VIH/SIDA

Datos fundamentales sobre la epidemia mundial de VIH y los progresos realizados en 2010

Fuente: Informe 2011 sobre la respuesta mundial al VIH/sida


Progresos en la respuesta del sector de la salud

1. Tratamiento, atención y apoyo en relación con el VIH

A finales de 2010, el número de personas en tratamiento con antirretrovíricos (TAR) en los países de ingresos bajos y medios había alcanzado los 6,65 millones, lo cual significa que se ha multiplicado por más de 16 en 7 años, y que el 47% de las personas que lo necesitan reciben ese tratamiento, en comparación con el 39% a finales de 2009.

En total, incluyendo a quienes viven en países de ingresos altos, hay 7,4 millones de personas infectadas por el VIH con acceso al TAR.

El número de niños que reciben tratamiento pediátrico contra el VIH en los países de ingresos bajos y medios ha aumentado de 71 500 en 2005 a 456 000 en 2010. No obstante, la cobertura estimada es mucho menor en los niños (23%) que en los adultos (50%).

La cobertura del TAR a escala mundial es mayor en las mujeres (53%) que en los hombres (40%).

El número de centros sanitarios que ofrecen TAR, un indicador de la capacidad del sistema de salud para proporcionar tratamiento, ha pasado de 18 386 en 2009 a 21 641 en 2009 en los 109 países de ingresos bajos y medios que han aportado información, lo cual representa un aumento del 18% en un año.

Diez países de ingresos bajos y medios, entre ellos tres con epidemia generalizada (Botswana, Namibia y Rwanda) y siete con epidemia concentrada o de bajo nivel (Camboya, Chile, Croacia, Cuba, Eslovaquia, Guyana y Nicaragua), han logrado el acceso universal al TAR, entendiendo como tal la dispensación de TAR al menos a un 80% de las personas que lo necesitan.

Entre los 22 países prioritarios para eliminar la transmisión maternoinfantil, cinco han alcanzado la meta de proporcionar regímenes profilácticos eficaces al 80% de las embarazadas infectadas por el VIH que los necesitan: Botswana, Lesotho, Namibia, Sudáfrica y Swazilancia

En once países, dos de ellos con epidemia generalizada (Botswana y Namibia) y nueve con epidemia concentrada o de bajo nivel (Belarús, Chile, Ecuador, Guyana, Jamaica, México, Paraguay, Uruguay y Uzbekistán) han logrado el acceso universal al tratamiento pediátrico del VIH, lo cual significa que se lo proporcionan a más del 80% de los niños que lo necesitan..

Hay pocos datos sobre el acceso de poblaciones clave al TAR, tales como los consumidores de drogas inyectables, los trabajadores del sexo y los hombres que tienen relaciones homosexuales. En Europa Oriental y Asia Central, los consumidores de drogas inyectables representan el 62% de los casos notificados de infección por el VIH, pero solo el 22% de los que reciben TAR.

De 2,1 millones de pacientes tuberculosos sometidos a pruebas de VIH en 2010, 488 000 (23%) fueron VIH-positivos, y el 46% de ellos estaban recibiendo TAR.

En 2010 ha aumentado el número de países que han adoptado las nuevas directrices de la OMS sobre la profilaxis con isoniazida. La cobertura de la profilaxis con isoniazida sigue siendo baja: 12% en un grupo de 50 países que proporcionaron información sobre el número de adultos y niños que empezaron a recibir atención relacionada con el VIH.

2. Prevención de la transmisión maternoinfantil

Los progresos en la prevención de la transmisión maternoinfantil han llevado al reciente compromiso mundial de eliminar para 2015 los nuevos casos de infección por VIH en niños, y al correspondiente plan mundial acordado en la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas de junio de 2011.

En 2010, el 48% de las embarazadas infectadas por el VIH en países de ingresos bajos y medios (716 500 de 1,49 millones) recibieron regímenes antirretrovíricos eficaces, con exclusión de las dosis únicas de nevirapina.

Se calcula que un 35% de las embarazadas de países de ingresos bajos y medios fueron sometidas a pruebas de VIH en 2010, en comparación con el 7% en 2005.

Se calcula que entre 2009 y 2010 la cobertura de la profilaxis con antirretrovíricos aumentó del 32% al 42% en los 1,48 millones de lactantes de madres infectadas por el VIH.

En 65 países de ingresos bajos y medios que proporcionaron datos al respecto, el 28% de los lactantes habían sido sometidos a pruebas de VIH en los primeros dos meses de vida, en comparación con el 6% en 54 países que proporcionaron datos en 2009.

3. Prevención en el sector de la salud

En 2010, en los países prioritarios del África subsahariana se circuncidaron más de 550 000 varones con el fin de prevenir la transmisión del VIH.

La disponibilidad y seguridad de sangre y productos sanguíneos para transfusión sigue siendo motivo de preocupación. En países de ingresos bajos sobre los que hay datos, solo el 53% de las donaciones de sangre fueron sometidas a pruebas de detección con garantía de la calidad en 2008.

En 2010 había aproximadamente 3,2 millones de jóvenes de 15-24 años infectados por el VIH. El 64% de ellos eran mujeres. En algunas regiones, la prevalencia en este grupo es mucho mayor que en el grupo masculino correspondiente. Por ejemplo, en el África subsahariana, el 71% de las personas infectadas de 15-24 años son mujeres, y el 29% hombres.

4. Conocimiento del estado serológico del VIH

En 2010 se realizaron más de 95 millones de pruebas de VIH en 119 países de ingresos bajos y medios, en comparación con los 67 millones notificados en 2009 en 100 países.

El número notificado de centros sanitarios que ofrecen pruebas de VIH y servicios de asesoramiento alcanzó los 131 000 en 2010 (en 119 países), en comparación con 30 300 en 2007 (en 78 países).

5. Servicios para poblaciones clave

En un análisis de los datos de países de ingresos bajos y medios se verificó que los hombres con relaciones homosexuales tiene una probabilidad de estar infectados por el VIH 19,3 veces mayor que la población general, y que la prevalencia del VIH en este grupo llega hasta el 33%.

La cobertura de los programas de reducción del daño para consumidores de drogas inyectables siguió siendo escasa en 2010. Entre los 107 países que aportaron datos, 42 tenían programas de jeringuillas y agujas, y 37 ofrecían tratamiento de sustitución con opioides.

Compartir