Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Servicios de salud adaptados a los adolescentes

Los adolescentes tropiezan con numerosos obstáculos para acceder a los productos y servicios se salud que necesitan. Algunos de esos obstáculos afectan también a niños y adultos, mientras que otros atañen exclusivamente a los adolescentes.

Son cada vez más los países que ponen en marcha iniciativas para reducir esos obstáculos y facilitar el acceso de los adolescentes a los servicios que necesitan. La mayoría de las iniciativas en cuestión se aplican a pequeña escala y son de duración limitada. Se observa, sin embargo, un aumento constante en el número de iniciativas que van más allá de la fase de «proyecto piloto» o «proyecto de demostración» para ampliar sus operaciones y abarcar a la población adolescente de todo un distrito, una provincia o un país.

Mayor atención a las necesidades de los adolescentes

La OMS está centrando sus esfuerzos en lograr que los establecimientos sanitarios existentes –que tienen por cometido ofrecer servicios de salud a todos los segmentos de la población– presten una mayor atención a las necesidades de los adolescentes, en lugar de apostar por la creación de puntos de prestación de servicios exclusivamente destinados a este colectivo.

Ello no quita que los puntos de prestación de servicios dedicados expresamente a ellos, así como los servicios de extensión dirigidos a grupos de adolescentes muy concretos, puedan ser importantes para llegar a determinados colectivos marginados y estigmatizados. Por ejemplo, los jóvenes que consumen drogas inyectables o son trabajadores sexuales pueden ser reacios a acudir a un punto de prestación de servicios abierto a todos los miembros de la comunidad.

Una atención de calidad

El Departamento de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente de la OMS aboga por que los servicios de salud se presten de forma atenta al usuario, de modo que los adolescentes no tengan reparos en hacer uso de los servicios que precisen. El marco genérico de la OMS para una «atención de calidad», que sirve de orientación para las actividades relacionadas con la prestación de servicios de salud a los adolescentes, ofrece una definición de trabajo útil de los servicios de salud adaptados a los adolescentes. Para considerarlos «adaptados a las necesidades de los adolescentes», los servicios deberán ser:

Accesibles

Los adolescentes pueden hacer uso de los servicios prestados.

Aceptables

Los servicios de salud son dispensados de una manera que se ajusta a las expectativas de los usuarios adolescentes (lo que los alentará a hacer uso de ellos).

Equitativos

Todos los adolescentes, no solo determinados grupos, pueden hacer uso de los servicios de salud que necesitan.

Apropiados

Se facilitan servicios de salud acordes con las necesidades de los adolescentes.

Eficaces

Los servicios facilitados son apropiados, se prestan de un modo adecuado y contribuyen de manera positiva a la salud de los adolescentes.

Para ampliar la prestación de servicios de buena calidad dentro de los países, la OMS promueve un enfoque sistemático basado en una mejora de la calidad impulsada por el cumplimiento de determinadas normas.