Preguntas y respuestas sobre el virus de Zika y sus complicaciones


Embarazo

¿Pueden las embarazadas transmitir el virus de Zika al feto durante el embarazo o el parto?

Se ha comprobado que algunas embarazadas transmiten el virus de Zika al feto.

A pesar de que la infección por el virus de Zika durante el embarazo es normalmente una enfermedad leve, el aumento inusual de los casos de microcefalia congénita y otras complicaciones neurológicas en zonas donde se han notificado brotes ha suscitado preocupaciones considerables entre las embarazadas y sus familias, así como los profesionales sanitarios y los planificadores de políticas.

Las embarazadas en general, y en particular las que presenten síntomas de infección por el virus de Zika, deben acudir a un profesional sanitario para que haga un seguimiento de su embarazo.

¿Qué han de hacer las mujeres que quieran postergar el embarazo por temor a la microcefalia?

La decisión de tener un hijo y el momento de hacerlo debe tomarse de acuerdo con criterios estrictamente personales y basados en una información completa y el acceso a servicios de salud asequibles y de calidad.

Se debe facilitar a las mujeres que deseen postergar el embarazo una gama completa de métodos que proporcionen una anticoncepción reversible a corto o a largo plazo. También se les debe asesorar sobre la doble protección que procuran los preservativos contra las infecciones de transmisión sexual.

El uso de anticonceptivos hormonales o de barrera es seguro para las mujeres y las adolescentes que corren riesgo de contraer el virus de Zika y para aquellas a quienes se ha diagnosticado esta infección o están siendo tratadas por este motivo.

¿Qué han de hacer las mujeres gestantes que viven en zonas donde hay transmisión del virus de Zika con respecto a su embarazo?

La mayoría de las mujeres que viven en las zonas afectadas por el virus darán a luz niños normales.

La ecografía al principio del embarazo no predice las malformaciones fetales de forma fiable. La OMS recomienda realizar una segunda ecografía fetal a finales del segundo trimestre o principios del tercero (de preferencia, entre las semanas 28 y 30), pues e n este periodo es más fácil detectar la microcefalia y otras anomalías cerebrales.

Es recomendable, siempre que sea posible, analizar el líquido amniótico para detectar posibles infecciones o anomalías congénitas, incluida la infección por el virus de Zika, sobre todo cuando no se ha detectado este virus en las pruebas de detección realizadas a la madre pero en la ecografía se han observado posibles anomalías cerebrales en el feto.

Teniendo en cuenta el pronóstico de las anomalías cerebrales del feto, se debe asesorar de forma objetiva e imparcial a la gestante (y, si lo desea, también a su pareja) a fin de que puedan tomar decisiones sobre el embarazo con pleno conocimiento de causa, consultando con el personal sanitario al cargo.

Las mujeres que decidan dar a luz deben recibir la atención adecuada y el apoyo necesario para controlar la ansiedad y el estrés y crear un entorno propicio para el trabajo de parto.

También es conveniente, con la colaboración de un pediatra o, si es posible, de un neurólogo infantil, asesorar a los padres para planificar la atención y el tratamiento del recién nacido inmediatamente después del parto.

Se debe proporcionar a las mujeres que opten por la interrupción del embarazo información precisa acerca de las opciones permitidas por la legislación para llevarlo a cabo y, cuando no pueda realizarse de inmediato mediante el método escogido, acerca de la reducción de daños en ese contexto.

Todas las mujeres tienen derecho a recibir un trato respetuoso y digno, con independencia de sus decisiones con respecto a su embarazo.

¿Pueden amamantar las mujeres infectadas por el virus de Zika?

La OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida, incluso en el contexto del brote de virus de Zika. Se ha detectado el virus de Zika en la leche materna, pero no hay ninguna prueba de que se transmita al niño a través de la lactancia materna.