Acción sanitaria en las crisis humanitarias

Programa de acción sanitaria de emergencia para Asia sudoriental


31 de diciembre de 2004

Cien primeros días siguientes a los acontecimientos del 26 de diciembre de 2004 – Terremotos y maremotos

ANTECEDENTES

La catástrofe que golpeó Asia sudoriental el 26 de diciembre de 2004, afectando a 12 países, ha sido considerada uno de los peores desastres naturales de la historia moderna. Hasta la fecha se han perdido no menos de 70 000 vidas, y unas 300 000 personas han resultado heridas, muchas de las cuales necesitan urgentemente tratamiento médico o quirúrgico. Es muy probable que la cifra de muertos siga aumentando. Se estima en unos 5 millones el número de personas de la zona afectadas directamente. Los daños y la destrucción sufridos por las infraestructuras han privado de hogar a muchas personas y han desbaratado las instalaciones de salud necesarias para proporcionar la asistencia sanitaria más básica a las poblaciones afectadas.

Es de importancia vital adoptar de inmediato medidas de salud pública para atender a las poblaciones supervivientes afectadas por la catástrofe sanitaria. Los grupos vulnerables, en particular las mujeres, los niños y las personas mayores están especialmente amenazados. Millones de personas corren grave riesgo de sufrir brotes epidémicos como consecuencia de los daños que han sufrido los sistemas de abastecimiento de agua y de saneamiento y de la contaminación con agua marina. El cólera, la fiebre tifoidea, la shigelosis y las hepatitis A y E son una grave amenaza. Las enfermedades de transmisión vectorial tales como la malaria y el dengue suponen también un riesgo importante. Si aumenta el hacinamiento de las poblaciones desplazadas también aumentará el riesgo de que se produzcan brotes de sarampión, gripe y meningitis, y aumentará la incidencia de infecciones respiratorias agudas y la transmisión de la tuberculosis. La leptospirosis podría también suponer una amenaza. En el cuadro siguiente se indican los riesgos que suponen una serie de enfermedades en los países afectados por la crisis. Es esencial vigilar la morbilidad, transmitir la información, proporcionar orientaciones y responder a las amenazas sanitarias emergentes.

El Programa de Acción Sanitaria de Emergencia de la OMS para Asia Sudoriental es de importancia vital para atender a las necesidades urgentes de las poblaciones afectadas por esta crisis regional.


  Sri Lanka Indonesia Maldivas Tailandia India
Cólera + + - + +
Fiebre tifoidea + + - + +
Shigelosis + + - + +
Hepatitis A y E + + + + +
Dengue + + + + +
Malaria + No en las zonas costeras - No en el sur No en el sur
Fiebre fluvial japonesa + + + + +
Leptospirosis -* +* ? +* -*

La Red OMS de Acción Sanitaria en las Crisis se activó inmediatamente en cuanto se tuvo conocimiento de la catástrofe. En la sede de la OMS en Ginebra y en la Oficina Regional de la OMS para Asia Sudoriental, en Nueva Delhi, se establecieron sendos centros de operaciones de crisis, que han funcionado sin interrupción las 24 horas del día, y se creó un grupo especial de alto nivel para atender las necesidades urgentes de los países de la Región, en particular Indonesia, Sri Lanka, India, Maldivas y Tailandia, así como Bangladesh y Myanmar.

PRIMERAS MEDIDAS ADOPTADAS POR LA OMS

Las actividades de la OMS se centran lo siguiente:

Se ha movilizado ya a funcionarios de la OMS de todo el mundo para prestar apoyo a las operaciones en los países de la región. Se han destacado a Sri Lanka, Maldivas e Indonesia altos funcionarios de la Oficina Regional y funcionarios técnicos de países no afectados.

  • atender las necesidades de las oficinas de los países y los Ministerios de Salud en materia de vigilancia de la morbilidad;
  • prestar asesoramiento técnico a los países sobre prácticas ópticas en materia de brotes epidémicos y para reducir los riesgos ambientales y de salud pública;
  • prestar apoyo a la evaluación de necesidades y la elaboración de propuestas para la restauración inmediata y a medio plazo y la protección de la salud y el bienestar de las población afectada;
  • proporcionar directrices sobre el manejo de los cadáveres y las necesidades psicosociales y la protección de los grupos vulnerables, en particular las mujeres;
  • movilizar recursos y suministros tales como medicamentos esenciales y comprimidos/cloro para depurar el agua; y
  • coordinar y manejar las peticiones de información sobre cuestiones técnicas y la información para el público general y los medios informativos.

En las oficinas de la OMS en los países, los puntos focales del departamento de Emergencias y Acción Humanitaria prestan apoyo activo a las autoridades en la coordinación del sector sanitario y participan en la evaluación inicial de las necesidades, junto con los Gobiernos, los organismos y organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales. Como consecuencia de ello, la OMS ya ha enviado a Sri Lanka y Aceh (Indonesia) botiquines de emergencia y otros suministros solicitados. Se están preparando asimismo envíos para la India y Maldivas.

Compartir