Reglamento Sanitario Internacional

Proceso de revisión del Reglamento Sanitario Internacional (RSI)

El mundo está cambiando y muy pocos riesgos para la salud pública de carácter urgente permanecen exclusivamente dentro de las fronteras nacionales. Junto con los aumentos del tráfico y del comercio a nivel mundial, han aparecido nuevos microorganismos y han reaparecido viejas enfermedades. La Asamblea Mundial de la Salud ha respondido a estos cambios:

  • A comienzos de los años noventa, el retorno de epidemias viejas, como el cólera en América del Sur, y la aparición de nuevos agentes infecciosos, como la fiebre hemorrágica de Ébola, dieron lugar a una resolución adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud de 1995 en la que se pide la revisión del RSI.
  • En 2001, la Asamblea Mundial de la Salud adoptó una resolución sobre la seguridad sanitaria mundial, alerta y respuesta ante epidemias, en la cual se pide que la OMS preste apoyo a sus Estados Miembros para que identifiquen y verifiquen las emergencias de salud pública de interés internacional y respondan a ellas.
  • En 2002, en su resolución sobre la respuesta mundial de salud pública a la aparición natural, la liberación accidental o el uso deliberado de agentes biológicos y químicos o de material radionuclear que afecten a la salud, la Asamblea Mundial de la Salud insistió una vez más en la necesidad de revisar el RSI para reflejar los cambios.
  • En 2003, la Asamblea Mundial de la Salud decidió establecer un Grupo de Trabajo Intergubernamental abierto a todos los Estados Miembros para que revise el Reglamento Sanitario Internacional y presente un proyecto de revisión recomendado a la Asamblea de la Salud en mayo de 2005.

El principio orientador del RSI es prevenir la propagación internacional de enfermedades, mediante la detección temprana de los casos que amenazan la salud pública. Esto requiere una detección precoz de los eventos sanitarios inusuales mediante sistemas nacionales eficaces de vigilancia. La coordinación internacional es una parte necesaria de la respuesta eficaz a las emergencias de salud pública de importancia internacional.

Cambios previstos

1) Actualización de medidas estipuladas en el RSI vigente Además de revisar las medidas permanentes, de aplicación ordinaria en los aeropuertos y puertos para reducir la propagación de las enfermedades, se están revisando y actualizando las guías técnicas de la OMS, a saber:

• Higiene y sanidad a bordo

• Manual de higiene y saneamiento de los transportes aéreos

También se están preparando nuevas guías técnicas, entre ellas una sobre la aplicación de sistemas de pronta alarma en la vigilancia de enfermedades.

2) Principales cambios propuestos y beneficios para los Estados Miembros

Sistema de gestión de eventos en tiempo real

En el marco del nuevo RSI se quiere establecer en la OMS y en los Estados Miembros un sistema de gestión de eventos en tiempo real para ocuparse de las emergencias de salud pública de interés internacional mientras se aplican las disposiciones ambientales y epidemiológicas permanentes y sistemáticas de RSI actualizado. Este sistema, que ya se aplica en las operaciones alerta y respuesta de la OMS, recurre a diversas fuentes para identificar las posibles emergencias de salud pública de importancia internacional. Estas fuentes comprenden las notificaciones extraoficiales y confidenciales de Estados Miembros, de asociados de la OMS tales como organizaciones no gubernamentales e institutos de investigación y de los medios de difusión.

Capacidad básica de vigilancia en los países En 2001 se entablaron consultas con los Estados Miembros a fin de desarrollar la capacidad básica de vigilancia que necesitan los países para detectar y notificar las emergencias de salud pública de interés internacional, y responder a ellas, de conformidad con lo establecido en el RSI.

Notificación de emergencias de salud pública de interés internacional

El alcance del RSI revisado no se limitará a las tres enfermedades de notificación obligatoria, sino que se hará extensivo a las emergencias de salud pública de importancia internacional.

