Macroeconomía y Salud

Boletín de MacroSalud

(Edición especial) Nº 7: Reunión Consultiva sobre Macroeconomía y Salud:
Diciembre de 2003

Necesidad mundial de ampliar las inversiones en salud

Ministros de salud, finanzas y planificación de 40 países en desarrollo se reunieron con asociados para el desarrollo en la sede de la OMS, Ginebra, del 29 al 30 de octubre para examinar la necesidad de aumentar considerablemente las inversiones destinadas a la salud. Es la primera vez que la Organización Mundial de la Salud hospeda una reunión de esa magnitud. La gran concurrencia de funcionarios no sanitarios subraya la urgencia de crear capacidad nacional para absorber la ampliación de la financiación destinada a la salud.

La reunión ha ofrecido la oportunidad de examinar cuestiones relativas a la mejora de la eficacia de los sistemas de atención de salud y el aumento de los recursos internos y externos que se dedican a la salud. Se ha celebrado casi dos años después de la publicación, en 2001, del Informe de la Comisión sobre Macroeconomía y Salud (CMS), en el que se recomienda que para 2007 los donantes aumenten la asistencia para la salud del nivel actual, que ronda los US$ 6000 millones anuales, a US$ 27 000 millones.

Al cabo de dos años, el mundo no ha demostrado aún determinación de aumentar la inversión para la salud a los niveles requeridos para lograr un efecto considerable en las principales enfermedades que aquejan a los pobres del planeta. Un estudio reciente ha demostrado que el total de asistencia para el desarrollo destinada a la salud, de las principales procedencias, ha aumentado en US$ 1700 millones: de un promedio de US$ 6400 millones (1997-1999) a US$ 8100 millones (2002). En su mayoría, el aumento de la financiación se destinó a la lucha contra el VIH/SIDA en el África subsahariana. Aunque son alentadores, esos recientes aumentos de la asistencia para la salud no bastan para satisfacer las necesidades reales.

Durante la reunión, la labor combinada de los países, la OMS y los asociados se plasmó en un proyecto de Declaración en el que se esbozan las funciones y actividades de los asociados y los países. Serán de acuciante necesidad un liderato continuo y el seguimiento de la comunidad para el desarrollo, conjuntamente con la colaboración interministerial: primero, para aumentar los recursos sanitarios procedentes de fuentes nacionales, aliviar la deuda y desarrollar asistencia sanitaria, y, segundo, para eliminar las restricciones institucionales y del sistema de salud a fin de permitir un mejor aprovechamiento de los recursos ampliados. Estas medidas serán críticas para la actividad nacional conducente a la realización del objetivo «tres millones para 2005» de la OMS (proporcionar tratamiento antirretroviral contra el SIDA a tres millones de personas en los países en desarrollo antes del final de 2005) y de otros objetivos sanitarios.

Las actividades nacionales en materia de macroeconomía y salud, posibles gracias a los recursos que aportan la Fundación Bill y Melinda Gates y otros asociados para el desarrollo, prosiguen en los países participantes en la Reunión Consultiva. La OMS ha prestado apoyo a los esfuerzos que despliegan esos países para potenciar el compromiso político de que aumenten las inversiones y las actividades para la salud. En la actualidad, más de 40 países aplican un planteamiento de macroeconomía y salud, y más de 20 fijan prioridades de salud e inversiones y están evaluando los déficit de financiación sanitaria.

La reunión consultiva

La Segunda Reunión Consultiva sobre Macroeconomía y Salud, celebrada en la OMS, Ginebra, reunió a más de 350 participantes. Entre éstos se contaban representantes de 27 países de bajos ingresos y 13 de países de ingresos medios, así como 18 de los principales donantes, de los cuales 14 países donantes y cuatro fundaciones donantes y bancos internacionales.

Entre los participantes se encontraban representantes de las seis regiones. Estuvieron presentes 31 ministros de salud y 18 ministros de finanzas o planificación procedentes de los países invitados, así como 197 funcionarios de alto nivel procedentes de los ministerios de salud, finanzas y planificación. Asistieron representantes de alto nivel del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Mundial. Estuvieron representadas en la Reunión Consultiva entidades regionales tales como la NEPAD, el Organismo Andino de Salud (ORAS) y la Comisión de Unión Africana, así como diez organismos de las Naciones Unidas, 11 instituciones académicas y seis organizaciones no gubernamentales.

