Nuevo Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS

Preguntas y respuestas en línea
1 de junio de 2017

¿Cuál es la función de la OMS en las emergencias?

La OMS tiene el compromiso de salvar vidas y reducir el sufrimiento en situaciones de crisis, ya estén provocadas por conflictos, brotes epidémicos o desastres. El nuevo Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS abarca todo el ciclo de gestión de riesgos, lo que incluye colaborar con los países para abordar las emergencias antes de que se produzcan mediante la mejora de la prevención y la preparación y, asimismo, ayudar en la respuesta a la emergencia y, una vez que ha pasado el evento inicial, en la recuperación.

El nuevo Programa se sustenta en los años de experiencia que tiene la OMS colaborando con los países en emergencias.

¿En qué consiste el nuevo Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS?

El nuevo Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, solicitado y aprobado por los Estados Miembros, representa un profundo cambio para la Organización, ya que añade capacidades operacionales a nuestras funciones técnicas y normativas tradicionales. El Programa colabora con los países y los asociados en los ámbitos de la preparación, la prevención, la respuesta y la recuperación en relación con todos los peligros provocados por las emergencias sanitarias, incluidos desastres, brotes epidémicos y conflictos.

El Programa también dirigirá y coordinará la respuesta sanitaria internacional para contener los brotes epidémicos y llevará a cabo operaciones de socorro y recuperación eficaces para las personas afectadas.

¿Por qué es necesario el Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS?

En todo el mundo, la cifra récord de 130 millones de personas necesitan asistencia humanitaria, y los brotes epidémicos son una amenaza mundial constante.

Para satisfacer las necesidades sanitarias inmediatas de las poblaciones afectadas por crisis y, al mismo tiempo, atajar las causas que subyacen a su vulnerabilidad, la OMS debe formar parte de un cambio más amplio en el modo en que la comunidad internacional previene las crisis y se prepara y responde ante ellas.

¿Qué cambios y logros principales ha posibilitado el Programa hasta la fecha?

Desde el 1 de agosto de 2016, la OMS viene poniendo en práctica nuevos procesos de gestión de emergencias que abarcan la evaluación de riesgos, la clasificación de las emergencias y la gestión de incidentes. Las respuestas a emergencias más recientes han permitido poner a prueba el Programa y realizar los ajustes pertinentes.

Se han hecho considerables progresos en esferas como la evaluación y la clasificación de riesgos, la coordinación de la respuesta de la OMS en la Sede, las oficinas regionales y las oficinas en los países mediante un sistema de gestión de incidentes, y la rápida liberación de recursos del Fondo de la OMS para Contingencias relacionadas con Emergencias. Las enseñanzas extraídas se están aplicando para adaptar y mejorar los procesos.

El huracán Matthew en Haití

En respuesta al huracán Matthew en Haití, la OMS/OPS estableció rápidamente dos nuevas oficinas sobre el terreno, desplegó a equipos multinacionales de expertos para apoyar los esfuerzos del Gobierno por prestar servicios sanitarios en las zonas afectadas, y envió suministros y medicamentos esenciales.

En previsión del aumento del número de brotes de cólera, la OMS/OPS distribuyó anticipadamente suministros contra el cólera en las áreas de alto riesgo. La OMS/OPS también evaluó las estructuras y servicios sanitarios en Haití para clasificar las necesidades por orden de prioridad.

El brote de fiebre amarilla en África

La OMS y sus asociados apoyaron la vacunación de al menos 17 millones de personas este año como respuesta al brote de fiebre amarilla en Angola y la República Democrática del Congo, en complejas campañas que se organizaron en cuestión de semanas.

La respuesta al virus de Zika

En los 10 días siguientes a que la enfermedad por el virus de Zika y sus complicaciones asociadas fuesen declarados emergencia de salud pública de importancia internacional, la OMS colaboró con 23 organismos para formular un plan estratégico y operacional común. El Fondo de la OMS para Contingencias relacionadas con Emergencias se utilizó para realizar un desembolso inicial rápido de efectivo.

La OMS elaboró y difundió rápidamente orientaciones para ayudar a los países en todos los aspectos de la respuesta al virus de Zika, desde la atención a los lactantes afectados hasta la eliminación de mosquitos y el refuerzo de los servicios de salud para las embarazadas que vivían en zonas afectadas.

El conflicto en el noreste de Nigeria

En el noreste de Nigeria, en las seis semanas siguientes al aumento de sus operaciones de emergencia, la OMS apoyó la creación de un sistema de alerta de enfermedades en 160 centros de salud que atienden al 85% de los 1,6 millones de desplazados en el estado de Borno.

¿Cómo colabora la OMS con los asociados en emergencias?

El Programa de Emergencias Sanitarias colabora con sus asociados para proteger y salvar la vida de las personas en todas las emergencias sanitarias. En una crisis, la OMS colabora con el ministerio de salud local y los asociados para determinar dónde las necesidades son más acuciantes y coordinar los esfuerzos de las organizaciones asociadas para garantizar que se destinen suministros médicos y personal a esas esferas.