La OMS, junto con el Instituto Sueco de Lucha contra las Enfermedades Infecciosas, ha desarrollado un instrumento de notificación para determinar si un evento puede constituir una emergencia de importancia internacional, y lo ha puesto a prueba con los siguientes Estados Miembros: Australia, Belice, Brasil, Camboya, Estados Unidos de América. Estonia, Filipinas, Finlandia, India, Italia, Letonia, Malasia, Nueva Zelandia, Panamá, República de Corea, Rumania, Singapur, Suecia, Suiza, Tailandia y Turquía. También lo están sometiendo a una prueba piloto los Public Health Laboratory Services (PHLS) en Inglaterra y Gales.

El instrumento de notificación ha identificado un conjunto limitado de criterios que ayudarán a los Estados Miembros a decidir si un evento se debe notificar a la OMS. Los criterios son los siguientes:

1. ¿Es el evento grave?

2. ¿Es el evento inesperado?

3. ¿Hay un riesgo considerable de propagación internacional?

4. ¿Hay un riesgo considerable de restricción internacional de los viajes y el comercio?

Prestación de asistencia técnica a los Estados Miembros, a petición, por ejemplo para la investigación, el control y la contención de emergencias

La OMS colaborará estrecha y confidencialmente con el Estado Miembro afectado para verificar la presencia de un evento. Si se determina que se trata de una emergencia de salud pública de importancia internacional, la OMS recomendará la respuesta apropiada a los Estados Miembros dando a conocer medidas temporales según el riesgo real del evento. A través de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos, el Estado Miembro afectado tendrá acceso a más de 100 colaboradores de la red que pueden proporcionar personal altamente capacitado y suministros técnicos.

Puntos focales nacionales para el RSI El punto focal nacional es el colaborador clave en la revisión del RSI y la estrategia de aplicación de éste. El punto focal tendrá la capacidad de coordinar el análisis de los riesgos de salud pública nacionales atendiendo a las repercusiones internacionales, asesorar directamente a las autoridades de salud y otros funcionarios de gobierno sobre la notificación a la OMS y la aplicación de las recomendaciones de ésta, distribuir la información a las diversas áreas nacionales y departamentos de gobierno pertinentes y coordinar sus aportaciones.

En su resolución de 2001 sobre seguridad sanitaria mundial, alerta y respuesta ante epidemias, la Asamblea Mundial de la Salud instó a los Estados Miembros de la OMS a que designen un punto focal nacional para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI). En enero de 2002, el Director General de la OMS dirigió una carta a todos los Estados Miembros solicitando la designación de puntos focales. Hasta la fecha, 130 Estados Miembros de las seis regiones de la OMS han nombrado formalmente sus respectivos puntos focales. Beneficios del RSI revisado para los Estados Miembros Los Estados Miembros que trabajen en un marco multilateral basado en la asociación y la colaboración se beneficiarán del RSI revisado de la siguiente manera:

• Mejora de la vigilancia nacional o subregional

• Utilización del sistema actual de la OMS para detectar rápidamente las emergencias de salud pública de importancia internacional y responder a ellas

• Fomento de la utilización de los instrumentos de comunicación modernos

• Reconocimiento de que la perturbación del tráfico internacional constituye un obstáculo para la notificación y de que deben crearse mecanismos para contrarrestar esta interferencia

• Desarrollo de un conjunto de normas genéricas para evaluar y resolver diferentes clases de eventos urgentes

• Establecimiento de un mecanismo rápido para acordar los niveles apropiados de protección nacional o subregional en el marco de dicho conjunto de normas Más información sobre las modificaciones propuestas del RSI, los beneficios del RSI revisado para los Estados Miembros de la OMS y la manera en que la OMS está procurando llegar a un consenso sobre el RSI: Crisis mundiales - soluciones mundiales: el Reglamento Sanitario Internacional como instrumento de gestión de los riesgos de importancia internacional apremiante relacionados con la salud pública

Related link

Compartir