¿En situaciones de emergencia conviene administrar la vacuna antitetánica a los supervivientes lesionados?

Preguntas y respuestas
Noviembre de 2013

R: En situaciones de emergencia, cuando hay lesiones graves de por medio, debe tenerse presente la inmunización antitetánica.

El tétanos es una complicación de heridas y lesiones, de modo que es fundamental que los lesionados reciban una atención médica y quirúrgica adecuada en las heridas abiertas contaminadas. Toda herida abierta debe considerarse contaminada y por lo tanto no debe cerrarse. Es esencial el desbridamiento y la extirpación del tejido muerto y los detritos y, en función del tamaño de la herida, puede ser necesario llevar a cabo un procedimiento quirúrgico en condiciones adecuadas. Las heridas deben cubrirse con vendajes estériles y hay que programar al paciente para una sutura primaria aplazada.

Tipos de vacunas antitetánicas

  • TT - Anatoxina tetánica
  • DTP - Vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina
  • DT - Anatoxina diftérica y tetánica
  • Td - Anatoxina tetánica y diftérica (la diftérica en dosis baja)

Por lo general se administra la vacuna antitetánica a las víctimas de desastres naturales según sea necesario por razones varias.

  • En primer lugar, no es transmisible de persona a persona.
  • Segundo, en muchas partes del mundo, casi todas las personas ya están protegidas de algún modo contra el tétanos por inmunización.

En resumen, durante una situación de emergencia el tétanos puede prevenirse de las siguientes formas:

  • Una limpieza cuidadosa de las heridas, las superficiales y las profundas, puede reducir considerablemente el riesgo de tétanos. También es importante proteger las heridas limpias con vendajes y desinfectantes tópicos para que no se vuelvan a contaminar.
  • Todas las personas que se dediquen a la retirada o selección de escombros deben llevar indumentaria protectora y zapatos cerrados, si se dispone de ellos.
  • De ser posible, debe ofrecerse la anatoxina tetánica a todas las personas que se dediquen a la limpieza de escombros y a la reconstrucción. A las personas que no hayan recibido la anatoxina antitetánica en el pasado, o cuyo historial de vacunación sea incierto, se les administrará una segunda dosis de cuatro a ocho semanas después de la primera. La primera dosis no protegerá a los que no se hayan vacunado previamente, sino que más bien preparará el cuerpo para generar inmunidad antitetánica con la segunda dosis que se administre al menos cuatro semanas después.
  • De ser posible, la vacunación con la anatoxina tetánica debe ofrecerse a todos los desplazados internos que no hayan recibido al menos tres dosis anteriores.
  • Puesto que el riesgo de contraer tétanos es elevado en zonas de desastre, y que se desconocerá el estado de inmunización de la mayoría de las personas, convendrá ofrecer dosis de anatoxina tetánica, aunque solamente pueda garantizarse una dosis.
  • Puede que se necesiten inmunoglobulinas tetánicas para tratar a los que tengan heridas profundas.

En las situaciones de emergencia en las que los niveles anteriores de inmunización con anatoxinas tetánicas eran bajos, deberá prestarse una atención especial a prevenir el tétanos maternal y neonatal inmunizando a mujeres en edad de concebir y mejorando las condiciones higiénicas de los partos. Asimismo, deberá restablecerse la inmunización sistemática de mujeres y niños lo antes posible.

Compartir