Ninguna organización puede actuar sola en emergencias. La OMS colabora regularmente con redes asociadas para aprovechar y coordinar los conocimientos especializados de cientos de organismos asociados:

  • Grupo de Acción Sanitaria Mundial: más de 300 asociados que están brindando respuesta en 24 países afectados por crisis.
  • Equipos médicos de emergencia: más de 60 equipos de 25 países clasificados por la OMS para proporcionar atención clínica después de las emergencias; se prevé que su número aumente pronto a 200.
  • La Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN): desde 2000, aproximadamente 2500 trabajadores sanitarios han respondido a más de 130 emergencias de salud pública en 80 países.
  • Asociados permanentes: en 2015, los asociados permanentes de la OMS proporcionaron 207 meses de apoyo de personal a 18 países.
  • Comité Permanente entre Organismos (IASC): la OMS es un miembro activo del IASC, que es el principal mecanismo para la coordinación entre organismos de la asistencia humanitaria proporcionada en respuesta a emergencias complejas e importantes bajo el liderazgo del Coordinador del Socorro de Emergencia.

¿Cómo ayuda a los países el Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS?

El Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS presta los siguientes servicios a los países:

  • apoyo a la evaluación de la preparación de los países ante emergencias sanitarias y a la elaboración de planes nacionales para abordar déficits críticos de capacidad;
  • formulación de estrategias y desarrollo de las capacidades para prevenir y controlar los peligros infecciosos que suponen una gran amenaza; y
  • monitoreo de los eventos de salud pública nuevos y en curso con el fin de evaluar, comunicar y recomendar acciones para hacer frente a los riesgos de salud pública.

Además, la OMS colaborará con los países y los asociados para:

  • lograr que disminuyan los riesgos para la salud pública en los países muy vulnerables; y
  • prestar servicios que salvan vidas a las poblaciones afectadas de países con emergencias en curso.

¿Cuál es la estructura del nuevo Programa?

El Programa tiene una estructura común para toda la Organización (oficinas en los países, oficinas regionales y la Sede). Se trata de un único Programa de Emergencias Sanitarias con:

  • una sola fuerza de trabajo;
  • un solo presupuesto;
  • una única línea de rendición de cuentas;
  • un solo conjunto de procesos y sistemas; y
  • un solo conjunto de parámetros de referencia.

La estructura del Programa refleja las principales funciones y responsabilidades de la OMS en la evaluación y gestión de los riesgos de emergencias sanitarias. Esta estructura y los resultados conexos esperados son los mismos en la Sede, en las oficinas regionales y en las oficinas en los países.

El Programa está integrado por cinco departamentos técnicos y operacionales. Sus denominaciones y resultados específicos son:

  • Gestión de peligros infecciosos: asegurar que se instituyan estrategias y capacidades para afrontar peligros infecciosos prioritarios que suponen una gran amenaza.
  • Preparación de los países para las emergencias sanitarias y Reglamento Sanitario Internacional (2005): lograr que los países se doten de capacidad para gestionar los riesgos de emergencias ligadas a cualquier tipo de peligro.
  • Información sobre emergencias sanitarias y evaluación de riesgos: ofrecer, de modo oportuno y autorizado, análisis de la situación, evaluaciones de riesgos y actividades de seguimiento de la respuesta en relación con todos los peligros y eventos sanitarios de importancia.
  • Operaciones de emergencia: asegurar que las poblaciones afectadas por emergencias tengan acceso a un conjunto esencial de servicios de salud que salvan vidas.
  • Servicios básicos de emergencia: procurar rápida y duraderamente que las operaciones de emergencia de la OMS cuenten con los recursos económicos y el personal necesarios.

El Programa destinará a más de 1000 funcionarios básicos de la OMS a las labores en emergencias. Empleará la experiencia y los conocimientos técnicos de la OMS en relación con todos los peligros para la salud en todos los niveles de la Organización con el fin de coordinar las respuestas internacionales a las emergencias sanitarias en todo el mundo.

¿Cuántos fondos se necesitan para el nuevo Programa?

La financiación de la labor del nuevo Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS requerirá una combinación de: financiación básica para el personal y las actividades de base en los tres niveles del Programa; financiación con cargo al Fondo de la OMS para Contingencias relacionadas con Emergencias; y financiación para las actividades en curso en emergencias agudas y prolongadas mediante llamamientos vinculados a planes de respuesta humanitaria.

El presupuesto básico constituye los fondos que la OMS necesita para poner en práctica las capacidades y actividades normativas, técnicas y de gestión de operaciones que aparecen reflejadas en el nuevo marco de resultados relativo al Programa de Emergencias Sanitarias. Para aplicar las actividades básicas del nuevo Programa de Emergencias Sanitarias, la OMS debe recaudar US$ 485 millones en 2016–2017: actualmente hay un déficit del 44%.

