VIH/SIDA

Datos fundamentales sobre la epidemia mundial de VIH y los progresos realizados en 2010

Fuente: Informe 2011 sobre la respuesta mundial al VIH/sida


Después de 2011: beneficios terapéuticos entre incertidumbres financieras

Un estudio de 2011 ha indicado que las inversiones en programas de TAR están teniendo importantes repercusiones en la actividad económica y la productividad laboral, con beneficios que se prevé que en 2020 lleguen a los US$ 34 mil millones y 18,5 millones de años de vida en los países de ingresos bajos y medios. Esto es muy superior al costo de los programas de TAR.

Debido a los nuevos datos que demuestran que el inicio precoz del TAR reduce significativamente la morbilidad y la mortalidad relacionadas con el sida, a finales de 2010, 88 de los 93 países que aportaron datos estaban siguiendo la nueva recomendación de la OMS de que el TAR se inicie en todos los pacientes cuando sus recuentos de linfocitos CD4 sean iguales o inferiores a 350 células/mm3.

La iniciativa Tratamiento 2.0 , presentada por el ONUSIDA y la OMS en 2010, sigue impulsando la innovación y la eficiencia en áreas fundamentales, como la simplificación y el aumento de la asequibilidad de las pruebas diagnósticas y los regímenes terapéuticos, o la integración y descentralización de la prestación de servicios relacionados con el VIH.

A título de ejemplo, se mencionan a continuación algunos de los beneficios que en términos de eficiencia están obteniendo los países:

  • En Sudáfrica, una nueva estrategia de licitación, destinada a aumentar la competencia entre los fabricantes de medicamentos y a reducir los costos del tratamiento, ha generado una reducción global del costo de los antirretrovíricos en un 53,1%, y un ahorro de US$ 685 millones en un periodo de dos años.
  • En Uganda, la utilización de combinaciones simplificadas de dosis fijas de antirretrovíricos para niños, en vez de los jarabes y las formulaciones de un solo fármaco, más caras e incómodas, ha aumentado del 17% al 100% en los últimos dos años, y ha permitido ahorrar US$ 2 millones.
  • En Mozambique, tras la introducción de dispositivos para determinar los recuentos de linfocitos CD4 en determinados centros de atención primaria, el intervalo mediano para establecer el estadio en función de dichos recuentos ha disminuido de 27,5 días a uno, y el número de pacientes cuyo seguimiento se pierde antes del inicio del TAR ha disminuido del 63,8% al 33%.
  • En Malawi, la transferencia de la dispensación del tratamiento de los hospitales a los centros de salud y de los auxiliares clínicos al personal de enfermería ha hecho que en el distrito de Thyolo los pacientes empiecen a recibir el tratamiento a las 3 semanas del diagnóstico y no a los 3 meses. Las pruebas de VIH y el asesoramiento también han sido transferidos del personal de enfermería a asistentes capacitados.

Tras años de aumentos significativos, la financiación internacional de los programas de lucha contra el VIH disminuyó en 2010 a consecuencia de crisis financiera mundial. Se calcula que la financiación anual actual es de US$ 16 mil millones, muy por debajo de los US$ 22–24 mil millones anuales necesarios para lograr en 2015 una respuesta mundial integral y eficaz al VIH, de acuerdo con el Marco de inversión del ONUSIDA.

La OMS colabora con los Estados Miembros para optimizar el tratamiento, la prevención y el diagnóstico del VIH, y mejorar la integración y la eficiencia de los programas de lucha contra el VIH. En mayo de este año, la Asamblea de la Salud adoptó la nueva estrategia mundial del sector sanitario para el VIH/sida, 2011-2015, con miras a eliminar las nuevas infecciones en lactantes, reducir en un 50% las nuevas infecciones en jóvenes, reducir en un 35% las muertes relacionadas con el sida y reducir en un 50% las muertes relacionadas con la tuberculosis.

Compartir