Preguntas y respuestas sobre el virus de Zika y sus complicaciones


Vigilancia y control de los mosquitos

¿Qué papel desempeña la vigilancia de los mosquitos en la lucha contra el virus de Zika?

El monitoreo del número de mosquitos y su distribución geográfica a lo largo del tiempo (vigilancia) ayuda a tomar decisiones rápidamente sobre cómo gestionar más eficazmente las poblaciones de mosquitos.

La vigilancia puede servir para identificar áreas en las que hay una densidad elevada de mosquitos o periodos de crecimiento de las poblaciones de mosquitos. En las zonas donde los mosquitos hayan desaparecido, la vigilancia es crucial para detectar rápidamente nuevos insectos antes de que su presencia sea generalizada y sean difíciles de eliminar.

El seguimiento de la sensibilidad de la población de mosquitos a los insecticidas también debería formar parte de cualquier programa que emplee estas sustancias. La vigilancia es un elemento fundamental de los programas de prevención y control, ya que proporciona la información necesaria para la evaluación de riesgos, la respuesta a epidemias y la evaluación de programas.

¿Qué papel desempeña el control de los mosquitos en la lucha contra el virus de Zika?

El control de los mosquitos es un elemento importante de la prevención y la gestión del virus de Zika y sus complicaciones. La OMS alienta a los países afectados y a sus asociados a intensificar el uso de las intervenciones actuales de control de los mosquitos como línea de defensa más inmediata. Recomienda enfoques que abarquen todas las etapas del ciclo vital del mosquito Aedes, del huevo y la larva al mosquito adulto.

Las intervenciones actuales son las siguientes: rociado con insecticidas de acción residual en el interior y alrededor de las viviendas para controlar los mosquitos Aedes adultos; fumigación/fumigación de interiores donde los mosquitos Aedes descansan y pican; eliminación de las larvas en los criaderos de agua estancada y medidas de protección personal contra las picaduras de mosquitos. El control de los mosquitos puede ser eficaz si los métodos actuales, junto con otras medidas, se aplican de manera oportuna, completa y sostenida con la participación de las comunidades. Además, la OMS alienta a los países y sus asociados a probar prudentemente nuevas herramientas de control que podrían potencialmente aplicarse en el futuro.

Las recomendaciones de la OMS en materia de lucha antivectorial que se aplican a las especies Aedes también son muy eficaces contra otros mosquitos. Los métodos para reducir las poblaciones de mosquitos incluyen el rociado de las paredes interiores de las viviendas, la fumigación de interiores, el control de larvas y la eliminación de criaderos. Se recomienda acompañar el control de los mosquitos de medidas de protección personal como el uso del repelente de insectos, mosquiteros durante el día y por la noche, y pantallas y mallas metálicas para las ventanas y las puertas.