Macroeconomía y Salud

Boletín de MacroSalud

No. 6 Octubre de 2003

Los países de África debaten sobre la estrategia de Macroeconomía y Salud

El taller interpaíses de la OMS celebrado en agosto de 2003 en Addis Abeba (Etiopía) reunió a 14 países africanos para debatir los conceptos de macroeconomía y salud. Las discusiones del taller, organizado por la Oficina Regional de la OMS para África, con el apoyo dinámico de la Oficina de la OMS de Etiopía y la sede, se centraron en fomentar el compromiso político con la salud y planificar acciones nacionales para mejorar la eficacia de los sistemas de atención sanitaria.

Esta reunión era oportuna, dada la acuciante necesidad de un mayor compromiso político y de más fondos para la salud. Según el Ministro de Salud del país anfitrión, para los países del África subsahariana supondrá un desafío enorme movilizar recursos para la salud, tanto de fuentes internas como externas, pero esto no debería desalentarlos hasta el punto de que no actúen. El ministro subrayó la importancia de la salud para el desarrollo y la necesidad de que todos los sectores trabajen codo con codo para hacer frente a la carga de morbilidad. Como se discutió en la reunión, la estrategia de macroeconomía y salud puede servir como instrumento para analizar las prioridades de salud en la agenda de desarrollo general de cada país, y ayudar a movilizar recursos mediante la identificación de nuevos métodos y opciones para financiar la salud y mejorar la eficiencia de la atención sanitaria. Estos esfuerzos serán indispensables para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y las metas establecidas por la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD).

De la reunión surgieron cuestiones fundamentales relativas al contenido y la pertinencia de la estrategia de macroeconomía y salud en los países. Los participantes subrayaron la necesidad de una intensa labor de sensibilización en el Gobierno y en diversos sectores para impulsar la voluntad política y el compromiso en pro de la salud. Será necesario luego fortalecer las capacidades institucionales y del sistema sanitario, para dirigir las inversiones en salud a cubrir las necesidades de los pobres, hasta ahora marginados. La labor de macroeconomía y salud debe vincularse a los procesos en curso, como las reformas del sector sanitario y las estrategias de reducción de la pobreza, los programas de salud existentes y otras iniciativas ya emprendidas en los países. Por último, una buena coordinación entre los Gobiernos, los asociados para el desarrollo, los bancos y los organismos, incluida la OMS, incrementará la previsibilidad de los recursos y acelerará la labor de desarrollo de la atención sanitaria en los países.

La reunión de Etiopía puso de manifiesto el gran interés y compromiso de los países africanos por conceder a la salud un lugar más importante en sus agendas políticas. La Consulta Mundial de octubre ofrecerá otra oportunidad de consolidar su papel en el desarrollo y de empezar a planificar el trabajo de macroeconomía y salud. El proceso ya está en marcha.

Dr. Luis G. Sambo
Director de Gestión del Programa
Oficina Regional de la OMS para África

EN FOCO… EN FOCO… EN FOCO…

Reunión de Macroeconomía y Salud en la Región del Mediterráneo Oriental

Durante el pasado año, la Oficina Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental brindó apoyo a los países de la región en el proceso de análisis de nuevas estrategias de inversión en salud para hacer frente a sus necesidades en materia de atención sanitaria y desarrollo. Para fortalecer estas iniciativas, la Oficina Regional convocó en junio de 2003 dos reuniones consecutivas en Fez (Marruecos). La primera tenía como objetivo formular una Estrategia Regional de Desarrollo Sanitario Sostenible y Reducción de la Pobreza que podría ser una base firme para llevar adelante la labor de macroeconomía y salud en la región. Esta estrategia regional es un intento de aprovechar las experiencias de la región en materia de iniciativas de base comunitaria, como los programas de necesidades básicas de desarrollo, para pasar de iniciativas de nivel micro a otras de nivel macro mediante la creación de alianzas más amplias. La segunda reunión se inspiró en los temas planteados en la primera y planeó analizar los conceptos del informe de la CMS según su aplicación a las circunstancias sanitarias y económicas de los países.

