Bhután mejora la salud y la felicidad de su población luchando contra las enfermedades no transmisibles

Mayo de 2017

En Bhután, la protección de la población contra las enfermedades cardiovasculares y enfermedades respiratorias, el cáncer y la diabetes es una prioridad nacional.

OMS/P. Dodedrak

Los monjes promueven la actividad física y la alimentación saludable. Los funcionarios del Ministerio de Hacienda recaudan impuestos sobre el tabaco y el alcohol. Los trabajadores sanitarios locales tratan a los aldeanos que sufren cardiopatías y diabetes a las puertas de sus hogares.

La protección de la población contra las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, el cáncer y la diabetes es una prioridad nacional. El país ha puesto en marcha un plan nacional que involucra a todos los sectores, desde la hacienda pública hasta la sanidad y la educación, para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles (ENT).

Bhután es también el primer país de la Región de Asia Sudoriental de la OMS que aplica el conjunto OMS de intervenciones esenciales contra las ENT en la atención primaria en lugares con escasos recursos.

Las dinámicas son claras. Las ENT causan más de la mitad de las muertes en el país. Más de una cuarta parte de la población sufre de hipertensión. Los hábitos alimenticios tradicionales incluyen tres comidas diarias con alto contenido de sal y un alto consumo de alcohol, factores que aumentan el riesgo de presentar ENT. A ello se suma el consumo de tabaco y el sedentarismo, que agravan el riesgo. Y, hasta hace poco, los habitantes de las aldeas remotas apenas tenían acceso a medicamentos.

El monje budista Lopen Pasang, coordinador sanitario de la comunidad monástica bhutanesa, compuesta por unos 12 000 monjes, explica: «Aquí, la gente solía referirse a las ENT como "el asesino silencioso". Los monjes han estado particularmente expuestos, debido a su alimentación, que contenía mucha sal, azúcar y grasas, y a su sedentarismo. Estos factores causaron un aumento de la obesidad, la hipertensión, la diabetes y otras ENT».

Es posible actuar contra las enfermedades no transmisibles

En 2018, Bhután pondrá en marcha un nuevo plan socioeconómico de cinco años de vigencia que priorizará la prevención de las ENT y la lucha contra estas enfermedades en todos los sectores.

Gracias al conjunto OMS de intervenciones esenciales contra las ENT en la atención primaria en lugares con escasos recursos, los trabajadores sanitarios pueden determinar si sus pacientes están expuestos a factores de riesgo como la hipertensión y la hiperglucemia y ofrecer tratamiento a las personas con más riesgo de sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular u otras complicaciones.

Estas intervenciones permiten detectar el riesgo de enfermar en una etapa temprana y prestar asistencia más prontamente y con mayor eficacia para aumentar las posibilidades de que el desenlace clínico del paciente sea favorable.

De acuerdo con el Dr. Cherian Varghese de la OMS, «los esfuerzos de Bhután, sobre todo en la prevención y el tratamiento de las cardiopatías, son un modelo para los demás». El Dr. Cherian Varghese participa en la concepción y aplicación de una nueva iniciativa denominada «Global Hearts».

Esta iniciativa de la OMS, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y otros asociados está ayudando a una serie de países a mejorar la gestión de las cardiopatías, reducir el consumo de sal y potenciar la lucha contra el tabaco, tal y como ha hecho Bhután.

La Dra. Karma Lhazeen, Directora de Salud Pública del Ministerio de Salud de Bhután, ha explicado que los programas de detección sistemática, el asesoramiento y el tratamiento, acompañados de una estrecha vigilancia, han permitido luchar eficazmente contra la hipertensión. Según indica la doctora, en los distritos donde se han aplicado todas las intervenciones esenciales de la OMS se ha reducido del 42% al 21% la proporción de personas con hipertensión, y también se han observado mejoras en otras enfermedades, como la diabetes.

En 2014, Bhután llevó a cabo una campaña nacional de vigilancia utilizando el método progresivo de la OMS (STEPS) para recopilar, analizar y difundir datos sanitarios, con el fin de conocer más claramente de la magnitud del problema de las ENT. Los resultados de la campaña fueron sorprendentes: el 39% de los encuestados presentaba sobrepeso u obesidad, el 36% padecía hipertensión y la mitad no practicaba ninguna actividad física intensa. Una de cada tres personas con hipertensión no tomaba ningún tipo de tratamiento.

Tras analizar estos datos, se elaboró un nuevo plan nacional de acción contra las ENT.

Todos los bhutaneses reciben atención médica gratuita. El nuevo plan nacional destinará el 53% de sus presupuestos y sus equipos a luchar contra las ENT en los distritos más afectados (en lugar del 30% del plan anterior) y concederá más poder de decisión a nivel local.

Bhután también se ha centrado en los principales riesgos que favorecen las ENT. Los impuestos sobre el alcohol se han aumentado en un 100% y los distritos aplican un plan contra el consumo de alcohol, con el apoyo de la OMS. La estricta legislación contra el tabaquismo prohíbe la producción, la venta y el consumo en lugares públicos de este producto mortífero, y los impuestos que lo gravan son elevados. Además, se recomienda encarecidamente la actividad física.

El compromiso político es esencial para luchar contra las ENT

A juicio de Tshering Dhendup, coordinador nacional en materia de ENT de la OMS en Bhután, «las medidas gubernamentales contra las ENT han sido muy alentadoras. Se ha asumido un compromiso político al más alto nivel».

Y ese compromiso es fundamental.

A principios del presente año, el primer ministro Tshering Tobgay se reunió el Equipo de Tareas Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles dirigido por la OMS. En esa ocasión, Tobgay señaló: «Las ENT generan una preocupación creciente en Bhután. Ahora vivimos más años y disfrutamos de mayor prosperidad, pero sufrimos enfermedades relacionadas con el estilo de vida».

La prevención y el tratamiento de las ENT son un componente central de los planes de Bhután para cimentar un futuro sostenible, una pretensión que es conforme a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyos objetivos son erradicar la pobreza y promover la paz, sin dejar a nadie atrás. Otra de las metas de la Agenda es reducir en un tercio las muertes prematuras por ENT de aquí a 2030.

Bhután es uno de los países que la OMS ha seleccionado para ofrecer un apoyo integrado con el fin de acelerar los progresos hacia el logro de nueve metas mundiales relacionadas con las ENT, que incluyen la reducción de un 25% de las muertes prematuras por ENT de aquí a 2025, así como de las metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que también guardan relación con estas enfermedades. Hasta la fecha, esta ayuda ha sido determinante para la evolución favorable del país a este respecto.

La Dra. Lhazeen explica: «La lucha contra las ENT contribuye a desarrollar nuestro país. Una pequeña inversión en la prevención y en la atención primaria y secundaria conllevará un gran ahorro porque reducirá los altos costos asociados con la atención a las ENT». Concedamos la última palabra al monje Pasang, él mismo diabético e hipertenso:

«Estoy viendo cambios en la salud de los monjes y en la de la población en general. Los monjes más jóvenes saben que deben llevar una alimentación saludable, evitar el alcohol y hacer ejercicio físico. Esta actitud ha mejorado su calidad de vida».