La reunión comenzó el 28 de octubre con una sesión preparatoria de un día en la que funcionarios de alto nivel en las áreas de salud, finanzas y planificación de los países participantes se reunieron para discutir las cuestiones principales relativas a la política operativa de sus respectivas labores macroeconómicas y sanitarias en curso. El debate del día de preparación alimentó las discusiones sobre políticas que tuvieron lugar durante la Reunión Consultiva Ministerial.

Durante las comunicaciones de los delegados de los países, los expertos conferenciantes y los representantes de los organismos para el desarrollo abordaron los tres temas siguientes:

  • cómo mejorar la eficacia de los sistemas de atención de salud y supervisar los resultados;
  • cómo situar a la salud en un lugar prioritario del marco macroeconómico de los países e incrementar la asignación interna de recursos a la atención sanitaria;
  • cómo incrementar la previsibilidad de la financiación externa y la coordinación con los asociados.

Para más información, consulte la página http://www.who.int/macrohealth/events/health_for_poor/en/.

Reunión preparatoria: examen de cuestiones de política

La reunión preparatoria del 28 de octubre, en la que los participantes se separaron en tres grupos de trabajo temáticos, proporcionó la oportunidad de discutir cuestiones relativas al mejoramiento de la eficacia de los sistemas de atención de salud y al aumento de los recursos nacionales y externos destinados a la salud.

Anne Mills, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, presidió el Grupo de Trabajo 1, que discutió las experiencias nacionales en el mejoramiento de la eficacia de los sistemas de atención de salud y la supervisión de los resultados. Los presentes escucharon que tres cuestiones principales son esenciales para el buen funcionamiento de los sistemas de salud: establecer prioridades sanitarias realistas; crear elementos institucionales y organizativos de los sistemas de atención de salud; y establecer mecanismos eficaces para supervisar la gestión y los resultados sanitarios.

El Dr. Peter Heller, del FMI, y los señores Alexander Preker y Pablo Gottret, del Banco Mundial, copresidieron el Grupo de Trabajo 2 e iniciaron la sesión subrayando la extraordinaria oportunidad que la Reunión Consultiva ofrece para viabilizar el diálogo entre los ministros de finanzas, planificación y salud y la comunidad internacional. Los participantes examinaron el modo de situar la salud en un lugar prioritario en el marco de las políticas macroeconómicas y de aumentar los recursos internos destinados a la salud. Las conversaciones giraron en torno a tres áreas principales: la revisión de los mecanismos de coordinación multisectorial que mejor puedan integrar las inversiones en favor de los pobres en los planes de desarrollo; la identificación de las opciones para reasignar los recursos internos; y la creación de asociaciones externas publicoprivadas a fin de mejorar la salud de los pobres.

En el Grupo de Trabajo 3, copresidido por Paul Isenman, de la OCDE, y Carin Norberg, Directora Ejecutiva de Transparency International, se examinó el modo de lograr más eficacia, previsibilidad y coordinación de la financiación externa. Los presentes escucharon que es necesario analizar los datos y las tendencias recientes de ayuda al desarrollo y se deben evaluar los modos de aumentar la financiación. Algunas de las cuestiones principales debatidas durante la sesión fueron las siguientes:

  • mayor disponibilidad de los datos a los países y creación de capacidad nacional para utilizar dichos datos;
  • agilización para transformar los compromisos de los donantes en donaciones;
  • mayor enfoque en la asistencia para el desarrollo en materia de sistemas de salud, otros sectores que afecten a la salud y los Objetivos de Desarrollo del Milenio;
  • mejor coordinación entre las políticas y prioridades nacionales y la ayuda externa;
  • el papel primordial de las organizaciones internacionales multilaterales, incluida la OMS.

Para más información sobre la reunión preparatoria pueden consultar la página: http://www.who.int/macrohealth/events/health_for_poor/prep_meeting/en/.

Compartir