Preguntas y respuestas sobre el virus de Zika y sus complicaciones


Protección contra los mosquitos vectores del virus de Zika

¿Qué puedo hacer para protegerme contra la picadura de los mosquitos?

La mejor protección contra el virus de Zika y sus complicaciones es evitar las picaduras de los mosquitos.

Estas son algunas medidas recomendables:

  • Ponerse ropa (preferiblemente de colores claros) que cubra al máximo el cuerpo.
  • Utilizar repelentes de insectos que contengan DEET (dietiltoluamida), IR3535 (3-[N-butil-N-acetil]-aminopropionato de etilo) o KBR3023 (también conocido como icaridina o picaridina). Se deben aplicar en la piel expuesta o en la ropa y utilizarse siguiendo de forma estricta las instrucciones que figuran en la etiqueta del producto, en particular en lo que respecta a la duración de la protección y el momento en el que se debe volver a aplicar. Si se utilizan al mismo tiempo un repelente y una crema solar, primero se debe aplicar la crema y después el repelente.
  • Instalar barreras físicas como pantallas protectoras o mallas impregnadas con insecticida en las puertas y ventanas
  • Dormir con mosquiteros por el día y por la noche.
  • Buscar y eliminar los focos de criaderos de mosquitos, vaciando, limpiando o cubriendo los contenedores que puedan acumular agua, incluso en pequeñas cantidades, como los cubos, las macetas y los neumáticos
  • Las intervenciones en materia de agua y saneamiento de los programas nacionales pueden centrarse en las masas de agua contaminada y las aguas residuales (las salidas de las fosas sépticas deben estar cubiertas).

¿Cómo se pueden proteger las embarazadas contra las picaduras de los mosquitos?

Las mujeres embarazadas o que tengan previsto quedarse embarazadas y sus parejas sexuales deberían extremar las precauciones para protegerse de las picaduras del mosquito que transmite el virus de Zika. Las embarazadas residentes en zonas donde se sepa que hay transmisión del virus de Zika deberían seguir las mismas directrices de prevención que la población general (véase pregunta arriba).

No hay indicios de que el uso por parte de las embarazadas de repelentes que contengan DEET (dietiltoluamida), IR3535 o icaridina conlleve riesgos para su salud, siempre y cuando se utilicen siguiendo las instrucciones que figuran en la etiqueta del producto.