Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco: ¿Por qué es importante?

Preguntas y respuestas en línea
31 de mayo de 2012

R: ¿Por qué es tan importante que los países apoyen y apliquen el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco? ¿Cómo pueden contribuir a que cambien las cosas y a avanzar hacia un mundo libre de tabaco?

R: La epidemia de tabaquismo es la principal causa de defunción prevenible. Cada año se cobra la vida de cerca de 6 millones de personas, de las cuales más de 5 millones son fumadores o ex fumadores y más de 600 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. De persistir las tendencias actuales, el número de defunciones aumentará para 2030 a ocho millones, más del 80% de ellas concentradas en los países de ingresos bajos y medios. El tabaco mata a muchas personas justo en el momento en el que son más productivas, privando así a las familias de sus principales sostenes y a las naciones de una valiosa fuerza de trabajo.

El incremento del comercio, la inversión extranjera y otros fenómenos complejos de alcance internacional han traído consigo una mundialización de la epidemia de tabaquismo. Al convertirse el tabaco en un problema que trasciende las fronteras nacionales, su control exige una cooperación internacional y una regulación multilateral.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS) se concibió como una respuesta mundial a la mundialización de la epidemia de tabaquismo. Tras su adopción en junio de 2003, se convirtió en uno de los tratados con más adhesiones en la historia de las Naciones Unidas; el Convenio constituye desde el 27 de febrero de 2005 un instrumento de derecho internacional jurídicamente vinculante.

Cabe afirmar con toda certeza que la reducción de las tasas de consumo de tabaco, y de inicio de ese consumo, contribuirá a salvar vidas y que el CMCT de la OMS representa el instrumento basado en pruebas científicas idóneo para alcanzar esa meta. Se calcula que con una disminución progresiva del 50% en las citadas tasas, se podrían salvar nada menos que 200 millones de aquí al año 2050, y miles de millones más después de esa fecha.

Al convertirse en Partes y aplicar las disposiciones del tratado donde mayor impacto tienen – esto es, a nivel nacional –, los países contribuyen a avanzar hacia un mundo sin tabaco y a salvar millones de vidas.

Compartir