Cambio climático y salud humana

De las políticas a la acción: predicar con el ejemplo en la ecologización del sector de la salud

El cambio climático causado por la actividad humana está reconocido actualmente como uno de los problemas ambientales mundiales más acuciantes. Para abordar este problema, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas se han comprometido a controlar y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

La OMS elaboró su primer inventario de emisiones de gases de efecto invernadero en sus operaciones en la sede en 2008. Los resultados de este inventario se publicaron en el informe titulado:

Resultados de un estudio sobre la huella de carbono de la OMS

La huella de carbono de la OMS para el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2008 es de 23 668 toneladas de dióxido de carbono equivalente (tCO2e).

  • Las emisiones relacionadas con la generación de energía, la quema de combustible y el uso de refrigerantes representan el 20%.
  • Las emisiones relacionadas con el consumo de electricidad adquirida representan el 5%
  • Las emisiones relacionadas con los viajes por vía aérea y por ferrocarril representan el 75%

En 2010 se creó un Grupo de Gestión Temática sobre la Gestión de la Sostenibilidad1 con el fin de coordinar el proyecto denominado «Por un ecosistema de las Naciones Unidas», cuyo objetivo es reducir el impacto ambiental de la labor que desarrollan las Naciones Unidas, concretamente en lo que respecta a diversas funciones y actividades como viajes, edificios, adquisiciones, contratación de personal, reuniones y tecnología de la información y las comunicaciones.

En respuesta a las recomendaciones del Grupo de Gestión Temática recientemente creado, la OMS está examinando la posibilidad de realizar importantes intervenciones en las esferas de los viajes, el cambio de comportamientos y la gestión de edificios, y está ultimando una propuesta de estrategia de reducción de las emisiones de la OMS.

La OMS «predicará con el ejemplo» y sentará las bases para concienciar a organizaciones similares, gobiernos y la comunidad de la salud pública en su conjunto. La aplicación de dicha estrategia conllevaría la mejora de la salud del personal. Algunos estudios recientes muestran que los edificios con una buena calidad ambiental general pueden reducir la tasa de enfermedades respiratorias, alergia, asma y el síndrome de los edificios patógenos, así como mejorar el rendimiento de los trabajadores. Además, la aplicación paralela de una política que aliente al personal a aumentar su actividad física y el uso de medios de transporte sostenibles para acudir al trabajo contribuiría aún más a mejorar el estado de salud del personal.

Enlaces


1. The mandate of the IMG was expanded to include wider sustainability issues and procurement, in effect merging - the IMG's on a Climate Neutral UN and on Sustainable Procurement

Compartir