Sistemas de salud

Cobertura sanitaria universal

La buena salud es fundamental para lograr un desarrollo económico y social sostenido y reducir la pobreza y, a su vez, el acceso a los servicios de salud necesarios es indispensable para mantener y mejorar la salud. Por otra parte, hay que proteger a las personas y evitar que caigan en la pobreza por culpa del costo de la atención de salud.

La cobertura sanitaria universal consiste en ofrecer a todos acceso a servicios de salud necesarios de carácter promocional, preventivo, curativo y rehabilitador, de calidad suficiente para que sean eficaces, garantizando al mismo tiempo que las personas no pasen aprietos económicos para pagarlos. Así pues, la cobertura sanitaria universal se ha convertido en una meta primordial de la reforma de la salud en muchos países y en un objetivo prioritario para la OMS.


Objetivos de la cobertura sanitaria universal

  • asegurar que todas las personas reciban los servicios sanitarios que necesitan, sin tener que pasar penurias financieras para pagarlo;
  • la calidad de los servicios debe ser suficientemente buena para mejorar la salud de quienes la reciben;
  • protección financiera: el costo de los servicios no debe exponer a los usuarios a dificultades económicas.

Para cientos de millones de personas, en particular las más vulnerables, la cobertura universal supone la esperanza de una salud mejor sin empobrecerse.

La consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y, después de 2015, de una segunda serie de objetivos dependerá en gran parte del modo en que los países avancen hacia una cobertura universal.

Enlaces conexos

Información esencial sobre la OMS