Vivir bien a pesar de la demencia

Galería de fotos: abril de 2012

La demencia, sobre todo el alzhéimer, puede resultar abrumadora para los afectados, el personal que los asiste y la familia. No obstante, la calidad de la vida de todos ellos puede mejorar si se les proporcionan cuidados y apoyo apropiados.

Las fotografías que siguen fueron cedidas amablemente por la profesora Cathy Greenblat, quien las tomó como parte de una proyecto fotográfico transcultural sobre envejecimiento, demencia y cuidados al final de la vida. Con estas imágenes evocadoras se pretende mostrar que las personas con demencia que son tratadas como seres humanos completos en un ambiente positivo pueden seguir dando y recibiendo amor, y compartir incluso momentos de risa desbordante.

Cathy Greenblat

Marie-Therèse y Féderica pintan una cometa. Mónaco

A pesar de la diferencia de noventa años de edad entre ellas, Marie-Therèse y Féderica lo pasan de lo más bien pintando juntas una cometa. Facilitar información accesible sobre el alzhéimer a los niños puede ayudarlos a hacer frente a la enfermedad en la familia.



Cathy Greenblat

Elsie y Jody en una sesión de LaughterYoga. Estados Unidos

LaughterYoga es una combinación de ejercicios físicos y respiratorios, con una comunicación verbal mínima, que puede representar un momento de gran diversión para las personas con alzhéimer.



Cathy Greenblat

El señor Noori, del Centro Bangalore. India

Después de haber sido gerente de una empresa industrial importante, el señor Noori, de 80 años, entristeció al darse cuenta de que había menguado su capacidad para involucrarse en actividades que hasta hacía poco tiempo le resultaban placenteras.



Cathy Greenblat

Un gran abrazo. Japón

Todo el mundo sonrió cuando una auxiliar de un asilo de Kyoto abrazó a este anciano. El gerontólogo Hidetoshi Endo explica: «Los cuidados espirituales en casa y en los asilos están generalizados en el Japón, y quienes los prestan lo hacen con amor y sonrisas».



Cathy Greenblat

Elsa. República Dominicana

A Elsa y otro de sus diez hermanos le diagnosticaron alzhéimer. Ella había dejado de asistir a la escuela al terminar el cuarto grado y se quedó en casa para ayudar a su madre; nunca se casó.



Cathy Greenblat

Liliane muestra un retrato de su nieto. Francia

A los participantes en una sesión de psicoterapia a base de reminiscencias, en Niza, se les insta a llevar consigo una foto u otro objeto que consideren importante.

Compartir