La financiación del presupuesto básico procede de tres componentes:

  • Contribuciones señaladas: cuotas anuales pagadas por los Estados Miembros para apoyar la labor de la Organización.
  • Contribuciones voluntarias básicas: contribuciones flexibles realizadas por los Estados Miembros y otros donantes que el Director General puede asignar a su discreción y según las necesidades.
  • Contribuciones para fines especificados: contribuciones voluntarias destinadas específicamente al presupuesto básico del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS o a determinadas actividades del mismo.

Los llamamientos vinculados a planes de respuesta humanitaria presentan actualmente un déficit de financiación del 66% (el total de fondos solicitados asciende a US$ 656 millones).

La tercera fuente de financiación, esto es, el Fondo de la OMS para Contingencias relacionadas con Emergencias, que es un fondo sujeto a reposiciones que facilita el flujo de efectivo en los tres primeros meses de la respuesta a une emergencia (antes de que lleguen los fondos de los donantes), ha recaudado US$ 31,5 millones de los US$ 100 millones que constituyen su meta de capitalización.

¿Qué es la Evaluación Externa Conjunta?

La Evaluación Externa Conjunta se estableció para ayudar a evaluar la capacidad de un país con arreglo al Reglamento Sanitario Internacional (2005) para prevenir y detectar peligros infecciosos que representan una gran amenaza y responder ante ellos. Esta herramienta se basa en los siguientes elementos fundamentales:

  • es esencial prevenir y reducir la probabilidad de que se produzcan brotes y otros peligros y eventos de salud pública con arreglo al Reglamento Sanitario Internacional (2005);
  • la detección temprana de las amenazas puede salvar vidas; y
  • una respuesta rápida y eficaz requiere una coordinación y comunicación multisectoriales a nivel nacional e internacional.

La participación de los países en el proceso de Evaluación Externa Conjunta es voluntaria y conlleva la adopción de un enfoque multisectorial tanto por los equipos externos como por los países anfitriones, con énfasis en la transparencia y la apertura de los datos, el intercambio de información y el carácter público de los informes.

La Evaluación Externa Conjunta incluye las metas e indicadores de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial y los elementos adicionales necesarios para abarcar plenamente las capacidades básicas previstas en el Reglamento Sanitario Internacional (2005).

Se brinda apoyo a los países para que midan sus progresos en el logro de las metas fijadas en el Reglamento Sanitario Internacional (2005), velando al mismo tiempo por que todas las mejoras puedan mantenerse e identificando las necesidades más acuciantes en su sistema de seguridad sanitaria, con el fin de priorizar las oportunidades de mejorar la preparación, la respuesta y la acción. La Evaluación Externa Conjunta también sirve de base a los países para que interactúen con los donantes y asociados actuales y potenciales con el fin de destinar los recursos de manera eficaz.

¿Quién monitoreará el éxito del Programa?

El 29 de marzo de 2016, el Director General estableció el Comité Independiente de Asesoramiento y Supervisión para que supervise y monitoree la puesta en marcha y el desempeño del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, guíe las actividades del Programa y dé cuenta de sus conclusiones a la Asamblea de la Salud por conducto del Consejo Ejecutivo. Los informes del Comité se remitirán al Secretario General de las Naciones Unidas y al Comité Permanente entre Organismos.

Estas son las principales funciones del Comité Independiente de Asesoramiento y Supervisión:

  • Evaluar el desempeño de las funciones clave del Programa en las emergencias sanitarias (incluidos los cinco pilares de la labor del Programa, por ejemplo tanto las operaciones de emergencia como los servicios básicos).
  • Determinar la idoneidad y adecuación de la financiación y la dotación de recursos del Programa.
  • Proporcionar asesoramiento al Director General.
  • Examinar los informes del Programa sobre la actuación de la OMS en emergencias sanitarias.
  • Examinar los informes sobre la situación de la seguridad sanitaria elaborados por el Director General para su presentación a la Asamblea de la Salud —por conducto del Consejo Ejecutivo— y a la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  • Preparar un informe anual sobre sus actividades, conclusiones y recomendaciones y, cuando sea necesario, informes provisionales para que el Presidente del Comité los someta a la Asamblea de la Salud por conducto del Consejo Ejecutivo de la OMS.

El Comité está integrado por ocho miembros procedentes de gobiernos nacionales, organizaciones no gubernamentales y el sistema de las Naciones Unidas, los cuales cuentan con una amplia experiencia en un gran abanico de disciplinas, entre ellas la salud pública, las enfermedades infecciosas, las crisis humanitarias, la administración pública, la gestión de emergencias, la participación comunitaria, las alianzas y el desarrollo.

Los miembros ocupan su cargo a título personal y ejercerán sus responsabilidades teniendo en cuenta la suma importancia que reviste la independencia.

El Comité se reunirá periódicamente y colaborará con el equipo de dirección del Programa para ayudarle a orientar su labor. También evaluará la labor del Programa e influirá en ella mediante la colaboración con los Estados Miembros.