Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Desarrollo

Los niños han de poder alcanzar un crecimiento físico y un desarrollo psicológico óptimos

Para el futuro de las sociedades humanas es fundamental que los niños puedan alcanzar un crecimiento físico y un desarrollo psicológico óptimo. Nunca antes se había dispuesto de tantos conocimientos para prestar asistencia a las familias y las sociedades en su anhelo de criar niños que desarrollen todas sus potencialidades.

En los últimos decenios, se han llegado a conocer mucho mejor las relaciones entre la salud, el crecimiento físico, el desarrollo psicológico y los cuidados que prodigan los padres. Combinando intervenciones que se centren en el crecimiento y el desarrollo y ayuden a los padres a adoptar una actitud responsable se puede promover mejor el desarrollo psicológico y el crecimiento físico de los niños.

El concepto de desarrollo abarca tanto a la maduración en los aspectos físicos, cognitivos, lingüísticos, socioafectivos y temperamentales como el desarrollo de la motricidad fina y gruesa.

Recién nacidos, lactantes y niños

Anualmente mueren en el mundo casi diez millones de niños menores de cinco años. Un número casi 20 veces mayor de niños - más de 200 millones - sobreviven pero no llegan a desarrollar todas sus potencialidades humanas. Todo niño tiene tanto derecho a desarrollarse como a sobrevivir.

Muchos niños de países en desarrollo no alcanzan a realizar todas sus potencialidades porque sus familias son muy pobres. No cuentan con una nutrición y unos cuidados adecuados, y sus oportunidades de aprender son limitadas. Es posible ayudar a estos niños y a sus familias. Los servicios de salud, los trabajadores sanitarios y los dispensadores comunitarios pueden desempeñar un papel importante en la promoción del desarrollo de los niños pequeños.

La buena nutrición y salud, los constantes cuidados afectuosos y el estímulo para aprender en los primeros años de vida ayudan a los niños a obtener mejores resultados escolares, estar más sanos y participar en la sociedad. Esto reviste especial importancia en el caso de los niños pobres.

Una buena base en los primeros años repercute en la edad adulta e incluso mejora el punto de partida de la generación siguiente.

Más información acerca de los recién nacidos, los lactantes y los niños

Adolescentes

En los adolescentes la salud y el desarrollo están estrechamente interrelacionados. El desarrollo físico (cambios sexuales y corporales) que se produce durante la adolescencia va acompañado de importantes cambios psicosociales que caracterizan a este periodo como una etapa decisiva en el camino hacia la edad adulta.

Áreas del desarrollo del adolescente:

  • Desarrollo físico: pubertad, desarrollo sexual y desarrollo cerebral;
  • Desarrollo psicológico:
    • Desarrollo cognitivo: cambios en la manera de pensar;
    • Desarrollo afectivo: sentimientos negativos o positivos relacionados con experiencias e ideas; constituye la base de la salud mental;
  • Desarrollo social: relaciones con la familia, los compañeros y el resto de las personas.

Resulta difícil separar estas distintas áreas del desarrollo porque están estrechamente vinculadas entre sí. Por ejemplo, los cambios físicos provocan cambios cognitivos y en la pubertad se registra un desarrollo tanto físico como emocional. También es importante observar que el ritmo de desarrollo en cada una de estas tres áreas puede ser diferente: por ejemplo, una adolescente puede parecer físicamente madura, pero es probable que no esté plenamente desarrollada desde el punto de vista psicológico. Su apariencia puede hacer que las personas crean y esperen que su modo de pensar sea maduro o que es capaz de controlar sus emociones, cuando es probable que esto no sea así.

Documentos conexos

Contacto

Departmento de Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Organización Mundial de la Salud
20 Avenue Appia
1211 Ginebra 27
Suiza

Теl.: +41 22 791 3281
Fax: +41 22 791 4853
Correo electrónico: mncah@who.int