Riesgos para la salud de las personas en la región de Gran Darfur: cóctel de peligros ambientales

13 Septiembre de 2004

El brote de hepatitis E en los campamentos de refugiados de la Región de Gran Darfur y en el Chad oriental y el riesgo de que se produjera un brote de cólera después del registrado en la parte central y occidental del país subrayaron la necesidad urgente de acelerar las actividades de abastecimiento de agua y saneamiento en los campamentos de desplazados internos. El llamamiento unificado de las Naciones Unidas para el Programa de Asistencia al Sudán indica que un mayor acceso a agua potable y letrinas sanitarias, así como la educación y la promoción de la salud y la higiene, son una de las cinco prioridades estratégicas para salvar vidas a lo largo de 2004, junto con la alimentación y la agricultura, la salud, la vivienda y los artículos no alimentarios (ANA). Se necesitan unos US$ 33 millones para 2004, de los cuales US$ 18 millones son sólo para la Asistencia en Darfur.

Aunque el número de defunciones provocadas por el último brote de hepatitis E, enfermedad transmitida por el agua, es pequeño en comparación con las provocadas por otras causas relacionadas con conflictos, se añade, no obstante, al número de defunciones y a la morbilidad en la Región de Gran Darfur. La región entró en conflicto a principios de febrero de 2003. Hasta la fecha se calcula que hay más de 1,2 millones de personas desplazadas y probablemente muchas más afectadas.

Los ingenieros ambientales de la OMS han inspeccionado los tres campamentos de desplazados internos de la Región de Gran Darfur y, a continuación, describen el cóctel de peligros ambientales que causará más víctimas y sufrimiento humano, en particular a las mujeres.

Pozos sin protección o abiertos

El agua de los pozos sin protección o abiertos que se ven en los campamentos es propensa a la contaminación de diversas formas, a saber: 1) por los recipientes que se utilizan para extraer el agua; 2) por el agua que vuelve a caer al pozo durante el proceso de extracción; 3) por diversos tipos de desechos, como basura, polvo o excrementos de animales; y 4) por las escorrentías de agua de lluvia que pueden contener materias fecales si las condiciones de saneamiento son malas.

En el campamento de Kerenek (Darfur occidental) el Ministerio de Salud del Estado ordenó que se cerraran los pozos abiertos hasta que pudieran realizarse las mejoras apropiadas. La OMS recomienda que se cierren los pozos abiertos, siempre que se suministre a la población una cantidad adecuada de agua procedente de otras fuentes, hasta que se puedan proteger como es debido.


Recipientes abiertos

Algunas familias utilizan bidones y otros recipientes para transportar y almacenar agua. El agua que se transporta y almacena en recipientes abiertos corre el riesgo de contaminarse por el contacto con las manos u objetos sucios. La OMS recomienda que los recipientes sean de cuello estrecho o cerrados porque con ese tipo de recipientes se reducen las posibilidades de que se contamine el agua.


Transporte del agua

En todo el Sudán y en la Región de Gran Darfur el agua suele transportarse en burro. Una manera tradicional de transportar el agua de un sitio a otro es cargando el burro con bolsas de piel de cabra. El agua puede contaminarse mientras se rellena la bolsa, mientras se transporta y mientras se vacía. Los agentes de salud de la comunidad especializados en salud e higiene deben dar instrucciones sobre cómo rellenar las bolsas y almacenar el agua. Si el agua no procede de una fuente clorada, se recomienda encarecidamente aplicar un proceso de cloración. Los usuarios también deben filtrar el agua con un trozo de tela para deshacerse de objetos pequeños y grandes. El agua debe almacenarse en recipientes limpios y cerrados en los hogares.


Higiene personal

Si se dispone de cantidades limitadas de agua, como es el caso de los campamentos de desplazados internos de la Región de Gran Darfur, es probable que el agua se utilice con moderación para la higiene personal, a saber, lavar la ropa y lavarse las manos. Las campañas de promoción de la higiene son esenciales para difundir mensajes sobre la importancia de mejorar el comportamiento higiénico: lavarse las manos con jabón, manejo y almacenamiento seguros del agua en el hogar, desecho adecuado de las heces de los niños, importancia de la limpieza de letrinas y prácticas seguras de manipulación de los alimentos.


Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Fadéla Chaib
Teléfono: +41 22 791 3228
Fax: +41 22 791 4181
e-mail: chaibf@who.int

Yvette Bivigou
Teléfono: +249 912 167 501
e-mail: bivigouy@sud.emro.who.int