En la segunda reunión participaron más de 35 altos funcionarios de los Ministerios de Salud, Finanzas y Planificación y las oficinas nacionales de la OMS de Djibouti, la República Islámica del Irán, Jordania, Pakistán, Sudán, Yemen y Omán, para discutir cómo pueden aplicarse los conceptos de macroeconomía y salud en sus países y planificar medidas específicas para hacer avanzar los trabajos. Se prepararon planes de acción nacionales centrados en cómo movilizar apoyos políticos de alto nivel y desarrollar planes de inversión en salud multisectoriales y a largo plazo. Entre las muchas conclusiones extraídas, los participantes señalaron que debían incorporarse al plan de inversión en salud las lecciones aprendidas de anteriores iniciativas en pro del desarrollo sostenible. Las actividades de macroeconomía y salud deberían centrarse en las dimensiones estratégicas de la política sanitaria e identificar una serie de áreas prioritarias que señalar a la atención de los altos responsables de políticas. Otras conclusiones guardaban relación con aspectos técnicos, con el papel de la OMS en las labores de macroeconomía y salud y con las próximas medidas de acción. Para más información sobre la reunión, visite la página http://www.who.int/macrohealth/events/emro_cmhplan/en/.

Los países de Asia Sudoriental analizan los avances

La Oficina Regional de la OMS para Asia Sudoriental organizó en 2003 la tercera y última de una serie de reuniones regionales sobre macroeconomía y salud. Se celebró en Nueva Delhi a finales de agosto y acudieron representantes de los Ministerios de Salud, Finanzas y Planificación y las oficinas regionales de la OMS de Bangladesh, Bhután, India, Indonesia, Maldivas, Myanmar, Nepal, Sri Lanka, Tailandia y Timor-Leste. Su objetivo era revisar los avances de la estrategia de macroeconomía y salud en estos países e identificar las acciones necesarias, incluido el apoyo de la OMS, para llevar adelante el proceso. Los participantes discutieron también su contribución a la Consulta Mundial, prevista para octubre del 2003.

Inauguró la reunión el doctor Uton Muchtar Rafei, Director Regional de la Oficina de la OMS para Asia Sudoriental, quien subrayó la importancia del compromiso político nacional y de las iniciativas multisectoriales para mejorar la salud, en particular la de los pobres. Los participantes acordaron que el proceso de macroeconomía y salud esté dirigido por los países y vinculado a las estructuras, los mecanismos y los procesos existentes. La promoción de los conceptos deberá ser sostenida, con miras a generar un consenso nacional en torno al lugar prioritario de la salud en el desarrollo y a la importancia de un planteamiento multisectorial para la inversión en salud. Es preciso que el asesoramiento técnico proporcionado por la OMS y sus asociados ayude a los países a desarrollar la capacidad nacional y fortalecer las instituciones.

Los países discuten los conceptos de Macroeconomía y Salud en una reunión del Comité Regional

El taller interpaíses celebrado en agosto en Etiopía (véase el prefacio) preparó el terreno para promover los conceptos de macroeconomía y salud durante la 53ª sesión de la reunión del Comité Regional de la OMS, celebrada en Johannesburgo en septiembre de 2003. Se presentó una comunicación titulada Macroeconomics and health: the way forward in the African Region, en la que los Ministros de Salud afirmaron unánimemente la importancia de estos conceptos y adoptaron una Resolución sobre macroeconomía y salud. Se acordó que en cada sesión anual del Comité Regional se presentaran informes sobre la evolución de las labores en los países. Los ministros señalaron que las actividades de macroeconomía y salud deberían ser propiedad de los países y estar dirigidas por ellos, y que es preciso que los ministerios de salud lleguen a un consenso sobre los conceptos antes de que otros ministerios se impliquen en la tarea.

Durante la sesión se destacó que los países deben acelerar los esfuerzos para destinar el 15% del presupuesto nacional a la salud, según lo propugnado en la Declaración de Abuja de 2001. Para lograrlo, los participantes recomendaron llevar a cabo estudios para aportar pruebas de que la inversión en salud está aumentando. Señalaron asimismo que, dada la urgente necesidad de obtener más recursos, el sector privado debe implicarse más en la financiación y provisión de servicios de salud, y que es preciso abordar seriamente la cuestión del alivio de la deuda. También se necesita un acuerdo claro entre los organismos de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional para garantizar que el ajuste estructural no obstaculice los esfuerzos por ampliar la atención sanitaria.

El papel de la OMS en estas iniciativas consistirá en ayudar a articular la relación entre las estrategias de reducción de la pobreza y la labor de macroeconomía y salud. La OMS aportará respaldo técnico y económico en esta área y apoyará la promoción y difusión de los conceptos y mensajes.

Compartir