El ebola en primera persona: Nuestro día a día sobre el terreno

José Rovira-Vilaplana

26 de marzo de 2015

Con 25 años de experiencia a sus espaldas como especialista en logística, José Rovira-Vilaplana ha prestado apoyo en todo tipo de brotes epidémicos y situaciones de respuesta a emergencias, desde la lucha contra los brotes de virus del Ebola y de Marburgo hasta el despliegue de medidas de control antes y durante la pandemia de H1N1 en México. Formó parte del primer equipo de respuesta enviado por la OMS a Guinea en marzo de 2014, cuando apareció en el país el virus del Ebola de la especie Zaire. Los especialistas en logística son «hombres de acción»: son los que se encargan de asegurar que todo esté en su lugar para poner en marcha una intervención de respuesta. Su labor abarca desde la supervisión de la construcción de centros de tratamiento hasta la recogida de muestras de cadáveres para pruebas de laboratorio, pasando por la obtención de apoyo para las actividades de respuesta ante el brote.

José Rovira-Vilaplana, responsable de logística, supervisa la distribución de 2,6 toneladas de equipos de protección personal (EPP) a los principales centros de tratamiento de Conakry y de otras localidades.
OMS/T. Jasarevic

«Formé parte, junto algunos miembros del consorcio de laboratorios móviles de la Unión Europea y unos pocos colegas de la OMS, de los primeros técnicos de respuesta a emergencias que se desplazaron a Conakry. El equipo de respuesta ante brotes epidémicos de la OMS fue una de las primeras organizaciones en llegar a esta ciudad y la primera en establecer una unidad de aislamiento en el hospital de Kipe, el moderno centro en el que se trató a la persona que había traído el virus del Ebola a Conakry desde Guékédou, pasando por Macenta.»

«Nos pusimos rápidamente manos a la obra. Acompañado por el equipo médico de la OMS, me reuní con un grupo de personas sospechosas de haber contraído la enfermedad por el virus del Ebola (EVE). Las entrevistamos para averiguar cómo habían entrado en contacto con el primer caso de EVE en Conakry. Entre los entrevistados estaban el jefe de oncología, así como el cirujano, los enfermeros y el anestesista que habían participado en la operación practicada a ese primer caso de EVE. Tres de esas cinco personas morirían más tarde a causa del ebola.»

«Entretanto, en los dos días transcurridos desde nuestra llegada, el equipo de la Unión Europea ya se había desplazado a Guékédou para construir un laboratorio que permitiese realizar pruebas diagnósticas in situ, reduciendo así la necesidad de transporte aéreo para las muestras.»

Nadie quería acoger a los enfermos de ebola

«Uno de mis cometidos fue encontrar un lugar donde cobijar a estos trabajadores sanitarios afectados por el virus y construir centros de aislamiento y tratamiento para otros posibles pacientes de EVE. Nadie quería acoger a los enfermos de ebola. Todos le tenían miedo al virus. Algunos incluso llegaron a sugerir que construyésemos un centro de tratamiento en un vertedero a 20 kilómetros de Conakry.»

«Finalmente, logramos rehabilitar un centro abandonado de tratamiento del cólera perteneciente al hospital de Donka – el hospital de referencia nacional – y convertirlo en un centro de tratamiento de EVE. Dentro de los trabajos de rehabilitación, hubo que hacer de todo, hasta instalar la electricidad. El personal médico infectado del hospital de Kipe se trasladó de inmediato a Donka; conforme se iba propagando el brote, fueron ingresando también otros enfermos de EVE.»

Trabajando sin tregua

«Pero la extrema escasez de recursos y el temor a una expansión del brote llevaron a la OMS y sus asociados a construir otro centro de tratamiento en el recinto hospitalario de Donka, junto al centro que acabábamos de rehabilitar. A continuación, tuvimos que desinfectar el hospital de Kipe. Estuvimos trabajando sin tregua. Los integrantes del equipo de la OMS teníamos que desplazarnos todos los días a dos establecimientos –el hospital de Kipe y los nuevos centros de tratamiento de Donka–, además de ocuparnos de muchas otras tareas. No dejábamos de ir y venir de un hospital al otro.»

«A todo esto hay que sumarle todo el trabajo relacionado con la implantación de los sistemas de respuesta.

  • La biblioteca de la oficina de la OMS en el país se transformó en centro de operaciones para la lucha contra el ebola.
  • Una sala de operaciones del Ministerio de Salud se convirtió en centralita de llamadas para atender a las personas con EVE, o que necesitaban transporte para pacientes enfermos, así como a quienes deseaban notificar posibles casos de ebola.
  • Asimismo, nos esforzamos por hallar medios más eficaces para transportar el material y trasladar a los integrantes del equipo de respuesta entre Conakry y Guékédou, brindamos apoyo al laboratorio nacional y nos encargamos de evaluar la seguridad de las prácticas funerarias habituales en el país y de las medidas de control y lucha contra la infección.»

«Además de proporcionar EPP para las intervenciones de respuesta en curso en Guinea, habíamos organizado anteriormente una distribución anticipada de EPP en Liberia y Sierra Leona, para la cual recurrimos a la reserva de emergencia de la OMS en Dubai. Nuestro equipo ya había anticipado brotes en esos países, y éramos conscientes de su importancia.»

José Rovira-Vilaplana, OMS

«En toda epidemia, la urgencia de la situación hace que sea fundamental identificar rápidamente las medidas idóneas que se han de adoptar y convencer a las poblaciones clave de que redundarán en interés de todos. Pero no es tarea fácil.»

«Poco después de nuestra llegada, también nos reunimos con el Presidente de Guinea para examinar posibles estrategias de respuesta a la epidemia. Por aquel entonces, solo se tenía constancia del brote registrado en Guékédou. El Presidente nos brindó todo su apoyo, circunstancia que resultó extremadamente útil: en un plazo de dos días, se agilizaron los trámites aduaneros y de importación para el material de respuesta al ebola, lo cual permitió a los equipos de la OMS distribuir 2,6 toneladas de EPP, y ello apenas unas horas después de su llegada.»

«Aunque para entonces ya había comenzado el brote en Conakry, la OMS pudo enviar inmediatamente ese material al hospital de Kipe, así como al laboratorio de referencia del hospital de Donka y a los depósitos centrales nacionales. Para finales de marzo, además de proporcionar EPP para las intervenciones de respuesta en curso en Guinea, habíamos organizado ya una distribución anticipada de EPP en Liberia y Sierra Leona, para la cual recurrimos a la reserva de emergencia de la OMS en Dubai. Nuestro equipo ya había anticipado brotes en esos países, y éramos consciente de su importancia.»

«Todas estas tareas forman parte de nuestro día a día como especialistas de logística en situaciones de respuesta a emergencias, con sus cambiantes desafíos.»