OMS/Pierre Formenty

El brote de fiebre hemorrágica de Marburgo registrado en la provincia de Uíge (norte de Angola) empieza a estar bajo control. Han muerto más de 300 personas, pero el número de nuevos casos ha disminuido considerablemente con respecto al momento de máxima actividad del brote, a principios de abril. Los profesionales sanitarios y la población siguen en estado de gran alerta.