Omán lucha contra las ENT en los zocos, los restaurantes y las panaderías

Agosto de 2017

En el Sultanato de Omán, las empresas y las comunidades están liderando la lucha contra las enfermedades no transmisibles (ENT), como las cardiopatías, las neumopatías, el cáncer y la diabetes, mediante medidas como la prohibición de fumar en los zocos y la reducción del contenido en sal del pan.

Puesta en marcha de un nuevo proyecto de promoción de la salud en la ciudad omaní de Nizwa
Puesta en marcha de un nuevo proyecto de promoción de la salud en la ciudad omaní de Nizwa
OMS

Guiados por el Proyecto de Vida Sana en Nizwa puesto en marcha en el país en 1999, que es el proyecto de promoción comunitaria de la salud más antiguo de Omán, numerosos estratos de la sociedad, desde la autoridad nacional de protección del consumidor y las autoridades municipales hasta diversas empresas, han unido sus fuerzas para reducir los riesgos que provocan las ENT y, al mismo tiempo, mejorar la salud.

Nizwa, ubicada a unos 175 km de Mascate, la capital de Omán, es una de las ciudades más antiguas del país y uno de los destinos turísticos más populares.

«Si todo va bien, fijaremos el objetivo de difundir estas iniciativas y las pondremos en práctica en más lugares del país», dice el Dr. Zahir Al Anqoudi, jefe de la sección de ENT del Ministerio de Salud de Omán y miembro de la Sociedad Antitabáquica de Omán.

A principios de año, el proyecto de Nizwa puso en marcha dos nuevas actividades innovadoras de promoción de la salud: los «Zocos sin tabaco» en el mercado tradicional al aire libre de Mascate, y la Iniciativa a favor de restaurantes sanos.

Omán es uno de los varios países elegidos por la OMS para recibir apoyo integrado con miras lograr rápidamente las nueve metas mundiales de prevención y control de las ENT, incluida la reducción de las muertes prematuras por ENT en un 25% para 2025 y las metas relacionadas con la salud de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Una receta excepcional para el éxito

El apoyo de la OMS ha sido clave para el éxito de Omán a la hora de reducir el consumo de sal, reducir las ventas de alcohol y promover y fomentar la actividad física. La Organización también ha ayudado a sentar las bases para las cinco prioridades estratégicas de la OMS en materia de prevención y control de las ENT que Omán pretende alcanzar: el control del tabaco, una dieta sana, la actividad física, territorios sanos, y la integración de las ENT en la asistencia sanitaria primaria.

La OMS también se ha esforzado por unir a las personas y los dirigentes de diferentes sectores en pos del objetivo común de intensificar la acción para mejorar la salud de los omaníes en su vida cotidiana.

Uno de los resultados de dicha colaboración ha sido la reducción significativa del consumo de sal. La reducción del contenido de sal de los alimentos fue una medida respaldada por muchos productores locales de alimentos, especialmente las principales panaderías de Omán, que suministran el 90% de todos los productos de panificación. Como consecuencia de ello, el Gobierno de Omán se ha comprometido a promulgar leyes adicionales para regular las grasas y los azúcares.

Actuar en las calles

En Omán, los centros comunitarios donde se reúne la gente suelen ser los lugares de culto, los restaurantes o los mercados. En vista de ello, el Ministerio de Salud de Omán se está centrando en estos lugares para hacer frente a dos grandes factores de riesgo respecto de las ENT: la dieta y el tabaco.

En Nizwa, la apertura de un zoco sin tabaco fue el segundo gran paso en la lucha antitabáquica, tras la prohibición de fumar en espacios cerrados adoptada en 2010. Un estudio realizado por voluntarios locales en 2016 mostró que la prohibición de fumar contaba con el respaldo casi unánime de los miembros de la comunidad, los propietarios de empresas, los visitantes locales y los turistas internacionales.

La Iniciativa a favor de restaurantes sanos es una novedad en Omán y una de las pocas iniciativas de este tipo en la Región del Mediterráneo Oriental. Tres restaurantes se han ofrecido voluntariamente a adoptar de manera experimental diversas directrices locales con el fin de incluir en sus menús alimentos sanos con bajo contenido de sal, grasas y azúcar. También se ofrecen al personal cursos sobre la preparación de platos sanos.

«Velaremos por que la puesta en práctica de las iniciativas se haga de forma gradual mediante una sensibilización y una capacitación adecuadas», dice el Sr. Yarub Al Yahyaee, director del municipio de Nizwa.

Argumentos a favor del cambio

En Omán es esencial luchar contra factores de riesgo como la dieta y el tabaquismo que están estrechamente relacionados con los cánceres, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas.

Más del 50% de los hombres y mujeres omaníes tienen sobrepeso o están obesos, más del 40% tienen hipertensión y el 12% tienen diabetes. Uno de cada cinco omaníes muere antes de cumplir 70 años, en la mayoría de los casos por enfermedades cardiovasculares mayormente prevenibles.

Como en muchos otros países de la Región del Mediterráneo Oriental de la OMS, el consumo medio de sal en Omán es casi de 10 gramos por persona y día, esto es, el doble de lo que recomienda la OMS.

Por esta razón, el Equipo de Tareas Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las ENT (UNIATF) y el equipo de apoyo integrado a los países del mecanismo de coordinación mundial de la OMS sobre la prevención y el control de las ENT (GCM/NCD) colaboran estrechamente con Omán para que las medidas como la reducción de sal se puedan aplicar en su totalidad, comenzando por el monitoreo y la vigilancia del consumo de sal por el conjunto de la población.

Lograr resultados

Desde 2015, Omán ha logrado reducir en un 10% el contenido de sal de los productos de panificación en las principales panaderías. En 2016, esta iniciativa estableció el objetivo más ambicioso de reducir en un 20% el contenido de sal del pan y también del queso.

El Ministerio de Salud de Omán también ha establecido un equipo nacional de monitoreo para controlar los progresos en la reducción de la sal y las grasas en los productos alimenticios del país.

Se espera que esto permitirá establecer una medida de referencia del consumo de sal por la población, normalmente medida mediante una muestra de orina de 24 horas, de modo que los progresos puedan monitorearse y vincularse más fácilmente a cambios en los resultados sanitarios.

Para que los jóvenes omaníes se puedan beneficiar de estas medidas, el Gobierno ha incluido la educación sanitaria en todos los programas escolares. El objetivo es que los jóvenes pueden actuar como motores potentes del cambio pero que también se beneficien en gran medida de los mensajes de promoción de la salud.

El Gobierno está considerando una propuesta suplementaria de reducir las grasas saturadas, en particular el aceite de palma, en los alimentos omaníes.

Promover la participación de todos

Las autoridades señalan que, para que Omán siga teniendo éxito en la lucha contra las ENT, se precisarán un fuerte liderazgo y un enfoque multisectorial que abarque a todos los niveles de la sociedad. También se precisará paciencia y apoyo para que los proyectos piloto se puedan ampliar al ritmo adecuado.

«Es alentador ver cómo la industria de la alimentación y las bebidas en Omán se ha comprometido de manera tan genuina con la realización de cambios para mejorar la salud», dice el Dr. Asmus Hammerich, director de ENT en la Oficina de la Región del Mediterráneo Oriental de la OMS.