campaña de inmunización al día siguiente.

«Algunos de los refrigeradores se utilizarán inmediatamente cuando se ponga en marcha la campaña de inmunización en Tacloban», dice Michel Tomaszek, responsable de logística de la OMS que se encargó de la recogida de los refrigeradores en el aeropuerto de Tacloban y está organizando su entrega al Centro Médico Regional de Visayas Orientales, donde servirán para almacenar las vacunas. «Los refrigeradores restantes se enviarán a otras zonas, con el acuerdo del Departamento de Salud, para posibilitar la ampliación de la campaña a tantas zonas afectadas cuantas sea posible».

Compartir